Explorando entre las aptitudes, habilidades, conocimientos y disposiciones con las que debe contar el STRATEGOS para llevar adelante su función principal, es Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » El empresario » El Empresario y cinco recomendaciones para mejorar su calidad de vida

Explorando entre las aptitudes, habilidades, conocimientos y disposiciones con las que debe contar el STRATEGOS para llevar adelante su función principal, es decir la concepción y ejecución profesional de la Estrategia, desarrollé algunas consideraciones especiales en el artículo titulado Éxito se escribe con “e” minúscula? La importancia de los detalles.

Bien haría el hombre en comprender de manera definitiva que el conjunto del universo que lo rodea está compuesto por una multiplicidad infinita de pequeñas cosas. El concepto de la cosa Grande, la ilusión de lo Majestuoso o Imponente carece de esencia propia, es mas bien un producto de la asociación de muchas partes pequeñas que lo forman y lo explican. Lo Grande, por sí solo, no existe, sólo existe lo pequeño. Muchas cosas pequeñas otorgan vida a lo Grande, sin embargo esto último no da vida a nada pequeño y, en esencia, carece de vida en sí mismo.

Todo el universo está formado por pequeñas y simples cosas, maravillosas pero minúsculas partículas que crean estructuras y fenómenos mayores.
El “camino de la construcción” de todas las cosas transita de lo pequeño a lo grande. Nunca tiene un sentido inverso. Cualquier cosa que el hombre desee construir debe partir por un pequeño detalle, por una cosa pequeña. Y en tanto a ella se le sumen otras y otras mas, el cuerpo grandioso toma forma.

Por este camino transita la vida de las personas, la vida de las organizaciones, las obras, el éxito (así como el fracaso), la felicidad, la amargura, etc. Todo transita de lo pequeño a lo grande, de los detalles al conjunto.

Por esto el Existir mismo se explica por sus detalles, por sus momentos, por sus pequeños sentidos de existencia, con “e” minúscula.

“Si yo pudiera volver a vivir mi vida…”

Al final de la vida, cuando el hombre se siente sinceramente incapaz de imaginar y desear un futuro remoto, entiende con claridad que toda su existencia está explicada y justificada tan sólo por ?momentos?. Allí percibe ésa dramática realidad de haber vivido y disfrutado tan poco. Allí se da cuenta que la carrera en pos de lo grandioso ha consumido como fuego voraz el “tiempo pequeño”, el valioso detalle.

Un fraile anónimo de un monasterio de Nebraska decía cosas como esta en una carta póstuma:

“Si yo pudiera volver a vivir mi vida, trataría de cometer mas errores la próxima vez…”

¿Se da usted cuenta del enorme costo que está involucrado en el proceso difícil y doloroso de evitar el error?, ¿se da usted cuenta que de tanto tiempo que invertimos en evitar los errores apenas sí percibimos y disfrutamos de los aciertos?, ¿puede imaginarse cuantas oportunidades perdemos en la vida tan sólo tratando de evitar el error?, ¿puede concebir la cantidad de Libertad que resignamos?.

¿Sabe?, ¡olvide el miedo de cometer errores!, ¡deje el prejuicio atrás!. Entre los errores se explica la búsqueda del éxito, cometiéndolos se vive más porque se llega más lejos.

“Si yo pudiera volver a vivir mi vida, me relajaría, procuraría ser más humano y mas tonto de lo que he sido en esta vida…”

Lectura relacionada  ¿Por qué los objetivos de comienzo de año terminan fracasando en tantos casos?

La tensión, ésa tormenta amenazante de la ansiedad, mata los pequeños momentos. La tensión nos otorga la solidez que tiene un pedazo de tela extendida bajo presión: un golpe pequeño y débil la rasga por completo.
Curiosamente, entre el estado “relajado” y sereno encuentra el hombre más solidez para enfrentar las adversidades. De esta forma se asimilan mejor los golpes, se los procesa y se los trata.

