Cuando se forma una empresa, existe un gran deseo por hacerla crecer. Para ello aumentamos las ventas, mejoramos nuestras actividades, optimizamos Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Management » Hablando de Costos, de Gastos, de Egresos y otros

Cuando se forma una empresa, existe un gran deseo por hacerla crecer. Para ello aumentamos las ventas, mejoramos nuestras actividades, optimizamos los procesos… es decir buscamos hacer lo mismo o aun más, con menos recursos.

Sin embargo muchas veces no somos consientes en su totalidad del concepto de viabilidad económica de una empresa y olvidamos de considerar en nuestra lista de costos muchos factores o recursos que usamos para producir el bien o servicio que ofrecemos.

Muchos jóvenes inician un negocio y para ellos usan un ambiente del hogar. Este ambiente, tiene un valor, que deberíamos considerar en nuestros cálculos, sin embargo muchos jóvenes obvian el mismo ya que “no tienen que pagarlo”. Al ser un ambiente del hogar, muchas veces la familia para apoyar al nuevo emprendedor no cobra el respectivo alquiler. El emprendedor joven se olvida de considerar este “monto” y gracias a ello puede producir un bien o un servicio a un precio inferior que el del mercado.

El joven hará crecer su negocio, siempre que los demás factores esten bien manejados, pero cuando sea el momento de independizarse, no lo podrá hacer. O en caso contrario, tendrá que aumentar sus precios para poder costear ese “alquiler” que ahora tendrá que pagar.

El ejemplo anterior es solo un ejemplo de los costos que se dejan pasar. Si bien es evidente para personas que tienen experiencia en negocios, pasa inadvertido por la mayoría. Al mismo tiempo que existen muchos otros factores que obviamos, como inversión para publicidad, marca, y muchos intangibles que debemos ir considerando para crecer. Y no solo intangibles, también se consideran el sueldo del fundador, que si bien muchas veces no cobra, es un costo que debe contabilizarse. Solo por mencionar ejemplos.

Y aquí está el tema importante para diferenciarlos. Si bien ese “alquiler” no se desembolsa, debe considerarse como un costo que en algún momento deberá desembolsarse. Y por ello debe considerarse al momento de calcular nuestros Costos y Gastos. Esto tendrá un impacto en el precio al que vendemos nuestro bien o servicio.
Esto mismo sucede en los negocios multinivel o en red. Conversaba el otro día con una amiga que me invito a participar de uno de ellos, y durante la conversación le consulte cuanto era su “costo” por afiliar una persona. Es decir cuántos recursos consumía para lograr que una persona se afilie a su red. Ella se quedo pensativa durante un buen rato y me confesó que no lo sabía. Simplemente veía el ingreso que tendría por el porcentaje que recibiría de la afiliación y eso le parecía suficiente. Durante la conversación le consulte por el tiempo que ella invertía (este sería un costo sueldo o costo hora persona), por la movilidad (aunque ella decía que estaba de paso a su casa, igual debía costearse). Al mismo tiempo como nos reunimos en un restaurante, había un costo de alimentación. Luego de un rato reparo que sí había un costo.

Lectura relacionada  Para ser responsable no basta con la responsabilidad

Esto me llamo mucho la atención, debido a que mi amiga era contadora colegiada, sin embargo no había reparado en algo tan elemental.

Para crear una empresa lo fundamental que debemos tener son (además de un buen producto o servicio) clientes. Sin embargo aquí viene la pregunta importante ¿Cuánto le cobro al cliente?

Es fácil fijar un precio si ofrecemos lo mismo que muchos otros en el mercado. Sin embargo no sabremos si gastamos lo mismo que ellos en producir o brindar el producto o servicio. Por el contrario, si ofrecemos un bien o servicio nuevo es necesario sumar todos los costos y gastos implicados en nuestras operaciones y asignar a cada bien o servicio ofrecido estos. Luego con ello y sumando una ganancia moderada tendremos un primer precio de venta.

Hay que recordar que este precio de venta puede variar, según el tipo de cambio (en el caso que algunos de nuestros costos estén en dólares), según la cantidad producida, según cambien los valores de los factores. Y es por ello recomendable dar un margen razonable a nuestro precio de venta. Sin embargo, en el caso que deseemos hacer promoción y bajar nuestros precios, podremos saber qué cantidad mínimo debemos mantener como precio de venta, o cuando dinero debo tener ahorrado para, en el caso de ofrecer el producto a un precio inferior aun, pueda soportar esa pérdida.

Fotografia: Juan Pablo R. Giron Lingan
http://blog.emprendedores.pe/2009/01/hablando-de-costos-de-gastos-de-egresos.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.