Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Los errores que cometen los emprendedores

Los emprendedores en los tiempos actuales deben estar muy atentos sobre aquellos errores que pueden manifestarse en la operatividad de los negocios y conllevarlos a resultados negativos, más cuando no se tiene la experiencia, el conocmiento moderno de como se da en los actuales escenarios la competitividad.

Para evitar el fracaso, los esfuerzos que ha motivado a los emprendedores, por ejemplo Alberto Núñez sugiere una serie de recomendaciones que pueden ayudarte a evitar los principales errores que suelen cometer los emprendedores:

  • No generar nuevas ideas y seguir haciendo las cosas como siempre se han hecho te impide identificar nuevas y mayores posibilidades de éxito. Generar nuevas ideas es una característica propia del emprendedor, pero debes cuidarte de no quedar atrapado o “casado” con una sola idea por demasiado tiempo. Desarróllala y juégala con tantas ideas como te sea posible, buscando identificar aquéllas que tengan mayores posibilidades de éxito para permitirte generar los ingresos que esperas.
  • El no contar con planes en tu negocio puede impedirte conocer sobre nuevas y diferentes formas de producir a un menor costo o atraer la atención necesaria para contactar a las personas y empresas que te interesa conocer para distribuir tu producto de manera efectiva. Un buen plan, por otra parte, puede ayudarte inclusive a eliminar la necesidad de llamar por teléfono a tus clientes sin previa cita, causando una mejor impresión.
  • No conocer suficientemente a tus clientes frente a los incesantes cambios en los productos y servicios de tus competidores y en las preferencias de los consumidores puede dejarte “mordiendo el polvo”. Más aún, no conocer bien a tus clientes y competidores te impide conocer con base a las tendencias de compra, lo que están demandando y los productos que necesitarán en el futuro.
  • Ignorar la posición financiera de tu empresa te impide sostenerla durante los meses de bajos ingresos, cuando los consumidores no están respondiendo aún a tus mejores productos, con la rapidez que deberían.
  • Ignorar las necesidades de tus empleados te impide diseñar estrategias efectivas para motivarlos, orientarlos y dirigir sus esfuerzos. Este es uno de los retos más difíciles a los que te enfrentarás, sin duda, por las demandas en términos de paciencia, persistencia, y aplicación de tus habilidades de dirección, especialmente al surgir los problemas y cuando la moral, productividad e ingresos se vean rápidamente disminuidos.
  • Ignorar las necesidades de tus empleados te impide diseñar estrategias efectivas para motivarlos, orientarlos y dirigir sus esfuerzos. Este es uno de los retos más difíciles a los que te enfrentarás, sin duda, por las demandas en términos de paciencia, persistencia, y aplicación de tus habilidades de dirección, especialmente al surgir los problemas y cuando la moral, productividad e ingresos se vean rápidamente disminuidos.
  • Confundir la realidad con lo que “debería ser”, sin tomar conciencia de que en tu calidad de emprendedor, siempre te ves obligado a vivir dentro de un mundo de supuestos, pero que tu dinero deberás gastarlo en el mundo real.
  • No contar con un pronóstico de tus ventas te impide contar con un mapa real que te permita saber de qué productos provienen tus mejores ventas, hacia dónde irán posiblemente las ventas en el futuro y a medir de manera seria los avances financieros y el progreso global de tu negocio.
  • No contratar a los mejores empleados para compartir con ellos la responsabilidad y delegar la suficiente autoridad obstaculiza tu búsqueda por un mayor crecimiento de la empresa. Quizás tu deseo al iniciar tu negocio propio era convertirte en una especie de Superhéroe y convertirte en la clave de todo lo que sucediera dentro de él, pero pronto te das cuenta de que no puedes hacerlo todo, y que aún con un pequeño crecimiento del negocio empiezas a sentirte completamente abrumado.
  • No contar con opiniones por parte de un consejo de administración o de un mentor te impide contar con las ideas y opiniones divergentes, diferentes y objetivas necesarias para llevar tu barco a puerto seguro. Para algunos puede sonar como una locura que un micro o pequeño negocio cuente con un Consejo de Administración, ¡pero no lo es! Dicho consejo puedes formarlo con familiares o amigos de tu entera confianza que junto contigo revisen tus planes, proyectos y resultados.
  • Darte pronto por vencido te impide aprender las lecciones que te dejan las fallas o fracasos. La mayoría de los emprendedores exitosos en el mundo de los negocios han fallado alguna vez y algunos de ellos varias veces antes de lograr el éxito en sus negocios. Si consideras que estas fallando no te desesperes ni sufras. Por su parte emprendedor

Por su parte emprendedor, com. nos agregacon la colaboraciónde Laura Charry, que se tome en cuenta:

 

Lectura relacionada  35 Lecciones de Elon Musk para emprendedores

1. Vender lo que el emprendedor quiere.  Dave Markham comenzó una empresa de viajes de aventura ofreciéndo planes que se acomodaban a sus gustos y habilidades, pero poca gente se inscribió. La cuestión estaba en averiguar lo que la gente quería. Como no tenía el dinero suficiente para pagar a una empresa encuestadora, estableció una línea gratuita para que los clientes potenciales le contaran qué les gustaría hacer en unas vacaciones de aventura, así descubrió la mejor amnera de ofrecer buenas opciones de viajes.

