Los protocolos familiares son relativamente nuevos y escasos, pero cada vez aumenta el número de familias que elaboran acuerdos escritos con Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » El Protocolo familiar: Una Constitución para

Los protocolos familiares son relativamente nuevos y escasos, pero cada vez aumenta el número de familias que elaboran acuerdos escritos con elementos propios de un protocolo. Naturalmente la redacción de este documento no es una garantía automática de éxito. Pero es una decisión importante en cuanto al gobierno de la familia y la empresa y en muchos casos puede actuar como una especie de Constitución de la familia empresaria.

Un protocolo es asimismo un proceso que enriquece el compromiso de compartir un proyecto de futuro. Asimismo, asegura la confianza, el trabajo en equipo y permite establecer un foro para que los familiares se comuniquen y tomen decisiones en momentos de fuerte presión, desacuerdo o incluso tragedia. 

Finalmente, permite que la resolución de conflictos se produzca en el seno de la familia, sin que salpique al negocio o, mucho peor, llegue a los juzgados.

Sin embargo, un protocolo familiar será inútil si quienes lo firman no lo toman en serio y no lo sitúan en el centro del gobierno familiar. Y esto quiere decir que han de acudir a las reuniones, seguir las normas y trabajar con el resto de la familia para respetar el espíritu que emana de este documento.

Al igual que una Constitución, el protocolo familiar contiene una misión, una frase que resume la meta de la familia y donde se expresan los valores, los objetivos y los propósitos que guiarán las acciones de los miembros como un todo.

Un protocolo define también las líneas maestras para que la familia trabaje unida, incluyendo acuerdos específicos sobre empleo, retribuciones, propiedad de las acciones y herencia, venta de activos, acuerdos de compraventa y otros.

Asimismo, establece las estructuras clave de gobierno y sus mecanismos de equilibrio de poderes. Un protocolo puede sentar las bases de un consejo de familia, además de un consejo de administración, así como los vínculos entre ellos. También especifica las responsabilidades y funciones básicas de cada foro, los criterios para formar parte y seleccionar los líderes, las reglas básicas de comportamiento y el orden del día que se seguirá en las reuniones.

Igualmente, una de las áreas más importantes definidas en un protocolo es la descripción de los derechos de los accionistas de la familia y su contrapartida: las obligaciones y responsabilidades de los que quieren disfrutar de sus beneficios.

Lectura relacionada  Cómo recuperar el espíritu emprendedor para las nuevas generaciones en las empresas familiares

Algunas Empresas Familiares optan por crear inicialmente un documento breve y no especialmente explicativo, que se va modificando periódicamente. La primera generación se compromete así a crear y redactar un protocolo, de modo que las siguientes generaciones sean educadas bajo éste y con el tiempo lo asuman como propio.

Una gran utilidad

Otros protocolos son más precisos en su redacción y algunos añaden campos y una mayor especificidad a medida que la familia va creciendo. Así por ejemplo, una familia con una única rama de hijos necesitará entrar menos en detalles que una familia con varios grupos de primos o un gran negocio segmentado.

La mejor prueba de la efectividad y la utilidad de los protocolos son los testimonios de las propias familias. Está demostrado pues que dos familias que comparten la propiedad de un negocio y disponen de un protocolo desde hace más de una década tienen una menor tasa de conflictos.

A pesar de que cada protocolo familiar es único, existen ciertos rasgos comunes que deben estar en su sitio para que la familia mantenga el control de la empresa.

Por último, y al igual que en una Constitución, un protocolo familiar marca una serie de puntos que no siempre se pondrán en práctica. Pero a veces el comportamiento defrauda las expectativas y las ambiciones de poder pueden superar los conceptos de dedicación y servicio a la empresa. En esos casos, el protocolo puede ayudar a definir los valores y los objetivos que deben tenerse en cuenta para resolver los conflictos.

Tomado de Internet

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.