Con 16 años, Ángel Sánchez empezó a trabajar en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Tuvo que dejarlo para hacer el Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Empresas Familiares: Cuando el padre pasa los “trastos” a los hijos

Con 16 años, Ángel Sánchez empezó a trabajar en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Tuvo que dejarlo para hacer el servicio militar y no quiso volver, así que le echó una mano a su padre en un negocio de camiones. “Pero me casé y me independicé”, dice. Compró un camión, luego otro y poco a poco nació Transsix.

Pero a Ángel los camiones se le quedaron pequeños enseguida y decidió diversificar. Primero grúas para la construcción y hoy venden hasta materiales para la construcción. Con 130 empleados y una delegación en Bucarest, dicen sus hijas que lleva tiempo hablando de dejarlo, pero nada.

“Tengo ya 65 años y sinceramente estoy cansado. Me gustaría dividir mi tiempo entre la playa y la montaña, pero ahora no puedo dejarlo, aunque son ellas las que llevan el día a día”, cuenta.

Ellas son Cristina y Evelyn. La primera es la responsable de la parte financiera y la segunda lleva la batuta en la de Recursos Humanos. Su hermano Ricardo, con sólo 25 años, está al frente de la delegación rumana.

A Ángel Sánchez, como a cualquier padre, se le ilumina la mirada cuando habla de sus hijos. “Es que estoy muy orgulloso de ellos”, dice casi emocionado. Claro, no todos los padres que han montado una empresa han tenido hijos que han querido continuar en el negocio. Pero él ha conseguido pleno. Con los tres.

Decisión espontánea
Cristina y Evelyn afirman casi al unísono que su incorporación a Transsix fue una decisión personal. “Espontánea”, apunta Cristina. Que a las dos les pasó lo mismo: su padre les enganchó para echar una mano los fines de semana con las facturas y de repente se encontraron llevando las riendas. Vamos, que fue relativamente fácil. “Nuestros padres, afortunadamente, nunca nos presionaron y nos dieron libertad para elegir. De hecho, yo estudié Bellas Artes”, apunta Cristina.

Se nota. Minutos después, mientras se realiza la sesión de fotos, confiesa que le hubiera encantado dedicarse a la fotografía. Su hermana, más tímida, asiente con cada una de sus palabras.

Esta incorporación gradual a la empresa es precisamente uno de los requisitos imprescindibles que desde el Instituto de Empresa Familiar (IEF) apuntan para cualquier sucesión empresarial. “Hay que plantearla cuando se vea lejana para evitar tensiones”, dice Juan Corona, director Académico de este Instituto.

Lectura relacionada  Preparándose para el Cambio en las Empresas Familiares Poblanas

Protocolo familiar
También Julia Téllez, directora del Área de Empresa Familiar de Gómez Acebo & Pombo, valora la no presión por parte de los padres. “La incorporación voluntaria de los hermanos es una de las decisiones más positivas que han podido hacer. La vocación es fundamental”, cuenta.
Aun así, y a pesar de la espontaneidad, desde hace dos años, con la entrada en la empresa del tercero de los hermanos, empezaron a plantearse la elaboración de un protocolo familiar. Y no porque hayan surgido disputas entre ellos, dicen.

“No es difícil gestionar con la familia, me resulta natural”, apunta Cristina. “Tenemos funciones diferentes y nos respetamos”, señala su hermana. “Sin respeto está todo perdido”, remata Ángel.

En el tema del protocolo, Julia Téllez matiza: “Están en un momento estupendo para elaborarlo, ya que aunque no hayan discutido aún se hace, entre otras cosas, para evitarlo. El protocolo está diseñado para ser un proceso de reflexión intrafamiliar con ayuda de un externo y que debe reflejar el consenso sobre aspectos fundamentales de la relación entre familia y empresa”.

Un aspecto importante teniendo en cuenta que a esta compañía le pasó lo que a otras muchas gestionadas por las familias: que los cónyuges también participaron en la gestión y el día a día. Los maridos de Cristina y Evelyn también pasaron por Transsix, aunque en la actualidad tienen destinos profesionales diferentes.