Esto es ser “mas humano” con uno mismo y es algo que hoy por hoy puede considerarse tonto…

“Si yo pudiera volver a vivir mi vida son pocas las cosas que conozco que tomaría en serio…”

Es verdad que resulta increíblemente difícil entender la relatividad que las cosas tienen. En medio del afán cotidiano cada minuto de vida parece el minuto final de un juego en el que se empeña todo. Las cosas que en contexto no pudieran ser mas absurdas cobran dimensiones superlativas. En todo esto existe un error fundamental que le quita calidad y tiempo a la vida y a sus pequeños componentes.

Peter Drucker aconsejaba “tomar en serio el trabajo pero no tomarse muy en serio uno mismo”. Creo que aquí se encuentra una reflexión fundamental. ¡Tome las cosas con calma y no las haga suyas con mucha intensidad!, el día de mañana llega con nuevas respuestas y aire fresco.

“Si yo pudiera volver a vivir mi vida tendría mas dificultades reales y menos imaginarias…”

El hombre es el único animal sobre este planeta que tiene el don de poder “imaginar” lo que será el futuro. Pero este magnífico regalo que por una parte le sirve para ser agente activo en la definición de su futuro, es también dolorosa vara cuando se asocia a lo que “el futuro le puede deparar a él mismo”.

El hombre dedica mas tiempo del que pudiera estar conciente a “imaginar problemas” que el futuro puede depararle si ciertas condiciones actuales no tomaran la forma que, “en teoría”, podría evitarlos. Y esta disquisición atormenta y destruye momentos. Esta es, probablemente, una de las cosas mas estúpidas que el ser humano hace, porque a partir de ella multiplica “de oficio” sus problemas. Suma “problemas imaginarios” a problemas reales y en este conjunto pierde.

Ahora bien, si en este preciso momento usted separa los que efectivamente son Problemas Reales de aquellos que se imagina que pudieran serlo, notará que el número final se reduce sensiblemente, a un punto en el que probablemente ya no se percibe una situación de dificultad.
¿Por qué no canaliza su imaginación a resolver los problemas Reales que enfrenta en éste momento y le deja oficio al propio destino?. Es resorte de un hombre ocioso imaginar futuros problemas y no empeñar trabajo en resolver los que hoy tocan la puerta.

“Si yo pudiera volver a vivir mi vida trataría de no vivir cada día con muchísimos años de adelanto…”

El carácter no siempre bien entendido de la vida ha obligado al hombre a desarrollar conceptos de comportamiento que tratan de luchar desesperadamente con el tiempo y con la incertidumbre. Hay tres letras que describen perfectamente estos afanes, las letras P-R-E; ellas explican abreviadamente el sentido del adjetivo PREVIO o del verbo PREVER. De ellas provienen conceptos como Prevenir, Preocuparse, Predeterminado, Precaver, Presentir, Premeditar, Predisposición, Preconcebir, etc. Estas son palabras que se vuelven enormes conceptos de vida entre los hombres, terminan en realidad “prevaleciendo” sobre muchos otros, marginan consideraciones diferentes de igual o mayor valor.

Lectura relacionada  Intuición vs. entrenamiento empresarial

La calidad de vida se encuentra mas cerca de los hombres que se Ocupan que de aquellos que se preocupan. La Determinación gana mucho mas en la vida que el acto de predeterminar. Sentir es mucho mas importante que presentir. La Meditación es atemporal. La Disposición no debe necesitar ?estados previos? y el encanto de la Concepción nunca puede adelantarse en el tiempo.

Disfrutar del escaso tiempo de vida que uno tiene definido amerita vivir “algo” mas lejos de los imperativos que plantea el adjetivo Previo. O al menos amerita no vivir en función de él. Tal vez esta última aclaración sea muy oportuna, porque no faltan quienes encuentran en sugerencias de este tipo el pase directo a la vida disoluta, la cual por supuesto, se encuentra tan lejos de una vida de Calidad como aquella que condiciona el presente imaginando estados futuros.