 

2. Plan de negocios no escrito Patricia Creedon, gerente de una compañía de contartpos eléctricos, estaba tan ocupada con sus deberes del día a día, que no tenía tiempo para escribir su plan de negocios, y pronto se dió cuenta de que no era suficiente con tener las ideas en la cabeza. Cuando su compañía tuvo problemas financieros necesitó desesperadamente ese plan escrito para así atraer a los inversionistas “Escribir un plan me ayudó a ver más allá y a no perder el foco” dijo Creedon.
Según el autor, un plan de negocios comienza con una explicación de loso bjeticos de la compañía y por qué se espera el éxito. Si la idea es conseguir capital, el plan debe explicar como se obtendrá y se utilizará el dinero.

3. No conocer sus fortalezas Cuando Jo Ann Fisher, inició su empresa de servicios secretariales, aceptaba desde redactar documentos complicados hasta hacer diseños gráficos. Pronto descubrió que los clientes no entendían el tiempo que le tomaba hacer folletos y comenzaban a quejarse sobre el precio, mientras que los escritos que lso escritos que redactaba sí eran apreciados. “Debí haber tenido el valor de concentrarme desde el principio en lo que más me gusta, es decir, escribir”, confesó Fisher.
Desde que renfocó su negocio, esta empresaria no se “estresa” tanto haciendo las cosas que más le cuestan, ya que por ellas cobra más.

4. No saber, y no preguntar Jennifer Jackson, decidió comenzar su empresa de eventos proque le gustaban los actos sociales pero no sabía nada al respecto y tampoco se atrevía a preguntar, temiendo que sus clientes o la competencia pensaran que ella era incompetente. “Siempre fuí independiente por eso aprender a pedir ayuda fue mi mayor desafío” explicó Jackson.
Pronto entendió que para que su negocio prosperara tenía que superar su inseguridad. De ahí en adelante comenzó a preguntar y descubrió que otros colegas estaban pasando por la misma situación.

5. No capacitarse antes de comenzar Cuando Ron Schmitz, compró una fábrica de vitrinas sabía mucho sobre como hacer vitrinas, pero nada sobre gerencia. Al principio estaba totalmente desubicado, luego descubrió que había muchos seminarios que le podían servir pero, como no tenía tiempo, decidió comprar un curso en casettes que podía ir escuchando a todo momento.

6. No vivir dentro de sus medios Como muchos principiantes, Maureen Murphy, estaba insegura sobre sus ingresos y gastos cuando abrió su empresa de mercadeo en Santa Mónica, California “Al comienzo gasté más de la cuenta, en especial proque no pude hacer buenos cálculos”, dijo. La falta de un presupuesto realista mantuvo su empresa estancada por largo tiempo, hasta que, con la ayuda de un programa de contabilidad simple, puso su negocio en el camino del éxito.

7. Ignorar que “el efectivo” es el rey  Tener efectivo suficiente para pagar las cuenats es el desafío de cualquier compañía nueva, y así lo fue para Paul Hsu, cuando fundó su empresa agrícola. Empezó con una inversión de US$20.000 por acre y esperó la cosecha para poder vender sus productos entre US$45 y US$65 por libra. Cómo la liquidez no era contínua, Hsu compraba a otros agricultores y hacía préstamos de amigos y familiares, hasta que su compañía calificó para grandes préstamos empresariales. Hoy, Hsu Ginseng Entreprises es una compañía de 20 millones de dólares.

8. No tener un plan de marketing Después de haber escrito su plan de negocios, Kathy Donoghue y July Nevins creyeron que estaban listas para comenzar su negocio de consultorías. Aunque su plan contemplaba una sección de mercadeo, se dieron cuenta de que era necesario hacer proyectos específicos de marketing para cada uno de los servicios que ofrecían.
El autor afirma que un plan de marketing debe incluir el tamaño del mercado, la participación que se espera alcanzar, información sobre la competencia, un presupuesto y cronograma para la campaña.
“Todos los dueños / gerentes de los negocios creen que tienen el mejor producto o servicio y que todo el mundo se dará cuenta de ello, pero con un negocio nuevo uno mismo debe promocionarse”, aclaró Donoghue.

9. No asignar presupuesto para el marketing Como varios empresarios nuevos Pearl White, no tenía un presupuesto para marketing cuando abrió su firma consultorá en Irvine, California, así que usó la ingenuidad y la persistencia para obtener el dinero que le faltaba “Cualquier poquito de marketing ayuda” aseguró White, quien comenzó repartiendo volantes en los que describía sus servicios y su ubicación. Repartía personalmente los volantes en la soficinas cerca de la suya y se unió a la cámara de comercio local, lo cual le sirvió para promocionarse y convertirse en una de las líderes del mercadeo en su región.

10. No delegar Cuando Richard Yobs, abrió su tienda de pinturas y papel tapiz en Denville, New Jersey, intentó hacerlo sólo. Hacía el trabajo del vendedor, en lugar de contratar a alguien para que así el pudiera dedicarse a conseguir nuevs clientes. “hasta que no aprend´a delegar no pude hacer que mi negocio creciera” dijo Yobs, quien tuvo que dejar atrás su prejuicio de que los empleados no hacen las cosas como él.
Desde entonces, este empresario no sólo ha entrenado empleados para que trabajen como vendedores, sino también en el servicio delcliente “Ahora puedo decirles- adiós me voy a descansar-“.

Autor Charlemorvan

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos. 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Araceli dice:

    Excelente información, reafirmó lo que yo pensaba y en algunos puntos me ayudo a convencerme de lo que debo fortalecer.

    ¡¡¡Muchas gracias!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.