Desde un punto de vista positivo, son varios los aspectos que distinguen a la empresa familiar. En primer lugar, la intensidad del Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » La empresa familiar: El difícil reto de la sucesión

postaDesde un punto de vista positivo, son varios los aspectos que distinguen a la empresa familiar. En primer lugar, la intensidad del compromiso de la familia con la empresa. En efecto, la entrega a la empresa que tienen los miembros de la familia que trabajan en ella no la tienen los directivos no familiares, aunque sean unos magníficos profesionales. En segundo lugar, el compromiso social de la empresa. En época de crisis las empresas familiares se resisten más a reajustar su plantilla, lo que se traduce en una mayor estabilidad en el empleo. En tercer lugar, la planificación a largo plazo. A veces esa planificación llega a una generación. El fundador quiere pasar la empresa que ha creado a la siguiente generación; ésta, a su vez, intenta pasar el “legado” recibido del fundador a la tercera, y así sucesivamente. Por tal motivo no es de extrañar que la planificación se realice en muchas ocasiones a tan largo plazo. Y en cuarto lugar, una mayor agilidad para la toma de decisiones, como consecuencia de tener una estructura más personalizada. En otro tipo de empresas esa estructura suele ser más pesada y, por tanto, menos ágil.

Desde un punto de vista negativo, lo que distingue a la Empresa Familiar es, en primer lugar, su resistencia a recurrir a la financiación externa para financiar su crecimiento. Al empresario familiar le suele asustar la idea de perder el control de su empresa si recurre a socios no familiares que aporten el capital necesario para financiar determinados proyectos. Se trata, por tanto, de empresas poco capitalizadas. Esta mentalidad dificulta su crecimiento, que es más lento que el de las demás empresas. En definitiva, tienen miedo a crecer. En segundo lugar, las empresas familiares, salvo que tengan una política muy agresiva de reinversión de beneficios, suelen tener unas cuentas de reservas abultadas, que generalmente la empresa, con su mentalidad de no crecer, no necesita, o al menos no necesita en tanto importe. En tal caso, suele ocurrir que esos excedentes de tesorería se invierten en activos no afectos a la actividad empresarial. Con ello se consigue un efecto negativo: afectar al riesgo del negocio activos que no son empresariales y que, en realidad, constituyen inversiones privadas o personales del empresario, es decir, sus ahorros. Y en tercer lugar, el crecimiento de la estructura empresarial se realiza sin planificar. Cuando el empresario crea la empresa su máxima preocupación es crecer y consolidar ese crecimiento. La estructura que se va creando no es motivo de preocupación en esos momentos. En muchos casos se diversifica la actividad, lo que obliga a crear varias empresas. La estructura crece, pero lo hace de manera intuitiva y sin análisis ni planificación. El resultado es que se crea una estructura empresarial que no obedece a un plan preestablecido y que es ineficaz y fiscalmente muy costosa, lo que lastra el crecimiento de la empresa.

Lectura relacionada  Quién tiene el poder en la empresa familiar?

Planificar la sucesión

No obstante, y pese a ser muy importantes esas debilidades, hay una que constituye el principal reto al que se enfrentan las empresas familiares: superar el cambio generacional. En este punto la calificación para muchos empresarios familiares, muy a nuestro pesar, no puede ser otra que un rotundo suspenso.

La estadística lo demuestra: La esperanza de vida de una empresa familiar en España es la mitad que la de otra empresa que no sea familiar. Sólo algo más de un tercio de empresas familiares llega a segunda generación. Y a la tercera sólo llegan entre un 10 y un 15% de empresas familiares.

Las razones de esta alta tasa de mortalidad, tradicionalmente, han sido dos: por una lado, la fiscalidad asociada a la transmisión de la empresa a los herederos, es decir, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que éstos han de pagar a la Hacienda Pública por la adquisición de la empresa por vía hereditaria o por donación y, por otro, la falta de preparación de la sucesión con la antelación y la dedicación suficientes.

De la fiscalidad no vamos a hablar, porque en la actualidad es un tema resuelto, siempre que el empresario sea diligente y se organice para cumplir los requisitos necesarios para conseguir la reducción de un 95% en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Por ello nos vamos a centrar en el reto de planificar la sucesión.

El proceso de sucesión

La preparación de la sucesión es un proceso que suele llevar varios años de preparación. Se trata, en primer lugar, de buscar y formar un sucesor en la gestión, es decir, un empresario que tome el testigo y continúe la empresa. Un empresario no se improvisa de la noche a la mañana, por eso es necesario tan largo plazo. Además, es necesario crear las restantes condiciones favorables para que el cambio generacional, cuando llegue, se produzca sin sobresaltos. Esto implica concienciar a la familia propietaria de lo que es distinto en la Empresa Familiar y de la necesidad de fijar unas reglas de juego que objetiven los límites entre familia y empresa, para evitar que los problemas de aquélla puedan afectar negativamente a ésta. Se trata de compaginar y resolver cuestiones personales, familiares, económicas, afectivas y legales. Si no se hace así las posibilidades de supervivencia de la Empresa Familiar quedarán bastante mermadas. La tarea no es fácil, pero el resultado merece la pena: la continuidad de la empresa.

Lectura relacionada  Ventajas de las Empresas Familiares

El hecho es que, vistas las estadísticas, son muy pocos los empresarios familiares que acometen ese proceso de sucesión. Basta un dato para demostrarlo: de las casi mil empresas que forman parte de las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar, que obviamente son las más sensibilizadas, sólo el 15% dispone de Protocolo Familiar. Por ello, conviene insistir en la necesidad de sensibilizar, informar y formar al empresario familiar, como viene recomendando la Unión Europea desde el año 1994. Es importante evitar que la fiscalidad de la transmisión de la empresa ponga en peligro su supervivencia, pero aún lo es más conseguir que el empresario familiar acometa con el tiempo y la dedicación suficientes el proceso de sucesión. De nada sirve resolver la fiscalidad si no preparamos el cambio generacional. Y en este punto el déficit de sensibilización e información de muchos de nuestros empresarios familiares es alarmante.

Antonio J. Sánchez-Crespo Casanova, Sánchez-Crespo Abogados y Consultores

http://www.microsoft.com/spain/empresas/legal/empresa_familiar_v.mspx

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Muy interesante el artículo.Nosotros estudiamos el fenomeno de la sucesión en la pyme en Chile y se hace muy difícil hacer o lograr entender a los propietarios de la importancia de la sucesión.
    Saludos
    Rodrigo González Fernández

  2. Alex Del Castillo dice:

    Esta temática sigue siendo importante en la sustentabilidad de los negocios, sabiendo que las PYMES soportan gran parte de la mano de obra de un país. Sin embargo muchos emprendedores y micro empresarios y PYME no ven la urgencia de prepararse con tiempo en la suseción de sus negocios, lo cual toma más de 15 años muchas veces.

    Saludos
    Alex Del Castillo

    • Muchas gracias Alex.

      En lo personal estoy absolutamente convencido que en la medida que podamos realmente darle a la empresa familiar el mismo tratamiento académico y de especialización que a las “grandes empresas” nuestras economicas van a variar mucho. Quizas, la generacion de riqueza se atomice y por lo tanto sea mas sustentable. y ademas, las fuentes de empleo generaran relaciones a mas largo plazo y absolutamente con un mayor grado de identificacion y pertenencia. En estas empresas la gente tiene nombre y apellido e historia… no son solo un legajo mas.

      Un gran saludo

      Juan Carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.