Es muy comun escuchar conceptos erroneos acerca de la creacion de empresas, empresarios y emprendedores, lo mas gracioso de la situacion Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » 15 Mitos Sobre Los Empresarios Y El Emprendimiento

Es muy comun escuchar conceptos erroneos acerca de la creacion de empresas, empresarios y emprendedores, lo mas gracioso de la situacion es que quienes crean estas falsas ideas son personas que poco o nada tienen que ver con el mundo empresarial, por eso he hecho esta recopilacion de algunos mitos para que los que esten pensando en emprender no caigan en el error de fiarse en estas mentiras.

 
El proceso de creación de empresas y el ejercicio de la profesión empresarios son, una práctica que como la medicina o la ingeniería exigen conocimientos, habilidades, actitudes aptitudes y atributos, pero sobre todo trabajo para lograr la formación y el desarrollo que el proceso exige.
Igual que en cualquier otro campo de la acción humana existen una serie de mitos y concepciones erradas, que con gran frecuencia salen a relucir cuando se excusa de no tener la decisión o de no querer hacer el trabajo que el proceso empresarial exige o cuando se quiere desestimularlo o desprestigiarlo.
MITO 1. Los empresarios no analizan.

 

Esta concepción es muy generalizada e incluso, con gran frecuencia, los mismos empresarios plantean un desprecio por los métodos de análisis formal cuando dicen: “Yo para mis negocios, no hice nunca un estudio”. Esta posición de la idea de que el empresario es un loco, a quien le plantean o identifica una oportunidad y sin ningún raciocinio o consideración se lanza y se pone en riesgo, y peor aún, pretende ilustrar esta conducta como la que conduce al éxito.
La verdad es distinta, los empresarios exitosos por una largo período, no juegan a la ruleta rusa, no se arriesgan por corazonadas o por impulsos emocionales. Ellos analizan muy bien la oportunidad, la miran por todos lados, la evalúan con un software mental que ya tienen estructurado y que recibe datos por todos los sentidos; calculan cuidadosamente sus movimientos antes de actuar.
La verdad es que ese software mental y esa lectura sensorial de datos forman parte del desarrollo del empresario, en muchos casos logrado a tropezones, y casi siempre es muy particular para ciertos tipos de negocio en los cuales él tiene experiencia.
Es iluso pedirle a una persona que sólo va a hacer sus primeros intentos en el mundo empresarial que actúe de ese modo y, por tanto, es necesario darle un primer esquema de análisis que le permita iniciar su proceso de desarrollo.
Pero también es verdad que existen muchas personas que analizan y analizan y nunca toman la decisión de actuar. El fracaso de este esquema, en términos empresariales, no se debe a los análisis, obedece básicamente a la falta de algunos atributos empresariales.
El verdadero empresario, con análisis formales o informales, tiene la habilidad para pensar y evaluar la situación y actuar en el momento oportuno, bien sea para realizar el proyecto, si está convencido de que éste pueda salir adelante, o para rechazarlo, si cree que sus oportunidades son muy escasas.
Para el amante de este mito, una sugerencia: pregúntele a un empresario de verdad cuántas veces ha dicho no a una propuesta de negocio y cómo hizo para llegar a esa conclusión, y se dará cuenta fácilmente, de que sí efectúa análisis y muy profundos, tal vez no en el papel, pues no fue así como aprendió a analizar, tal vez no en la forma en que los académicos lo hacen, pero sí en forma consciente y racional.
 
 
MITO 2. Los empresarios nacen, no se hacen.

 

Esta frase ha sido repetida muchas veces pero no sólo para el caso de los empresarios, sino también para políticos, diplomáticos, artistas, gerentes, deportistas, etcétera, y en todos los casos se ha demostrado errada.
Existe evidencia clara de que muchos empresarios no tienen ancestro empresarial, entendido esto como hijos de padres empresarios, y muchos de los que no son empresarios provienen de padres empresarios.
El ser empresario implica unos atributos y unos conocimientos que son adquiridos y aprendidos. La verdad es que los empresarios se forjan mediante aprendizaje y experiencias educativas que combinan en proporciones diversas lo formal y no formal. Nadie va a negar que se requiere salud, energía, un poco de inteligencia, características biológicas necesarias pero no suficientes; tampoco se va anegar que se precisan conocimientos y habilidades que no se dan al nacer sino que se desarrollan en función del ambiente en que se viva: iniciativa, toma de decisiones, capacidad de riesgo, creatividad, etcétera.
Drucker indica cómo hace 40 o 50 años nadie pensaba que un gerente era formable, hoy, la mayoría de la gerencia proviene de las escuelas de administración de empresas. En el mundo moderno se producen artistas, deportistas, políticos, diplomáticos, y pueden producirse empresarios, como lo atestiguan muchos casos documentados, aun en comunidades deprimidas económica, social y educativamente.
 
