La empresa familiar sigue siendo una figura muy extendida dentro del tejido de las pymes. Cualquier autónomo o microempresario opta siempre Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Empresas Familiares: cómo tiene que despedir un padre a un hijo

La empresa familiar sigue siendo una figura muy extendida dentro del tejido de las pymes. Cualquier autónomo o microempresario opta siempre por cubrir sus demandas de personal con miembros de su familia antes que recurrir a trabajadores extraños. Este movimiento es tan lícito como otro cualquiera, siempre y cuando se cuente con unos acuerdos laborales.

Pero estos lazos familiares también pueden presentar problemas laborales, que generen una situación en la que hay que proceder a realizar el despido de un hijo en nuestra empresa. Al fín y al cabo, los intereses empresariales y familiares divergen con frecuencia y es una tesitura que se puede presentar en cualquier caso. Como por ejemplo, sucedió ayer en el caso que exponían en De buena Ley.

Un padre tiene trabajando a su hija en la empresa. Esta mujer tiene un lío sentimental con otro trabajador, casado y el padre decide al igual que el sabio refrán que comentó Pañolator no hace mucho: “Donde tengas la olla…”

No vamos a entrar si el padre debe o no debe despedir a un trabajador por este motivo, dado que bajo mi punto de vista, es una intromisión en la vida privada de los trabajadores siempre y cuando no afecte a la marcha general de la empresa, pero lo que si tienen que tomar buena nota los empresarios con familiares como trabajadores es del tipo de formato de despido.

Un despido no es válido si no cuenta con la comunicación por escrito del mismo. Es decir, por más comunicación verbal que exista y por más nexo familiar que haya, la carta de despido es un elemento imprescindible para que cualquier despido tenga validez y no sea nulo. Es un término establecido por el propio estatuto de los trabajadorres y no se puede alterar bajo ningún concepto.

Con lo cual, si después de una trifulca familiar nos decantamos por la opción drástica a nivel laboral, tenemos que tener presente que la discusión finaliza firmando esta carta. Magistratura no entiende sobre comunicaciones verbales.

Fuente: http://www.pymesyautonomos.com/

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Lectura relacionada  Las empresas familiares deben profesionalizarse

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.