De todas las relaciones familiares, la más complicada es la que se establece entre madres e hijas. Es un vínculo que Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Empresas Familiares: “mi madre, mi jefa”

De todas las relaciones familiares, la más complicada es la que se establece entre madres e hijas. Es un vínculo que va cambiando a lo largo de la vida: Cuando somos niñas, adoramos a nuestras madres; de adolescentes, las detestamos, huimos de todo lo que significan; con la maternidad volvemos a comprenderlas, a valorarlas, y se produce un acercamiento. Lo dice Inmaculada Gilaberte, psiquiatra y autora del libro “Equilibristas. Entre la maternidad y la profesión”.  

 

A su juicio, “la madre siempre establece una comparación con la hija. Hay unas expectativas de logros que provocan que a veces la progenitora quiera vivir a través de la hija y le dirija la vida”. Así que trabajar juntas, la hija a las órdenes de la madre, no parece sencillo: “Ahí es fundamental el respeto mutuo -dice Gilaberte-. Hay que tener empatía para reconocer las diferencias y respetarlas”.

Puede pasar que la madre quiera una identificación total de la hija con su proyecto. Por eso, asegura la autora de Equilibristas, el mayor trabajo lo tiene la heredera, que debe “separar los logros y los objetivos de la madre de los suyos, y encontrar su propio camino. La madre debe permitirlo, y eso a veces cuesta“. Una buena noticia: si se superan los problemas, la relación madre-hija saldrá reforzada.

Y puede que cada vez veamos más de estas alianzas maternofiliales, dado el creciente carácter empresarial de la mujer. Según Inmaculada Gilaberte: “Las mujeres valoramos más el trabajo en equipo, somos menos egoístas en nuestros logros y más empáticas con la gente con la que trabajamos“.

Pero que madre e hija consigan mantener una buena relación también depende de la historia empresarial de la primera. Javier Macías, coach de familias empresarias y colaborador de la Fundación Nexia para el Desarrollo de la Familia Empresaria, afirma que “si la madre viene de una empresa heredada por casualidad, puede poner en su hija todas las expectativas de lo que ella no pudo ser, ella y la relación no funcionará. Pero si es una empresaria que ha luchado y llegado por sus méritos, encuentra en la hija la aliada perfecta”.

En cualquier caso, es fundamental llegar al trabajo con los trapos lavados en casa. De lo contrario, la empresa será la arena donde se resuelvan los conflictos familiares.

Lectura relacionada  Empresa Familiar: No a la sucesión, sí al traspaso generacional

¿Y el futuro? Parece que las hijas ocuparán cada vez más puestos directivos en las empresas familiares, algo que hasta hace muy poco se limitaba a los hijos varones. Ahora hereda el negocio familiar el hijo que se siente interesado por él, comenta Inmaculada Álvarez, presidenta de la Organización de Mujeres Empresarias y Gerencia Activa (OMEGA). Para Mercedes Wullich, directora de Mujeres&Cia, web dedicada a las féminas con poder de decisión, quizás ellas tiendan a evaluar a sus hijos con criterios más amplios, para no repetir la historia de marginación que ellas sí sufrieron.

 

 

 

20 años trabajando juntas en la marca de baño

Belén Larruy (Directora de diseño y estrategia de negocio): “Siempre he tenido muy claro que quería trabajar con mi madre. Desde muy pequeña me atraía el mundo de la moda y, en concreto, el de las prendas de baño. Así que empecé en la empresa en 1990, en la parte comercial; en 1994 me incorporé al departamento de diseño, donde trabajo directamente con ella. No me imagino haciendo otra cosa diferente a ésta. Siempre me he visto desempeñando estas funciones y haciendo evolucionar el desarrollo de la marca”.

Guillermina baeza (Asesora de diseño y gestora) “No me siento la jefa de Belén. Me gusta la labor en equipo y que haya un clima de respeto y cordialidad por parte de todos, para que el trabajo sea armónico. En unos momentos prevalece una idea suya, en otros una mía, pero lo que buscamos es que todo funcione óptimamente sin que haya interferencias personales. Lo mejor de trabajar juntas es que compartimos la parte creativa del oficio“.

 

Cinco años juntas, en el Instituto de Belleza y Estética Maribel Yébenes

•  Myriam Yébenes (Directora adjunta): “Mi madre es el alma de la empresa. A su lado, yo soy una neófita. Aspiro a saber algún día tanto como ella, trabajando como lo ha hecho. Todos los días aprendo algo de mi madre“.

Maribel Yébenes (Directora y propietaria): “Siempre quise que una de mis dos hijas siguiera mis pasos. A Myriam siempre le ha gustado cuidarse, las cremas… y cuando acabó sus estudios me dio la sorpresa. Desde el principio fue muy fácil; ella siempre ha sido muy responsable y ahora todavía más“.

Lectura relacionada  El desafío de poner el nombre familiar a la empresa

 


Dos años trabajando juntas en Lavinia

Elisabeth Banyols (Asistente a la Dirección de Producto): “Soy su brazo derecho. En la misma conversación, hablamos de trabajo y de la vida personal sin que eso afecte a nuestra relación ni al trabajo. Es una relación perfecta: exigente, pero capaz de encontrar un momento para hablar de la última de tu novio“.

María Luisa Banyols (Directora de Producto de las tiendas del grupo): “No es la primera vez que trabajamos juntas. Su primera experiencia laboral la tuvo junto a mí y le pregunté si le apetecía repetir. Trabajamos con más rigor y exigencia que si no fuéramos parientes. Sabemos que no nos perdonarán nada“.

 

Dos años juntas en la agencia de actores Paloma Juanes 

Paloma Rodríguez (Mánager de la agencia): “Es mi jefa en todos los aspectos: en casa, en la oficina… y un poco en mi vida, ¡pero poco! Me encanta trabajar con ella. Ambas tenemos muchísimo carácter pero, si alguna vez discutimos, es cosa de dos gritos y 10 minutos”.

•  Paloma Juanes (Propietaria y mánager de la agencia): “Nos llevamos mejor desde que trabajamos juntas: hablamos más, me lleva a casa… cuando era pequeña, no entendía por qué yo trabajaba tanto y ahora, como lo vive, lo ve mejor”.

 Fuente http://www.hoymujer.com/trabajo/conciliacion/madre,jefa,114649,04,2010.html

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos. 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (2)

  1. mariana gonzalez dice:

    hola, soy mariana y me fasina el anime (caricatura japonesa) pero mi mamá sice que son pende… y cada vez que le digo que soy un otaku (tribu urbana dedicada ha esto. mi madre no respeta mis gustos me encanta el arte japones pero ella siempre me dice cosas mala y cuidado y la contradiga por que me dice qe me valla muy lejos, ella siempre me esta restregando en mi cara “yo soy la madre y por que lo digo y ya punto” siempre me calla y no escucha lo que tengo que decirle no me deja explicarle nada. cada vez que quiero laticar con ella de algo en la escuela se pone de histerica me dice ” tu vaz a estudiar” y es que ella no entiende que el relajo y los estudios no estan peleados empiezo a odiarla es una hipocrita que solo ve un poco de potencial mio y empieza a jusgar.

  2. esther dice:

    Mi madre y yo trabajamos en una sola empresa, ella en el area de produccion y yo en el area administrativa, ha habido ocasiones en las que tenemos diferencias, me molesta mucho cuando ella quiere regañarme y me quiera tratar como a la hija, cuando en ese momento somos compañeras de trabajo, y me choca tener diferencias con ella, porque luego me siento mal por tratarse de ella, incluso muchas veces he pensado en renunciar para evitar problemas con ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.