 
MITO 3. El empresario clásico o puro.

 

Existe la creencia de que sólo es empresario quien cumple todos los requisitos que se puedan formular sobre los procesos empresariales o sobre las características empresariales, y esto lleva a posiciones ingenuas como aquella que afirma que quien no parte de una invención o de alta tecnología no es empresario. La verdad es que existen empresarios que cumplen todas las características del modelo ideal, pero también hay muchas excepciones. Lo que define a un empresario es su perspectiva empresarial, y por esos tanto el empresario rural como el de alta tecnología lo son, no por la tecnología o mercados que manejan, sino por su perspectiva empresarial.
Igualmente, no puede pensarse que sólo es empresario quien con frecuencia empieza una empresa, pues, parte de la función del empresario es el crecimiento y la supervivencia a largo plazo de la empresa. Además, es importante entender que la perspectiva empresarial no depende del sector económico, de la tecnología que se maneje, de la finalidad o no del lucro o del tamaño de la egresa.
Este mito es tan fuerte que incluso hay empresas consultoras y universidades que antes de aceptar un participante en un curso de espíritu empresarial le hacen un chequeo de sus habilidades y conocimientos y si los tienen lo aceptan; de lo contrario lo rechazan. La verdad es que ese empresario que ya tenía todas las características no necesitaba ese entrenamiento, y que los indicadores de éxito de esas organizaciones son apenas obvios, pues so empiezan con empresarios es muy difícil terminar si éstos. La misión del proceso educativo es proveer y despertar las competencias necesarias para que una persona que no ha actuado como empresario, empiece a hacerlo.
 
MITO 4. Todo lo que se necesita es dinero
Esta es la disculpa más frecuente de quienes no son empresarios para explicar su falta de creatividad, decisión e iniciativa. A veces en esta disculpa hasta el gobierno cae. Una de las habilidades empresariales, es identificar y conseguir recursos, y entre ellos recursos financieros. Otro aspecto suficientemente documentados en investigaciones a nivel mundial es que, en genera, la mayoría del dinero que se invierte para empezar una empresa proviene de ahorros personales, de los familiares y de los amigos. Incluso muchas veces la abundancia de dinero más que una ayuda es un perjuicio, pues no se valoran las decisiones y se cometen grandes desperdicios económicos.
En general, la falta de de dinero es más un síntoma que la causa del problema. Muchas veces la gente quiere que le den dinero para una idea general, o para una idea de negocio que no ha sido evaluada ni analizada y en la cual el presunto empresario no tiene experiencia, y claro en ninguna parte del mundo esta persona va a conseguir lo necesario. Igual ocurre con los problemas de garantías, en que todos queremos que las entidades financieras nos suelten dinero sin ningún respaldo; esto es imposible, pues éstas manejan recursos de otros y tienen el compromiso de responder por ellos.
Existen muchas formas de hacer un proyecto y la tarea del empresario es identificar la forma que es funcional para su nivel de recursos.
 
MITO 5. El empresario es falto de preparación.
 
Este concepto se escucha y hay evidencias como estas: “Si usted mira a los empresarios famosos de hay, que tal vez empezaron sus negocios en 1950, se da cuenta de que ellos no fueron a la universidad y tal vez ni siquiera al bachillerato”; y, claro, uno puede continuar y afirmar: “Si usted mira los empresarios de 1900, ellos no fueron ni siquiera a la escuela primaria”.
Indudablemente, esto es falaz, pues se olvida de las características de la población del país; en 1950 el porcentaje de ciudadanos latinoamericanos que terminaban bachillerato era mínimo, el número de empleos disponibles también era mínimo. Por tanto, lo normal era que los empresarios tuvieran como característica no haber ido a la universidad.
Las condiciones actuales en los países desarrollados son muy distintas; la mayoría de los empresarios de la década del 80 son personas con títulos universitarios, y esto de nuevo no es más que un fenómeno ambiental.
Cada día en Latinoamérica, más y más empresarios son personas con educación superior, pues indudablemente esos conocimientos no pueden perjudicar el ejercicio empresarial. Es fácil también apreciar que los empresarios todos los días mejoran su calificación y tratan de remediar su falta de conocimientos.
Todos los programas de apoyo empresarial exitosos por la capacitación de los empresarios, pues esta es la única forma de mejorar su habilidad de gestión y elevar la probabilidad de supervivencia y crecimiento de la empresa.
El empresario no juega al avestruz, cuando él se mete en un negocio es porque o ha estudiado conoce los pros y los contras, sabe cuáles son los puntos débiles y tiñe una estrategia para resolverlos; es consciente de que cuando actúa no tiene todas las respuestas, pero no porque no las quiera tener, no porque rehuya el conocimiento o la información, sino porque no las puede conseguir.
El empresario del futuro tiene que ser un empresario educado, formal o informalmente, de lo contrario, sus posibilidades de éxito y/o crecimiento son nulas. Por otro lado, el empresario conoce su negocio detalladamente y sobre éste requiere conocimiento y formación.
 
