El valor de las empresas cotizadas en España se ha visto reducido en un porcentaje cercano al 40%, desde sus niveles Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Esperanzas para el valor de la empresa familiar

El valor de las empresas cotizadas en España se ha visto reducido en un porcentaje cercano al 40%, desde sus niveles máximos de finales del año 2007. Aunque no existen estudios cuantitativos fundamentados sobre la evolución del valor o precio de las empresas familiares en España, durante este periodo, podemos asumir, sin miedo a equivocarnos, que el mismo, se ha visto reducido, al menos, en un porcentaje equivalente.

El actual entorno de crisis económica y financiera general que estamos viviendo está afectando muy negativamente al valor de las empresas, pero muy especialmente a las empresas familiares debido a los siguientes rasgos distintivos de las mismas:

l El reducido tamaño y bajo nivel de diversificación (de producto y geográfica) de una gran mayoría de las mismas hacen que su grado de vulnerabilidad y riesgo sean elevados.

l Su limitada capacidad para incrementar su base de fondos propios, más allá de los autogenerados por la propia empresa, reduce significativamente su capacidad para mantener y crear valor.

l Carencias derivadas de una falta de separación entre el rol personal, accionarial y de gestión de los miembros de la familia, produce, en muchas ocasiones, graves ineficiencias en la gestión así como una gran inestabilidad accionarial y societaria. Los casos de Eulen y Gullón, entre otros, ilustran actualmente muy bien los efectos de dichas carencias.

No obstante, existen también elementos en la empresa familiar que contribuyen muy positivamente a la generación de valor de la misma, como son:

l Su visión industrial y a largo plazo, habitualmente con una larga trayectoria en su sector.

l La mayor fidelidad y compromiso con sus stakeholders (empleados, clientes, proveedores, entidades financieras, administraciones públicas, etc.).

l Su mayor agilidad y flexibilidad en la toma de decisiones empresariales, que la permiten poder identificar y aprovechar mejor las oportunidades de creación de valor que se les presentan.

En cualquier caso, y con independencia de la situación coyuntural actual, la empresa familiar debería concentrarse en crear valor a largo plazo, a través de la potenciación de sus fortalezas y en la superación de sus principales debilidades, basándose en los siguientes elementos:

l Incremento de su tamaño y grado de diversificación de productos y mercados geográficos, a través de procesos de fusión y/o alianzas estratégicas con otras empresas del sector, lo que redundará en una mejora de su posición competitiva, en un fortalecimiento de su capacidad de crecimiento y en una reducción de su nivel de riesgo.

Lectura relacionada  Empresario familiar: padre y empresario

l Entrada en el capital de socios financieros (fondos de capital riesgo, inversores privados, salidas a Bolsa, etc.), que permitan incrementar su base de fondos propios y la capacidad de inversión/financiación de la empresa así como profesionalizar su gestión.

l Establecimiento de protocolos familiares que separen nítidamente los roles personales, accionariales y de gestión de los miembros de la familia, y que establezcan procedimientos claros de valoración y liquidez de las acciones.

l Mantener y potenciar las ventajas competitivas mencionadas anteriormente, tales como su visión industrial a largo plazo, fidelidad de sus stakeholders y flexibilidad.

En síntesis, aunque el entorno económico y financiero actual no ayude demasiado, la empresa familiar no debería distraerse demasiado con objetivos y acciones cortoplacistas e implementar estrategias de creación de valor a largo plazo basadas en superar sus debilidades y en potenciar sus fortalezas, que son muchas e importantes. Al final, el futuro está en sus manos, y los ejemplos de empresas familiares exitosas son numerosos: Mercadona, Ferrovial, Acciona, Osborne,… y cientos de empresas más de menor tamaño y notoriedad pública.

Eduardo Pérez. Socio de Finanzas Corporativas de BDO

http://www.cincodias.com/articulo/opinion/Esperanzas-valor-empresa-familiar/20100906cdscdiopi_5/cdsopi/

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar  más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes   http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.