Los negocios por Internet parecen ser la deslumbrante bonanza del sigo XXI. Sin embargo, no todo es color de rosa. Tal Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Pymes e Internet » Por qué muchos negocios por Internet fallan?

Los negocios por Internet parecen ser la deslumbrante bonanza del sigo XXI. Sin embargo, no todo es color de rosa. Tal como es con los negocios tradicionales u offline, los negocios online tienen una alta incidencia de fracaso, incluso en el primer año de su establecimiento. Las razones son diversas, pero todas radican en un entusiasmo inicial excesivo acoplado con una educación y preparación insuficiente. Descubra en qué áreas debe prepararse para tener mayores posibilidades de éxito en su negocio por Internet. 

Los negocios por Internet han causado una verdadera euforia. Diariamente al ciberespacio es invadido con ofertas innumerables de diferentes métodos para ganar dinero en Internet. Las historias de éxito abundan y seducen a miles de personas a formar parte de ésta gran bonanza del siglo XXI. 

La bonanza de los negocios por Internet 

Es difícil de estimar exactamente cuántos negocios por Internet se crean cada día, pero podemos tomar algunas cifras reales como referencia y deducir que el número es muy alto. 

Una buena referencia es el número de blogs creados diariamente. Aunque no todos los blogs–una especie de bitácora virtual–se crean con fines de lucro, hay un porcentaje importante de ellos que se crean como un negocio en Internet. 

Según las estadísticas de Technorati, se crean 120.000 blogs por día en el mundo, eso es más de un blog por segundo. (http://www.sifry.com/alerts/archives/000493.html

Otro buen indicador del tremendo auge de los negocios por Internet es el número de dominios nuevos registrados cada día. Según Domaintools.com, se registran alrededor de 80.000 dominios nuevos cada día. (http://www.domaintools.com/internet-statistics

El número de usuarios del Internet también ha tenido un crecimiento vertiginoso. Del año 2000 hasta el año 2009 el crecimiento ha sido de casi un 400%. Para una persona que quiere ganar dinero por Internet, esto se traduce en un significativo incremento en el número de sus potenciales clientes virtuales. (http://www.internetworldstats.com/stats.htm

No es de extrañar que los negocios por Internet hayan tenido una expansión tan vertiginosa. Su popularidad crece día a día, ya que ofrece incontables ventajas frente a un negocio convencional u offline: 

 Una inversión inicial relativamente baja
 La posibilidad de establecerlo en casa
 No existen limitaciones geográficas
 La posibilidad de alcanzar a un mercado global
 La posibilidad de armar sistemas electrónicos de cobranza que permiten ganar dinero 24 horas al día 

Lectura relacionada  10 cosas que haces mal en redes sociales

Sin embargo, a la luz de estos datos, también existe la otra cara de la moneda. 

A pesar de éstas enormes ventajas, las estadísticas de éxito de los negocio por Internet no son muy alentadores. Son muy similares a la de los de negocios offline: 

Según el Department of Commerce de Estados Unidos, 40% de los negocios fracasan en su primer año de gestión y más del 80% fallan en los primeros cinco años. (Gerber, Michael E.: “The E-Myth Revisited”. HarperCollins Publishers, Inc., EEUU, 1995. p.2-5) 

¿Por qué fallan tantos negocios por Internet?Hay muchas razones, pero todas radican en una sola: la falta de educación y, por ende, la preparación adecuada. 

La gestión de un negocio exitoso requiere de una formación tanto en conocimientos como en habilidades que son diferentes a la educación tradicional que la mayoría de las personas reciben. 

Por ende, es de suma importancia que una persona invierta en su educación antes de invertir su tiempo y dinero en un negocio nuevo. Es mejor que el crecimiento sea gradual y seguro para tener tiempo para aprender de los errores y así prepararse adecuadamente para un negocio de mayor envergadura. 

Por eso yo recomiendo que los padres crean un contexto en el cual sus hijos puedan desarrollar sus habilidades emprendedoras y obtener una educación financiera sólida. 

Según Jay Conrad Levinson (“Marketing de Guerrilla”. Morgan James Publishing, EEUU, 1998. p.385), la mayoría de las persona desconocen el hecho de que, al comenzar un negocio cualquiera, automáticamente estarán además en el negocio del mercadeo y en el negocio de entender a las personas. 