MITO 6. Los empresarios son los fracasados
En Latinoamérica existe una tendencia muy marcada a asociar factores de degradación con una persona de éxito, y esta pasa con los empresarios: despido del trabajo, bajo rendimiento académico, divorciados, revolucionarios, etcétera; pero no se acostumbra mirar los factores positivos o las razones por las cuales se dieron los factores negativos.
Una persona pudo haber sido un mal estudiante, porque estudió algo que no le gustaba, que le fue impuesto o que fue su única alternativa, pero un día encontró la forma de desarrollar su verdadero potencial y lo hizo. ¿Qué sentido tiene analizar que fue mal estudiante?
La gran mayoría de las personan empleadas son despedidas o renuncian a sus cargos más de una vez en su vida; ¿querrá esto decir que son malos o incapaces? No, la mayoría de las veces son conflictos de poder, o procesos de modificación organizacional, o discrepancias con el jefe, o simplemente insatisfacción con el trabajo.
Además ¿quién ha dicho que todos tenemos que ser buenos para todos ¿ Es perfectamente válido que uno sea muy bueno para empleado y muy malo para empresario o viceversa.
En cualquiera de los grupos de empresarios y de no empresarios se encuentran personas brillantes y mediocre en sus estudios académicos, habilidosos e incapaces en sus actividades sociales, casados y divorciados, estables e inestables, malgeniados y sosegados, etcétera.
Por otro lado, ¿qué es ser fracasado? ¿Acaso un empresario con una empresa con 20 empleados y con unas buenas utilidades es un fracasado? Obviamente que no, y es más, ese empresario puede ser más útil a la sociedad y más exitoso que la persona exitosa que se jubila sin haber generado un empleo extra y dependiendo solo de su pensión de vejez.
 
MITO 7. Todo lo que se necesita es suerte.
En este se escudan lo que no son empresarios, pues no entienden que hay personas que estuvieron en el lugar indicado en el momento apropiado y fueron capaces de captar la oportunidad que se les presentó. La suerte es la capacidad de ver apreciar las oportunidades, es el trabajo serio que se hace en búsqueda de algo, es aprovechar y maximizar las épocas buenas y minimizar el impacto de las épocas malas. La idea es crearnos la suerte y no esperar a que ella nos llegue, o sea; crear la empresa y no esperar a que alguien nos la traiga.
Es importante que es empresario tenga conciencia de que siempre habrá resultados no sujetos a su control, que él trabaja con información incompleta y que por tanto, hay riesgo; pero que esos riesgos se aminoran a medida que se prepare para enfrentarlos y no a medida que simplemente confíe en que la buena suerte lo protegerá.
Para estar en el lugar apropiado, en el momento oportuno y captar la oportunidad que circula ante nosotros, se necesita un proceso de análisis de factores; en resumen, se necesita espíritu empresarial y no suerte.
 
MITO 8. Con el primer negocio me enriquezco.
Con gran frecuencia las personas esperan identificar un negocio que en poco tiempo les resuelva sus problemas económicos, y rechazan mientras tanto ideas de negocios porque no muestran todo el potencial que ellos esperaban; la mayoría de las personan con esta idea mueren sin encontrar ese Dorado, y obviamente mueren frustrados.
Como se anotó, el proceso empresarial es un proceso continuado en el cual se establecen permanentemente oportunidades de negocio y por lo cual lo importante es iniciar el camino, aunque de pronto las primeras acciones no sean tan rendidoras económicamente pues éstas tienen la importancia de dar aprendizaje y acceso a negocios cada vez mejores.
Este principio, denominado el principio del corredor, es que maravilla de algunos empresarios maduros, a quienes con gran frecuencia se ven en nuevos negocios, y los novatos le preguntan: ¿Cómo lo hacen? ¿De dónde sacan tantas ideas? La respuesta está en que cada negocio genera múltiples nuevas opciones, y eso le facilita a ese empresario su expansión.
El ser empresario requiere práctica, requiere un inicio y es muy probables que algunos de los intentos no sean exitosos. Muchos empresarios famosos han tenido varios fracasos y de ellos aprendieron nuevas técnicas y procedimientos que luego los hicieron exitosos.
 
