Por Andrés Ubierna

Hay un virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Recursos Humanos » Cómo te va con el virus del estrés laboral ?

Por Andrés Ubierna

Hay un virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo largo del mundo y que produce estragos de tamaños siderales con grandes costos económicos y humanos: el estrés.

En su libro Stress Management, Charlesworth y Nathan incluyen los resultados de una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y que son reproducidos por Fredy Kofman en Metamanagement.

30 millones de norteamericanos padecen enfermedades cardiovasculares producidas por hábitos y estrés.

Cada añó 1 millón de norteamericanos sufren un ataque al corazón.

25 millones de norteamericanos padecen de alta presión arterial.

8 millones de norteamericando sufren de úlceras.

12 millones de norteramericanos padecen de alcoholismo.

5.000 millones de dosis de tranquilizantes se prescriben cada año.

3.000 millones de dosis de anfetaminas se prescriben cada año.

5.000 millones de dosis de barbitúricos se prescriben cada año.

700 millones de dólares se gastan por año para reclutar reemplazos para ejecutivos con enfermedades cardiovasculares.

19.400 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido a muertes prematuras.

15.600 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al alcoholismo.

15.000 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al ausentismo relacionado con el estrés.

El estrés impacta a la sociedad en su conjunto, no sólo a las organizaciones empresarias. Pero esta enfermedad tiene cura.

Este es un virus que requiere un tratamiento multiestratégico. Por un lado, revisar los factores externos que contribuyen al estrés y ver si es posible modificar alguno de ellos (traslados, horarios, iluminación, sonidos, colores, estímulos sensoriales…). Por el otro, podemos encarar una serie de estrategias que sólo dependen de cada uno de nosotros. Una de ellas consiste en desarrollar lo que el Dr. Herbert Benson, fundador de la Mind Body Clinic de la Universidad de Hardvard, denomina respuesta de relajación a una situación estresante.

Las estrategias endógenas incluyen la alimentación, el descanso, el ejercicio y la meditación. Aprovechar además el mecanismo mediante el cual para nuestro sistema biológico, la información que pasa por la mente es automáticamente verdadera. Nuestro cuerpo no es capaz de distinguir si las imagenes que habitan nuestra mente son reflejos de acontecimientos externos o producto de la imaginación. Esto lo podemos emplear a favor de nuestro bienestar.

Lectura relacionada  8 cualidades indispensables para liderar un equipo millennial.

Y a vos ¿cómo te va con el virus del estrés? ¿cuál es la estrategia que usas para enfrentarlo?

Por Andrés Ubierna

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Lucia dice:

    Buf! Menuds cifras! Pero no me extraña. Vivimos en una sociedad que se mueve a ritmos demasiado rápidos para la mayoría de nosotros, vivimos pendientes del reloj, vivimos para trabajar y total, para luego no poder llegar a fin de mes. En mi casa la situación es un claro ejemplo: yo agobiadísima porque estoy haciendo unos cursos de oposiciones que no me dejan casi respirar, y mi marido con un monton de trabajo que casi no para por casa. Sí, al menos tiene trabajo, pero trabajar así…

    Para intentar superar este estrés intentaremos escaparnos unos días al pueblo, donde no hay cobertura, internet ni teléfono! Unos días desconectados del mundo y espero vovler con las pilas recargadas 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.