Es la habilidad de la sordera.

Mi opinión es que la cultura que nos rodea no es muy dada a entender al Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » La sorprendente habilidad que hay que desarrollar como emprendedor

no escucharEs la habilidad de la sordera.

Mi opinión es que la cultura que nos rodea no es muy dada a entender al emprendedor.

Hay poca tolerancia al fracaso y exceso de crítica ciega por parte de quienes tienen un miedo atroz a atreverse (por eso intentan derriba a los que sí lo hacen, porque esos les recuerdan que es por miedo por lo que ellos no han dado el paso, y no porque ninguna fuerza sobrehumana se lo impida). De hecho algunos de los objetivos que te inculcan desde pequeño son el de: “ser funcionario” o sino aspirar a un “trabajo fijo”.

Ser emprendedor es ir contra la corriente.

Estoy seguro de que conoce la sensación. Como decía a un cliente hace poco, somos los que corren hacia donde está el fuego mientras los demás huyen en dirección contraria, tomamos el camino menos transitado, tomamos decisiones en vez de esperar órdenes y al final nos sale mejor o peor, pero como diría Sinatra, lo hacemos “a nuestra manera”.

Eso inquieta a los que están a nuestro alrededor.

Les recuerda que hay gente que decide marcar el propio camino y no conformarse con lo que dicen que es lo que “hay que hacer” o lo más sensato… En vez de hacer lo que realmente ansían, aunque muchas veces no coincida con lo sensato. Por eso inconscientemente hay una presión en contra. “Mira que es muy arriesgado”, “Esperá a ver que pasa”…

He oído esas frases, y cientos de variantes, a lo largo de mi periplo como emprendedor, sobre todo al principio hace años. Y lo dicen con la mejor intención pero no nos convienen, por eso tienes dos maneras de afrontarlo. Una es razonar y hablar el tema. No funciona la mayoría de veces, pierdes una enorme cantidad de tiempo y esfuerzo intentando explicar tu mentalidad y tu manera de ver las cosas, pero es como hablar otro idioma.

La otra es simplemente sonreír y desarrollar la habilidad de la sordera.

Seguir centrado calmadamente en el trabajo, en el nuevo producto con el que avanzar, en pensar nuevas formas de conseguir clientes, en poner en marcha esa nueva promoción, en buscar aliados y hacer negocios con otros que deciden no escuchar esas cosas, sino seguir trabajando con una sonrisa y caminando hacia adelante.

Lectura relacionada  “Tengo muchas ideas de negocio, pero no se qué hacer con ellas”

Una de las frases ante las que más conviene hacerse el sordo es la de: “Te lo dije”.

Yo me he caído mil veces y me quedan otros diez mil tropezones en mi sendero de emprendedor. No voy a decir que no duele, que es genial y que no se pasa mal cuando te estrellas, eso sería una idiotez.

En esas situaciones es cuando a veces escuchas el “¿Ves? te lo dije, no lo hagas que fallarás”. También existe la variante de escucharlo a través de miradas, sin necesidad de que se diga nada en voz alta, sólo con esos ojos mirándote de esa manera inconfundible.

Suelen decirlo aquellos que tienen un miedo atroz a hacer lo que hemos hecho y a la vez un deseo inconfesable de haber tenido bastante coraje como para intentarlo. Cuando ven caer a alguien eso les reafirma en su posición, se les hincha el pecho con un poco de razón porque ellos “han elegido lo correcto”, están seguros parados al borde del camino en vez de caminando y por eso no se han hecho herida alguna…

Pero cuando ven que quien cae se levanta, se limpia el polvo y sigue avanzando con serenidad, poniendo un paso después de otro, y sordo perdido ante quien le dice que no siga adelante, entonces se inquietan. Porque ven que su elección no era tan buena, ni tan segura ni tan correcta.
Porque ven que había una alternativa a no haberse pasado la vida parados, porque quizá podría ser que lo hubieran intentado y que, aunque hubieran caído cien veces, podrían haberse levantado y seguido… y a lo mejor haber llegado.

Es inevitable caer, es inevitable sentir esa presión de la corriente en contra porque, afrontémoslo, como emprendedores no somos ni mejores ni peores (esto no tiene nada que ver con eso), pero no somos como la mayoría de lo que nos rodean y eso asusta a otros porque resulta que había alternativa a lo que se suele predicar como la verdad única …

Mi estrategia de empresa propuesta para esta semana es desarrollar la sordera.

¿Las noticias están puestas y no son buenas? Yo no oigo nada, tengo mucho que hacer y no tengo tiempo de pararme a escuchar. ¿Alguien dice que no lo intentemos, que no merece la pena? Yo sólo oigo el trino de los pájaros, que ahora es primavera y, no me pregunten donde están, pero desde aquí oigo esos pájaros porque aunque estoy en la ciudad también estoy escribiendo cerca de árboles frondosos. ¿Qué no vayamos por ahí porque vamos a tropezar seguro? Ya lo sabemos, forma parte del camino y seguimos andando como sordos, porque el dolor de caerse se pasa tarde o temprano, pero la desazón por no haberlo intentado hubiera escocido hasta el último de los días.

Lectura relacionada  Claves para hacer un networking efectivo
Fuente: http://zetasoftware.blogspot.com/
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos. 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.