MITO 9. La mayoría de los negocios fallan rápidamente
Muchas personas no entran en el mundo empresarial por el temor a las fallas, pues se dice que la mayoría de los negocios fallan antes de los cinco años. Obviamente, con esta perspectiva nadie quiere meterse en esta aventura.
¿Cuál es la verdad? La realidad es que toda inversión tiene riesgos, y que actos 100% seguros no existen en el mundo. La verdad también es que en el proceso empresarial hay negocios que no son exitosos, igual que ocurre en el proceso de empleo en que no todo el mundo permanece y asciende.
Hay que definir muy bien qué son fallas empresariales y sobre todo si la falla fue productiva o no. En varias investigaciones se ha encontrado que muchos de los empresarios exitosos o, tuvieron fallas, pero que de éstas aprendieron lecciones útiles en sus actividades posteriores y constituyeron la base del éxito empresarial.
Sin embargo, es necesario revisar las estadísticas, pues parecería que muchos de los enunciados que se emiten no son comprobables, y muchos de éstos se basan en un concepto de falla que puede ser errado.
Por ejemplo ¿es una falla un cierre de un negocio por muerte o enfermedad o traslado o cansancio de un empresario? ¿Es falla una empresa que estaba en operación pero como su dueño encontró otra oportunidad usó los recursos de la anterior para la nueva organización? ¿Es una falla el cierre de una empresa que estaba orientada a resolver una necesidad humana que se prevé desaparecerá el año entrante?
Indudablemente hay una manera de no fallar: nunca intentar. Este principio también garantiza que nunca se logrará el éxito. Es mejor equivocarse por intentar que morir virgen empresarialmente.
 
MITO 10. Solo los experimentados pueden ser empresarios
Muchas personas siguen creyendo que únicamente las personas con mucha experiencia y con mucha edad están en condiciones de ser empresarios, pues sólo ellos tienen los conocimientos y los recursos para producir eventos empresariales.
Existen múltiples evidencias en todo el mundo de que esto no es verdad y que muchísima gente joven, aun gente que nunca ha sido empleada, aun estudiantes de universidad o colegio, están creando empresas exitosas.
Si se observan los negocios de e-business y muchos de los negocios establecidos en los últimos años, sus empresarios son personas muy jóvenes. Bill Gates, famoso empresario de software testimonia: “Cuando tenía 19 años percibí un camino para mí futuro y basé mi carrera en esa percepción. Resultó que ella era un buen camino”.
La Nacional Federation of independent Business, NFIB, en un estudio realizado en Estados Unidos en 1997 encontró que el 76% de los empresarios estadounidenses iniciaron su empresa cuando tenía menos de 44 años, el 11% cuando tenía menos de 25 años y sólo el 8% inició su empresa cuando tenía más de 54 años.
 
MITO 11. La situación del país no permite crear empresas
Con mucha frecuencia se plantea cómo la situación socio-económica, política, legal y , en general, ambiental es muy difícil o poco favorable para el proceso empresarial.
Sin embargo, en Latinoamérica, con todos los problemas ya indicados, y a pesar de ese entorno macroeconómico tan difícil de los últimos 40 años, se ha dado todo un proceso empresarial vibrante que en gran medida ha evitado el hundimiento total de la economía regional.
No es exagerado afirmar que la acción de empresarios, tanto en la economía formal como en la informal, ha impedido mayores disturbios sociales.
Esto indica claramente a que si bien sería ideal tener un entorno económico, político y asocial mejor, en el entorno en que toca vivir es viable lograr eventos empresariales, y que no puede esperarse a que el entorno cambie para crear empresas, pues el fenómeno es el contrario: sólo a medida que se creen empresas, trabajo y riqueza, mejorarán las condiciones ambientales para reforzar el proceso.
Lo importante es identificar aquellos mecanismos y circunstancias que limitan la actividad empresarial y que valdría la pena encontrarles una solución viable.
 