“Ha sido una experiencia profesional muy positiva. Pero yo me divorcié y él salió de la empresa. No fue fácil y digamos que en estos casos el día a día se complica”, cuenta Cristina. Vamos, como para no llevarse los problemas a casa. Pero aun así, no se arrepienten y señalan que tiene sus ventajas. “Por lo menos ambos sabían cómo funciona la familia”, señala Cristina con una sonrisa.

“Han hecho muy bien en quedarse con lo bueno de esta etapa. Así no hay secuelas para la empresa”, apunta Julia Téllez.

La ‘maquinaria’ familiar
¿Y cómo funciona una empresa familiar? Con mesura, dicen. Evaluando el riesgo, aunque eso cueste un crecimiento a paso lento. Pensando siempre en perdurar. Y, al menos en su caso, con “cierto celo” con las participaciones de terceros en el accionariado. “Cuando han llamado a la puerta no necesitábamos liquidez, y ahora es que no llama nadie”, bromea Ángel.

Lectura relacionada  ¿El mito más común…en las empresas familiares?

Porque no son ajenos a la crisis. Cristina, como responsable de finanzas, lo cuenta: “Nuestro gran problema son los impagos. Así que nos hemos visto obligados a reestructurar la empresa y adaptar el tamaño. Al menos para seguir como hasta ahora, reinvirtiendo lo ganado en la empresa y sin reparto de dividendo alguno”. “Hemos hecho gran parte de nuestras inversiones gracias a los fondos ICO. Ahora dan menos dinero y se han restringido mucho”, señala Cristina.

Son prudentes, lo suficiente como para no dar nombres, pero sí conocen empresas que, como muchos ciudadanos, se han endeudado hasta las cejas y han vivido por encima de sus posibilidades reales. “Eso se llama morir de éxito. Y ahora vemos que no, que era ficticio”, dice Ángel.
Su aventura internacional es modesta. Durante un año y medio, y coincidiendo con la celebración de la Expo de Lisboa, tuvieron delegación portuguesa. Y ahora están en Bucarest, donde la situación económica no dista demasiado de la española, según sus palabras.

Una buena decisión ésta de la internacionalización, según Julia Téllez. “Tanto la diversificación como salir fuera han sido decisiones positivas. Sobre todo porque hoy en día es una necesidad, no una opción”, señala.
Una empresa de generaciones

Ángel, Cristina, Evelyn y Ricardo. El padre y los tres hijos son el pasado y el presente de la empresa, pero ¿y el futuro? ¿cómo lo ven ellos? Entre las dos hermanas tienen cinco hijos, pero lo tienen claro, cada una a su manera, respecto a la continuación de la empresa.
Dice Cristina: “A mí me gustaría que para entonces la empresa estuviera lo suficientemente profesionalizada como para que ningún familiar tuviera que incorporarse. Pero, eso sí, que asuman la responsabilidad que supone la herencia de la empresa”.

En este aspecto, Julia Téllez señala que una de las pautas fundamentales es saber distinguir entre el gobierno de la empresa, es decir, todo lo relativo al plan estratégico y el consejo de administración, y la gestión pura y dura. “Está claro que Cristina lo que se plantea es un futuro en el que sus hijos participen como accionistas, pero mientras tanto que el día a día lo lleve alguien externo”, aclara esta experta.

Otra idea muy distinta de futuro profesional tiene su hermana Evelyn: “A mí no me importaría que mis hijos continuaran con el legado familiar”, señala, “pero preferiría que antes pasaran por otras empresas”. En cualquier caso, Ángel, que construyó Transsix a partir de un camión y que ahora ha visto completada la sucesión de su empresa en la familia, remata: “Que sea lo que Dios quiera”. Pues eso.

Lectura relacionada  En el nombre del hijo: empresas familiares que se potencian con las nuevas generaciones

Autora:  Ángeles Caballero www.eleconomista.es

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.