Es triste. Muchas pymes parecen señoras o señoritas vestidas de negro. Todo el tiempo, desde su nacimiento, parecen signadas a sobrevivir, Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Pymes » ¿Tiene usted una pyme de luto?

Es triste. Muchas pymes parecen señoras o señoritas vestidas de negro. Todo el tiempo, desde su nacimiento, parecen signadas a sobrevivir, a acumular continuamente pérdidas y a operar bajo el estigma de la liquidación. ¿Por qué? Por una sencilla razón: porque no ven más allá de sus narices. 

“Las pymes en los países en vía de desarrollo, no invierten en conocimiento”, afirma el científico Juan Enríquez Cabot, un reconocido CEO estudioso del impacto de la biotecnología en el acontecer diario. 

El conocimiento –dice- es la mejor fuente de riqueza y de prosperidad. Pero para adquirirlo hay que invertir en investigación y desarrollo, una cultura aún muy lejana en la cultura del gerente pyme. 

¿Pero puede una pequeña o mediana empresa invertir en investigación? Claro que sí. La investigación es inherente al ser humano, y se puede llevar a cabo de acuerdo con las posibilidades. 

¿Qué le cuesta a una panadería hacer una encuesta, inclusive, un sondeo sobre las preferencias, tendencias y aspiraciones de los clientes? Muy poco. Es más: los dueños ni siquiera, en muchas ocasiones, observan los hábitos de los consumidores. Y menos el equipo de empleados, que no están preparados para ir más allá de las tareas asignadas. 

Es lógico –reconoce Enríquez- que sin investigación y sin curiosidad no puede haber innovación, la mayor fuente de riqueza de las organizaciones, por pequeñas que sean.

Cuando una empresa ajusta las inversiones al máximo bajo el pretexto de que “se está mal”, lo que se está haciendo es anticipar su desaparición, señala la asesora en asuntos de estrategia empresarial Ángela Enríquez. 

Ella recuerda aquella famosa frase del gurú de la gerencia, la administración y la ejecución, Ram Charan, según la cual “si su negocio no le da, véndalo o liquídelo”. Pero no puede vivir de luto todo el tiempo. 

Ser empresario es una vocación y a ello no se llega por descarte, reconoció recientemente la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, María Fernanda Campo. Es lógico que para cosechar hay que sembrar, y un emprendedor tiene que diseñar muy bien su plan de negocios.

Por ello los fondos de inversión, que no sólo aportan dinero sino asesoría y acompañamiento, lo primero que exigen es un buen plan que contenga por lo menos los siguientes elementos: plan financiero, estudios de mercadeo, herramientas tecnológicas mínimas, conformación de equipos de trabajo (el éxito depende en gran parte del talento humano) y una visión y misión clara del negocio. 

Lectura relacionada  Los Problemas de Una Pyme Cuando Empieza A Crecer

Enríquez Cabot advierte que las empresas tienen la perversa costumbre de eludir el camino de la innovación, de la creación permanente, la creatividad y la inmersión en nuevos nichos. Por eso seguirán siendo esquivas al éxito. Y sus dueños siempre dirán: estamos al borde de la quiebra. “Un mensaje pésimo para el cliente interno, usuarios o consumidores y proveedores”, señala William Cruz, catedrático en el área de marketing. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente http://latinpymes.com/site/2010/06/%C2%BFtiene-usted-una-pyme-de-luto/

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.