MITO 12. Para formar empresas hay que ser inventor o trabajar en tecnología avanzada
Aunque muchas empresas ejemplares implicaron una invención o un trabajo en tecnología avanzada, la realidad es que una mínima parte de las empresas que se constituyen, aun en los países desarrollados, tienen como base estos elementos. La gran mayoría de las empresas nuevas se basan en tecnologías convencionales y conocidas.
Se requieren muchas empresas competitivas, que atiendan nuevas necesidades o mercados no atendidos, y si para ellos se necesita tecnología avanzada hay que conseguirla o desarrollarla y aquí la formación avanzada en ciencia y tecnología y el desarrollo de mecanismos de apoyo, como las incubadoras de base tecnológica, son fundamentales. Pero, igualmente, si las soluciones pueden darse con tecnologías tradicionales y/o con tecnologías apropiadas a los recursos disponibles, estas empresas no deben despreciarse; hay que apoyarlas.
 
MITO 13. Mi estatus profesional se rebaja por ser empresario.
Se oye con mucha frecuencia críticas a una persona porque no ejerce el oficio normal de su profesión, e incluso hay movimientos para formular leyes que impidan que alguien que no tiene un título, pueda ejercer un oficio.
Se llegó a pensar que la función del sistema educativo era producir personas para desempeñar oficios concretos, lo cual conduce a la súper especialización desde la secundaria, a enfatizar el cómo hacer cosas, a desechar las bases científicas y tecnológicas por considerarlas no prácticas, etcétera.
Por otro lado, el éxito profesional se mide por el cargo que la persona ocupa y el tamaño de la empresa a la cual está vinculado el profesional, sin tener en cuenta otros valores importantes en la vida profesional.
Hay que entender que las profesiones son un medio de desarrollo personal y no un fin en sí mismo, y por tanto, lo importante no es el ejercicio de una profesión u otra, sino la contribución que al desarrollo económico y social brinda el profesional.
Es perfectamente válido, incluso deseable, que esa contribución se haga en una actividad que genere trabajo, riqueza y valor agregado.
La realidad es que un empresario exitoso tiene más estatus profesional que un empleado de nivel intermedio.
 
MITO 14. El empleo es seguro, los negocios no lo son.
Este mito se ha arraigado a tal punto que los profesionales viven asustados por el fantasma de la pérdida del empleo. Lo cual los obliga a no tener posiciones ideológicas o conceptuales firmes, sino a ceder en sus principios como una manera de sobrevivir organizacionalmente. Este mito le indica al profesional que no debe correr riesgos y que en ese sentido debe buscar algo estable y de por vida.
Los últimos años, tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo, adquirir un empleo no es garantía de poder conservarlo de por vida, pues las organizaciones con gran frecuencia toman decisiones de despido de personal, y en ese momento las personas quedan cesantes y sin organización para jubilarse, no encuentran en sus pensiones de jubilación, normalmente el capital del empleado, unos ingresos que le den seguridad en su vejez.
Realmente existen riesgos tanto en el empleo como en las empresas. A corto plazo es más arriesgado el mundo empresarial; a largo plazo es más arriesgado el empleo. Por tanto, este mito hay que cuantificarlo adecuadamente y no darlo por válido sin analizar las consecuencias.
.
 
MITO 15. Mi profesión no es para formar empresas.
La noción de dependencia lleva a creer que las profesiones son para ocupar cargos o empleos. Se las ha mirado siempre con una óptica muy estrecha, pues toda persona, y mas el profesional, tiene la posibilidad de múltiples caminos de acción, y de identificar entre ellos el que más le satisfaga.
Toda profesión tiene la opción de ser creadora de empresas, y al diseñar los perfiles de los egresados debe tenerse en cuenta este concepto básico de formación. Como se anotó: hay que formar a la gente para el trabajo creativo bien sea en una organización propia o en una organización para la cual se emplee, y no sólo para empleos burocráticos.
 
Si haz llegado hasta aqui muy bien por que eso demuestra que realmente te apasiona el emprender y eso es un punto a tu favor, si haz caido en alguno de estos mitos no te preocupes que el primer paso para el exito es afrontar los problemas, identificarlos y hacer lo posible por cambiarlos, entonces te invito a que en una hoja apuntes los mitos en los que crees que haz caido y añadas tus propios mitos, para que te pongas a trabajar en ellos y des tu primer paso en el camino del exito.
 
 
 Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail Suscribiendote a nuestro boletín

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla. Sólo entonces estarás realmente suscripto !! Muchas gracias por acompañarnos.

Comentarios (0)

  1. mateo beltran dice:

    bien

  2. arismendi dice:

    un parce eso me sirvió mucho gracias

  3. Jefferson Febres dice:

    Excelente comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>