por tucoachejecutivo.com

La mujer  ha enfrentado barreras institucionales, el llamado techo de cristal y otros estigmas formidables que le Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Retos particulares de las emprendedoras

por tucoachejecutivo.com

La mujer  ha enfrentado barreras institucionales, el llamado techo de cristal y otros estigmas formidables que le han complicado su progreso en el trabajo. Pese a estas trabas, las mujeres ha continuado luchando por sus derechos; educándose más y estableciendo sus propios negocios.

Emprendedoras que abren su negocio, lo consideran preferible y más gratificante que batallar los obstáculos tradicionales del empleo. Se trata de tomar control sobre la carrera, el tiempo y las finanzas personales; moverse de la inestabilidad que actualmente proveen las corporaciones grandes; ser arquitecta del crecimiento personal y no ser víctima de expectativas incumplidas.

La participación empresarial de la mujer está en franca ascendencia y es significativa. En Estados Unidos el crecimiento de negocios cuyos dueños son mujeres es tres veces mayor que el crecimiento de negocios en general.  Está probado que las emprendedoras son exitosas porque tiene mucha confianza en sí mismas.

Aunque las recompensas son grandes, establecer un negocio propio es estadísticamente riesgoso. Estudios reflejan que un 50% de los negocios nuevos fracasan el primer año. De los que sobreviven, el 80 % cierran en cinco años.

Las mujeres tienen que ser particularmente precavidas. Emprendedoras  en toda la nación encuentran que tienen más dificultad procurando financiamiento y estableciendo credibilidad como dueños de negocios. Esto crea retos adicionales que los hombres en situaciones similares no tienen que atravesar.

Lo anterior no debe de tomar por sorpresa a las mujeres dado el prejuicio histórico- pero ciertamente es un aviso al cual hay que prestarle atención. Antes de lanzarse, evalué los retos reales y prepárese bien. Lo bueno es que hay muchos recursos disponibles.

Un gran reto es entender la naturaleza de la nueva empresa.  El negocio y el dueño no es una y la misma cosa. Por más pequeña que sea la empresa, contiene múltiples componentes. Particularmente crítica es la interacción de la parte técnica, la administrativa y la empresarial, tres áreas totalmente diferentes pero necesarias para lograr un negocio exitoso.

¿Quién no conoce personas que se destacan – no por lo bien que hacen su oficio- si no por la prosperidad de su empresa?   Es que una cosa no  tiene que ver con la otra.  Para tener una galería de arte no hay que ser pintor. Tampoco el que uno sea un excelente pintor garantiza que la galería será un éxito.  Esta distinción es importante porque ser un dueño de negocios conlleva mucho más que ser bueno en un oficio. Se debe atender el negocio desde la perspectiva empresarial para tener una visión, planificar el futuro y diseñar  estrategias. La mentalidad administrativa nos permite crear  sistemas y procedimientos para manifestar esa visión y la parte técnica es la que hace el producto o rinde el servicio.

Lectura relacionada  Emprender: Menos es más. Aprende a decir menos

Al principio la emprendedora  tendrá que colocarse  tres sombreros y aprender a distinguir cuando corresponde ponerse cada cual.  Si se enfoca mucho en la producción, descuidará la administración y la fase empresarial. Esto causará  que no se pueda planificar  o  identificar nuevas oportunidades de negocio; le impedirá trabajar en la venta o  mejorar el servicio. Si la propietaria pierde mucho tiempo en la administración su producción mermará. En fin es crítico mantener un  balance óptimo.

Otro aspecto importante para la mujer es el balance entre el trabajo y su familia. Es aconsejable adiestrase en técnicas de manejo del tiempo pues al principio trabajará largas horas; cada vez más a medida que el negocio crece. Presupuestar para contratar ayuda es un componente crítico para lograr ese balance.

La habilidad de jugar múltiples bases por largas horas- aún si la persona es diestra-  podrá funcionar durante un tiempo pero al final cuando se va la euforia del juguete nuevo, si  la emprendedora  no ha evolucionado se quemará, se frustrará y  cerrará su negocio. De hecho el agotamiento es la causa principal por la cual los nuevos negocios fracasen.

Evolucionar implicará desistir de hacerlo todo y comenzar a implantar sistemas y reclutar personas que le permitan a la emprendedora trabajar más sobre la empresa y no dentro de ella.  En las empresas jóvenes hay que estar bien enfocado y hacer mucho con poco. Un coach de negocios puede ser  un recurso valioso en esta misión pues su propósito es ayudar al empresario a precisar dónde está, hacia donde quiere ir  manejar  las posibilidades que separan ambos puntos. No se trata de trabajar más duro si no de manera inteligente.

Fuente http://tucoachejecutivo.com/retos-particulares-de-las-emprendedoras/

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.