Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Sistemas de Información » Superando la parálisis por exceso de análisis

Superando la parálisis por exceso de análisis

por Silvia Sanchez

¿No te ha pasado que tienes en mente un gran proyecto, una gran ambición que deseas realizar hace tiempo y sigues postergando de tanto analizar los pros y los contras?

The paralysis of analysis” es una expresión inglesa relacionada con la indecisión así como con el perfeccionismo. Cuando mides y evalúas los riesgos hasta el agotamiento, piensas y repiensas todo una y mil veces. Cuando buscas soluciones perfectas, garantías inexistentes y seguridades imposibles, valorando la mejor forma de cambiar las cosas.

Es en este continuo análisis cuando sufres un estancamiento donde nada cambia, tus proyectos siguen sin progresar, sigues en el mundo de las ideas y los deseos en lugar de moverte y accionar.  

Y precisamente debido a tu falta de acción o de toma de decisiones que las cosas permanecen largo tiempo como están; o peor aún, que habiéndote decidido no las llevas a la práctica, provocándote un sentimiento de frustración que no hace más que empeorar las cosas; creando un círculo vicioso que te desorienta, y mientras más tiempo estás allí, más te cuesta salir.

El miedo de salir de tu zona de confort, de tu mundo conocido, de tus costumbres y de lo que conservas con celo, te guste o no; abanderando el refrán, “más vale malo conocido que bueno por conocer” no sólo te impide la acción sino atender lo que realmente te motiva provocando insatisfacción, infelicidad y hasta culpa, porque te aterra el cambio, temes fracasar, temes sufrir…. Pero si estás sufriendo!!! ¿No lo ves?

Las personas inquietas con ansias de experimentar y aprender cosas diferentes tienden a analizar las situaciones y sus distintas opciones antes de tomar una decisión. Y eso no es del todo malo siempre que no caigan en el círculo vicioso del análisis buscando una falsa seguridad que impida que fracasen en nuevos proyectos. Si tu problema es el miedo al fracaso, te sugiero que leas mi artículo “Para tener éxito hay que exponerse al fracaso” que te animará a valorar el fracaso como un evento que sigue al éxito.

En otras ocasiones, este “parálisis del análisis” se genera por el exceso de información, “infoxicación”, trastorno intelectual que se produce por la incapacidad de analizar y comprender la sobrecarga informativa facilitada por los medios electrónicos actuales.

¿Qué nos conduce a la infoxicación? 

+  Cuando buscas información sobre un tema que te apasiona y te empapas tanto que llegas a saturarte; te desorientas de tu punto de mira e incluso desatiendes otras cosas que dependiendo de la importancia te crearan más o menos problemas.

+  Cuando piensas que mientras más leas, más te ayudará; lo cual sólo te bloquea debido a la incapacidad de asimilar toda la información disponible y por los diferentes puntos de vista de autores que en lugar de ayudar, te paraliza por el exceso de opciones.

+  Cuando haces zapping de web en web sin una pauta, sin un fin. Lo que hace que sólo pierdas el tiempo y te genere más estrés. Esto te pasa cuando no sabes por dónde empezar procrastinando o postergando la acción que es lo que realmente debes emprender.

Cómo superarlo 

Si realmente te has decidido y quieres tomar las riendas de tu vida, deja de justificar tu inacción, abandona tu postura de queja, deja de perder oportunidades increíbles porque mientras tú estás esperando el momento ideal para actuar, otro ya lo está haciendo. Entonces toma lápiz y papel y manos a la obra.

  • Define realmente que es lo que más deseas o quieres lograr. Esos sueños o proyecto que no te deja dormir y con el cuál te sentirías completamente realizado.
  • Describe tu situación actual. ¿Qué estás haciendo para lograr ese proyecto?, ¿Te están dando resultados?
  • Define tu estado deseado. ¿Cuáles son los resultados que deseas obtener?,  ¿qué es aquello que quieres cambiar?, ¿A dónde quieres llegar?
  • Define las opciones que tienes para conseguir tu proyecto. Por ej. Si quieres montar un negocio tus opciones para conseguir el capital inicial pueden ser las “tres F” según su denominación en inglés: “family, friends, and fools”.  (1) prestar dinero a tu familia o (2) a tus amigos o (3) a los “locos” es decir, gente conocida que confié en tu proyecto y quiera invertir en él.
  • Define tus objetivos. Basados en tu misión personal, tu futuro ideal y tus pasiones. No te quedes corto con tus objetivos. Hay que empujar los límites de lo racionalmente posible. Siguiendo el ej. Aquí debes definir cómo, cuándo y dónde quieres abrir tu negocio.
  • Construye un plan. Que te permita desglosar en acciones cada uno de los objetivos que quieres alcanzar. Establece plazos, recursos y métricas para ir viendo si sigues en el camino escogido o te estás desviando, eso te ayudará a retomar si es necesario.
  • No te cuestiones. Definida tu hoja de ruta, no cuestiones constantemente si el plan es bueno o perfecto. Es tiempo de acción y de ir consiguiendo pequeños resultados.
  • Establece fechas. De tus tareas y planes de acción. Respeta las fechas marcadas porque serán vitales para el avance de tus objetivos.
  • Confía en personas con experiencia. Si tienes momentos de dudas y necesitas segundas opiniones, confía en gente experimentada y arriesgada; coach o consultor que te impulse a dar el siguiente paso en tu plan.
  • Ponte en acción. ¿De que te sirve haber analizado, definido tu proyecto, objetivos y planes de acción si no lo llevas a la práctica? Es el momento de poner todas tus energías y ganas. Es el momento de la verdad.

La clave está en que no te desvíes de tu propósito; tus logros dependerán de tus habilidades y en cómo afrontes los imprevistos. También obviamente de tus necesidades y urgencias.

Recuerda que si comienzas a dispersarte y llenarte de información irrelevante para alcanzar tu meta, lo único que ocurrirá es que tu atención se dispersará y perderás la efectividad para alcanzar tus objetivos, cayendo en la parálisis del análisis.

Finalmente comprométete, sí parece obvio pero es como cuando anuncias el compromiso de tu boda, luego es más difícil dar marcha atrás. Haz público tu proyecto, con esto te sentirás mentalmente comprometido y te dará fuerza y tesón para no dejarlo. Busca retos ambiciosos, eso hará que saques lo mejor de ti.

No olvides de dejarme tus comentarios si te atreves, será un placer responderlos personalmente y compártelo con quien creas que lo puede necesitar.

 

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someone

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail Suscribiendote a nuestro boletín

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla. Sólo entonces estarás realmente suscripto !! Muchas gracias por acompañarnos.

Comentarios (0)

  1. Hola, éste artículo cayó como anillo al dedo!!!…

  2. […] por Silvia Sanchez ¿No te ha pasado que tienes en mente un gran proyecto, una gran ambición que deseas realizar hace tiempo y sigues postergando de tanto analizar los pros y los contras? “The paral…  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>