por Prof. Germán Castaños

La fortaleza y la debilidad son temas que han cobrado en los últimos años un significado Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Liderazgo » Liderazgo: de la debilidad a la fortaleza

por Prof. Germán Castaños

La fortaleza y la debilidad son temas que han cobrado en los últimos años un significado y una exposición superior. Los cuadros FODA es probable que, entre otras causas, hayan contribuído a ello.

Quisiera aportar algunas ideas que puedan funcionar como disparadoras. Y quisiera hacerlo desde un punto de inicio contradictorio. El título sería:

“La debilidad se ve en la fortaleza. La fortaleza se aprecia en la debilidad”.

Y no es un juego de palabras. Intenta ser una mirada que evita la superficialidad de los lugares comunes. Y como el liderazgo es un tema que abordamos desde esta publicación, sus caras y su ejercicio (desde la aparente fortaleza o desde la aparente debilidad ) le confieren un interés a su abordaje.

Un buen comienzo es asumir que la mirada propia no es necesariamente la del otro. Así cuando nos sentimos fuertes quizá desde la otra mirada nos vean autoritarios, poco flexibles. Al contrario, en situaciones de liderazgo de aparente debilidad es probable que desde otra interpretación puedan distinguir una persona sensible, accesible, componedora.

La exacerbación de situaciones de fortaleza (detentar poder se transforma en un punto importante aquí) requiere de mínima una pequeña disgresión. Acá es bien aplicable aquella conocida frase que dice algo así como “dime de que te ufanas y te diré de que careces”.

Toda acción que tienda a exacerbar la imagen de fortaleza por exceso en el uso del poder puede ser inferida como una acción tendiente a ocultar debilidades incapaces de asumir, reticentes a mostrar.

Toda acción que tienda a mostrar a las personas en su justo lugar, con las emociones equilibradas (que incluyen nuestras debilidades) será un puente óptimo hacia la empatía.

Los líderes de hoy provocan, entusiasman y alínean más desde la seducción que desde la orden. Más desde la inspiración que desde la obligación.

No permitirse un resquicio a la debilidad es mostrar algo que no somos. Es falsear nuestra propia naturaleza humana. Es cargar sobre nuestras espaldas (y especialmente sobre el espíritu) un modelo de liderazgo impracticable. Provoca stress en quien lo ejecuta, generalmente miedo en quienes lo secundan.

El justo equilibrio de mando y escucha, de orden y flexibilidad, de “verticalidad horizontalizada” es el camino del liderazgo en los nuevos tiempos.

Lectura relacionada  4 actitudes terribles de un manager

El líder autoritario está muerto. Porque su estilo nada tiene que ver con las necesidades más arcaicas del ser humano: aceptación, comprensión, estímulos positivos y varios etcétera.

Lo que la tradición se ha encargado de disponer, el nuevo ser del siglo XXI se encargará de disolver.

Autor Prof. Germán Castaños. Creativo. Consultor en creatividad. www.ideavip.com.ar.

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.