Hay algunas familias cuyo ingreso económico proviene de una empresa montada sobre la profesión del padre (sanatorio-cuando es médico-, buffet de Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Herederos: Dejar todo como está o transformar todo?

Hay algunas familias cuyo ingreso económico proviene de una empresa montada sobre la profesión del padre (sanatorio-cuando es médico-, buffet de abogados, empresa constructora-cuando es ingeniero-etc.)..

Generalmente el padre se preocupa de que alguno de sus hijos estudie su misma carrera para poder continuar al frente de la empresa, sucediéndole.

Este hijo será el sucesor del padre en una empresa exitosa, pero tiene todas las probabilidades en contra de ser una persona exitosa.

Primero porque deberá aceptar una profesión impuesta, así se engañe toda la vida creyendo que “el fue el inventor de su propio destino” o “que siguió una vocación propia”

Lo mas seguro es que llegando a la edad media de la vida, entre sus 45 a 55 años tenga una crisis de identidad que le hará cuestionarse, si ha tomado la sucesión para “cuidar” la empresa, y sentir que los otros herederos viven de su trabajo, o realmente puede llevar a cabo su verdadera vocación y sentirse digno y exitoso.

Saliendo de los ámbitos donde el padre “digita” la salida laboral de su hijo, vayamos a una situación, donde el hijo sucesor del padre toma como propia la vocación, pero no puede crecer y convertirse en una persona exitosa.

Hay ciertos párrafos del libro “La Caverna”, de José Saramago, que ilustra este caso, y muchos empresarios “no obligados por sus padres” se encontraran en estas líneas.

El libro está ambientado en un pequeño pueblo imaginario. Su protagonista es un alfarero que lucha contra los “adelantos” del mundo moderno adoleciendo de un nulo sentido del progreso.
Es un relato oscuro, pero más que por la historia, por la línea tan plana que sigue la narración: el malo es muy malo (centro comercial); los buenos son muy buenos (el alfarero)

El argumento no puede ser más simple; el resultado no puede ser peor.
¿Alguien esperaba que una vieja alfarería pudiese vencer a un macro-centro comercial?
El alfarero lleva sus piezas como hace años lo viene haciendo, a un centro comercial, que decide restringir la compra de su producción y devolverle mercaderías no vendidas.

Dice Saramago:
“Creo que ha sido la aparición de unas piezas de plástico que imitan al barro, y lo imitan tan bien que parecen auténticas, con la ventaja de que pesan menos y son mucho más baratas, Ese no es motivo para que se deje de comprar las mías, el barro siempre es barro, es auténtico, es natural, Vaya a decirle eso a los clientes, no quiero angustiarlo, pero creo que a partir de ahora sus lozas sólo interesarán a los coleccionistas, y ésos son cada vez menos”
“Recibí mitad, y dijo, No traiga nada más hasta que no tenga noticias nuestras, Cree que podré seguir fabricando, preguntó el alfarero, La decisión es suya, yo no me responsabilizo”

Lectura relacionada  Dirección de la empresa familiar: problemática, liderazgo y sucesión

Al alfarero sigue fabricando en el mismo horno que construyo su padre, en una industria que fundo su abuelo, sin darse cuenta que el mundo iba cambiando y sin adaptarse al tiempo que le tocaba vivir.

“La vivienda y la alfarería fueron construidas en este amplio terreno, probablemente una antiguo campo, o en un terreno, en cuyo centro el abuelo alfarero de Cipriano Algor, que también usara el mismo nombre, decidió, en un día remoto del que no quedó registro ni memoria, plantar el emprendimiento. El horno, un poco apartado, ya era obra modernizadora del padre de Cipriano Algor, a quien también le fue dado idéntico nombre, y sustituía a otro horno, viejísimo, por no decir arcaico”

“Sobre sus vetustos cimientos se construyó el horno actual, este que coció la carga de la que el Centro sólo quiso recibir la mitad, y que ahora, ya frío, espera que lo carguen de nuevo”

Bueno, imaginarse el desenlace es muy fácil.
El alfarero prácticamente no tiene forma de reaccionar, porque debe dar vuelta toda su concepción de la vida, la relación con el medio y para colmo de males, está enamorado de su propia mercadería.

(Que peor cosa puede haber en la vida que en vez de enamorarse de las personas uno este enamorado de su trabajo o de sus productos?)

Puede el Mentor intervenir para mejorar estas situaciones?

Por supuesto que si.
El criterio del Mentor es ayudar, tanto los del primer grupo que fueron “organizados instrumentalmente” para segur los mandatos familiares y “cuidar” la empresa que heredaron, como en este segundo ejemplo de quien decidió seguir el camino trazado por el padre y el abuelo sin mirar a los costados, a discernirse de la empresa.

La empresa como entidad separada de la persona.
Tomar conciencia de la diferencia entre la empresa y la persona, ayudará en una segunda fase a discernir “negocios” de verdadera vocación.

Discernirse de la empresa lleva a no pensar con el corazón sino con el bolsillo en los “negocios“ diarios y tomar distancia, para poder colocar a la empresa en los paradigmas de nuestro tiempo.
Sin destruir la trayectoria del fundador, no seguir con los paradigmas, de por lo menos 30 años atrás, quedando preso de ideas y conceptos que en otro momento seguramente serian validos, pero que hoy no lo serian, o por lo menos se podrían mejorar o aggiornar.

Lectura relacionada  ¿Cómo lograr un directorio activo y que aporte valor a la empresa?

Una vez que toma distancia de la empresa, comprender quien es uno y cuales son las “verdaderas” inclinaciones y vocación, para armar un proyecto propio, nuevo, para poder vivir en paz consigo mismo el resto de la vida que le toque vivir.

Esto es solo el comienzo, pero tal como dice Saramago en otro párrafo de su libro”el principio es un proceso lentísimo, demorado, que exige tiempo y paciencia para percibir en qué dirección quiere ir, que tantea el camino como un ciego, el principio es sólo el principio”

Es difícil, para quien ya caminó por la huella de otro, (a pesar de transitar pozos y baches, que, no por conocidos pueden ser complicados de atravesar) apartarse de ella y encontrar su propio camino.
Pero encontrar ese camino propio es encontrar el camino de la Dignidad. Vale la pena el esfuerzo!

El Mentor será su compañía y su guía

Autor Ernesto Beibe

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.