Si usted se encuentra entre las personas que viven cada día con muchísimos años de adelanto, trate de encontrar una respuesta justa en estas preguntas que Charles R. Swindoll plantea en su libro “Tres pasos para adelante, dos pasos para atrás”: “¿Cuándo se sentó junto a la mesa después de cenar, por última vez, sólo para relajarse y divertirse un poco? ¿Cuándo fue por última vez a echar a volar una cometa, o dio un largo paseo por la arboleda, o pedaleó una bicicleta en el parque local, o condujo el automóvil por debajo del límite de velocidad, o hizo algo con sus propias manos? ¿Cuándo se tomó tiempo para oír una hora de buena música, o caminó por la playa mientras se ponía el sol? Cuando se quitó por última vez el reloj del brazo toda una tarde de sábado o llevó a un muchachito sobre los hombros, o leyó un capítulo de algún libro metido en la bañera llena de agua caliente, o disfrutó de la vida tan profundamente que no podía dejar de sonreír?”.

No importa quién sea, qué tenga o cuánto tenga, si usted no puede responder afirmativamente a estas preguntas, lo que merece honestamente es cambiar su forma de vida. Eso es lo que merece usted, ¡hoy mismo!
Entre tanto que propendemos a pensar en el futuro y a vivir cada día con muchos años de adelanto bueno sería no olvidar jamás la única cosa cierta que éste nos tiene deparada, aquella con la que J.M. Keynes encaraba a los planificadores: “En el largo plazo todos estaremos muertos”.

¡Deténgase y Piense!

Lo único con lo que el ser humano cuenta para encarar esta interminable batalla contra sus debilidades es la Razón y su hija inquieta: la Reflexión. La naturaleza le tiene dotado de esto al hombre con el propósito específico de que le genere equilibrio vital con sus emociones y sus impulsos. La Razón nos diferencia de los animales.

Lectura relacionada  Están preparados los directivos para liderar las olas del cambio?

Por ello la mejor forma de darle un cambio de rumbo al tipo de vida que lleva y acercarlo un poco más a los niveles de Calidad que merece, radica en obedecer una consigna sencilla pero de alcance trascendental: ¡Deténgase y Piense!.

Si no se detiene, la Reflexión quedará invalidada por la exigencia de la rutina y si no piensa carece, simplemente, del dominio básico que todo ser humano debe tener sobre sí mismo.

Detenga un momento todo y Piense en esto:

· No viva una vida entera tratando de NO cometer errores.
· Relájese, trate de ser mas humano consigo mismo, menos infalible y un poco mas tonto.
· ¿Cuantas cosas que hoy forman parte de su vida merecen tomarse muy en serio?. Redúzcalas lo mas posible. Esto le permitirá enfocarse efectivamente en ellas.
· Ocúpese de los problemas Reales y no de aquellos que Imagina que existen o pueden existir.
· No viva cada día con muchos años de adelanto. El futuro lo acerca a la inevitable muerte. El presente es una representación de la vida.

Carlos Nava Condarco, 39 años, natural de Bolivia. Licenciado en Administración de Empresas. Experto en Estrategia de Negocios. Catedrático de la Universidad Católica Boliviana en la materia de “Política y Estrategia Empresarial”.  Experiencia en Gerencia Estratégica de empresas de productos de consumo masivo. Empresario Independiente. Autor del libro en edición: “El STRATEGOS y la guerra en el mundo de los negocios”. Director del portal www.elstrategos.com

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (1)

  1. Saludos!

    Me pareció espectacular este artículo, de verdad me encantaría toparme con muchos de estos en mi vida, necesitaba algo como esto para reafirmar mis ganas de salir adelante. Tengo 20 años y me encarrilé por el mundo del empresarismo.

    Siempre había tenido un punto de vista más o menos acorde con todo lo que leí aquí, sin embargo que mejor visión que la de un experto.

    Quedo extremadamente agradecido con la persona que escribió esto, y con todos aquellos que hicieron posible su publicación.

    Mis mejores deseos.

    Juan Sebastián Celis Maya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.