El autor plantea: 

“No importa en qué negocio está usted según su tarjeta de presentación, usted realmente se encuentra en tres: su negocio principal, su negocio de marketing y el negocio de entender a la gente.” (Marketing de Guerrilla, p.385).

No basta con hacer una página web y asumir que la magia del Internet hará el resto. Hay que saber mercadearse agresivamente y al mismo tiempo conocer muy bien a sus clientes. 

Estas dos habilidades se pueden adquirir, pero la mayoría de las personas no las poseen, ya que la educación que han recibido los preparó para poder insertarse con éxito en el mercado laboral. 

Lectura relacionada  10 errores sobre marketing digital que toda pyme debería evitar

Es una cosa saber trabajar bien para el negocio de otra persona y una muy diferente la de saber llevar un negocio propio. 

Tampoco basta con ser un experto en un tema y ofrecer sus servicios confiando en que la calidad excepcional de su servicio les va a abrir las puertas a las grandes ligas de los negocios virtuales exitosos. 

Michael Gerber, en su Bestseller, “The E-Myth Revisited” (HarperCollins Publishers, Inc., EEUU, 1995. p.19-33), da una explicación muy acertada de la problemática propia de cualquier pequeño negocio incipiente: 

Muchas personas sinceras y muy trabajadoras que se destacan en un área como empleado de otra persona, se independizan confiando en que sus habilidades técnicas le aseguran un futuro promisorio en su negocio propio. 

Sin embargo, las habilidades técnicas son solo una parte de las habilidades necesarias par tener un negocio exitoso. Además se requieren habilidades emprendedoras y de administración para que el negocio prospere. 

Sin habilidades de emprendedor no habrá una visión y la constante innovación de nuevas ideas, que son la fuente de vida de cualquier negocio exitoso. Y sin las habilidades de administración adecuadas, no existirá la organización necesaria para efectuar una labor fructífera. 

Sin embargo, no está todo perdido. Si usted desea comenzar con un negocio por Internet y está conciente del hecho de que va a tener que prepararse, puede refrenar su gran entusiasmo inicial y así educarse adecuadamente. De esta forma estará mejor preparado para enfrentar los grandes desafíos de un negocio por Internet. 

Autora Bettina Langerfeldt educacionparaelexito@gmail.com http://www.EducacionParaElExito.com

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (3)

  1. Harting dice:

    EL SEÑOR, EL NIÑO Y EL BURRO

    Venía un señor por el camino, con un niño como de once años, que era su hijo, y venía también un burro, que le servía al señor para cargar leña. Pero el señor ya había vendido la leña, y además estaba cansado, de manera que se montó en el burro.

    En esto se encuentran con unas gentes que venían por el mismo camino. Y cuando ya pasaban las gentes, el señor oyó que decían: “¡Qué viejo tan egoísta! Va él muy montado en el burro, y el pobrecito niño a pie.”

    Entonces el señor se bajó del burro y le dijo al niño que se montara. Caminaron así un rato, el niño encima del burro y el papá a un lado, a pie, cuando en esto se encuentran con otras gentes.

    En el momento de pasar, el señor oyó que decían: “¡Qué muchacho tan malcriado! Va él muy montado en el burro, y el pobrecito viejo a pie.” Entonces el señor le dijo al niño que se bajara del burro.

    Siguieron así un rato, caminando los dos un poquito detrás del burro, y en esto que se encuentran con otras gentes, y cuando ya pasaban, oyó el señor que decían: “¡Qué par de tontos! “Va el burro muy descansado, sin carga, y a ninguno se le ocurre montarse.”

    Entonces el señor se volvió a montar y le dijo al niño que él también se montara. Así iban, moviéndose los dos al mismo tiempo con el paso del burro, y en esto se encuentran con otras gentes que venían por el camino. y cuando ya pasaban las gentes, el señor oyó que decían: “¡Qué par de bárbaros! El pobrecito burro ya no puede con la carga.”

    Entonces el señor se quedó pensando un rato y le dijo al niño: “¿Ya ves, hijo? “No hay que hacer mucho caso de lo que diga la gente.”

  2. Sergio dice:

    Muy bien por lo escrito en ese blog,no todo esta perdido.
    Y como dice el relato del burro el hombre y el niño.
    No hagas caso de lo que diga la gente,solo trabaja.
    Un saludo: Sergio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.