Situación1:

-Son $ 100 -dijo el vendedor.

-¿Aceptan tarjetas de crédito? -preguntó el cliente antes de pagar.

Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Marketing » Recargo o descuento? Esta es la cuestión

Situación1:

-Son $ 100 -dijo el vendedor.

-¿Aceptan tarjetas de crédito? -preguntó el cliente antes de pagar.

-Por supuesto, aunque el precio tendrá un recargo de $ 5.

Situación 2:

-Son $ 105 -dijo el vendedor.

-¿Aceptan tarjetas de crédito? -preguntó el cliente antes de pagar.

-Por supuesto, es el mismo precio, pero si abona en efectivo tendrá un descuento de $ 5.

Al enfrentarse con estas dos situaciones, la mayor parte de las personas, termina con la sensación que ha hecho un mejor negocio en el segundo caso, cuando no ha pagado recargo. Todo esto a pesar de que el precio final ha sido exactamente el mismo en ambas situaciones. ¿Por qué los consumidores reaccionamos irracionalmente?

La teoría desarrollada por los psicólogos israelíes Daniel Kahneman (premio Nobel de economía 2002) y Amos Tversky, denominada Teoría de las Perspectivas (Prospect Theory), sostiene que las personas le otorgamos proporcionalmente mayor importancia a las pérdidas que a las ganancias, aun cuando ambas sean de dimensiones equivalentes.

Los experimentos realizados demuestran que en algunos casos las pérdidas nos llegan a afectar el doble que ganancias similares. Supongamos que perdemos $ 10, esto nos causará un descontento mayor que si ganáramos $ 10, a pesar de que en valores absolutos se trata de la misma cantidad. Si vamos al supermercado y encontramos que la mitad de los productos que compramos habitualmente ha subido un 10 %, y al mismo tiempo, la mitad restante ha bajado en la misma proporción, seguramente no seremos indiferentes a este cambio, a pesar de que tenga un impacto neutro en nuestro bolsillo. Como se mencionó anteriormente, por el mayor peso psicológico que se le otorga a las pérdidas, percibiremos que estamos en una situación peor que antes de los cambios de precios.

Siguiendo el razonamiento anterior, el recargo es percibido por los clientes como una pérdida, mientras que el descuento se asimila a una ganancia. Entonces, pagar un recargo causa psicológicamente un impacto mayor, a pesar de que objetivamente tenga la misma dimensión que el descuento y permita, como en el ejemplo inicial, llegar al mismo precio final.

Esta es la causa por la que muchas empresas optan por elevar sus precios de lista para luego ofrecer descuentos a distintos clientes en función de las cantidades compradas, los medios de pago utilizados u otros criterios. Esto es mejor recibido por los clientes que establecer un precio de lista relativamente más bajo y cobrar recargos si la cantidad comprada es menor a la establecida como base o si se utiliza un medio de pago que no es el preferido por la empresa.

Lectura relacionada  La pandemia y su influencia en la transformación de la industria del marketing

¿Qué ocurriría si el delivery de pizzas le informara que en lugar de haber un recargo por envío a domicilio, existe un descuento para aquellos que retiren su pedido directamente del local?

Autor Ariel Baños Economista especializado en estrategias de precios. Es presidente y fundador de fijaciondeprecios.com y autor del libro Los secretos de los precios.

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.