por Marcelo Rabinovich

Durante varios años vengo investigando en el campo de los negocios por qué algunos pocos profesionales se Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » El secreto mejor guardado de los emprendedores exitosos

por Marcelo Rabinovich

Durante varios años vengo investigando en el campo de los negocios por qué algunos pocos profesionales se destacan en sus negocios y a la mayoría solamente “les va”. ¿Tienen condiciones innatas?, ¿Han recibido alguna formación especial?, ¿Solamente se trata de suerte? En el presente artículo intento brindar algunas pistas sobre aquellas barreras psicológicas que impiden a personas como usted lograr las metas que se proponen.

Locos son quienes esperan resultados diferentes haciendo siempre lo mismo.

Nada mejor para comenzar que una historia contada hace unos meses por un empresario reconocido en el medio:

Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre y decidió hacer una breve visita al lugar.

Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, también de conocer personas, y de las oportunidades de aprendizaje que obtenemos de estas experiencias.

Llegando al lugar, ambos constataron la pobreza del sitio: los habitantes eran una pareja y tres hijos, tenían una humilde casa de madera y estaban vestidos con ropas sucias, rasgadas y sin calzado.

Entonces se aproximó el maestro al padre de la familia y le preguntó:

—En este lugar no existen posibilidades de trabajo, ni mercados para comercializar tampoco. ¿Cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí?

El señor calmadamente respondió:

—Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o la cambiamos por otros alimentos en la ciudad vecina, y con la otra producimos queso, cuajada, etc. para nuestro consumo, y así es como vamos sobreviviendo.

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue. En el medio del camino, volteó hacia su fiel discípulo y le ordenó:

—Busca la vaquita, llévatela al precipicio y empújala al barranco.

El joven, espantado, vio al maestro y le cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el medio de subsistencia de aquella familia. Mas como percibió el silencio absoluto del maestro, fue a cumplir la orden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir…
Aquella escena quedó grabada en la memoria del joven durante años y nunca pudo sacarse el terrible cargo de conciencia por el crimen cometido a instancias de su maestro. Tanto impactó esto en su espíritu, que abandonó al maestro y prosiguió solo su camino.
Años después, el joven aprendiz debía pasar cerca de la casa y tomó la decisión de regresar al lugar, contarle todo a la familia, obtener su perdón y —de ser ello posible— reparar el daño causado. A medida que se aproximaba al lugar vio todo muy bonito, con árboles floridos, una huerta arreglada, una bella casa y niños saludables, adecuadamente vestidos y calzados. El joven se sintió más triste y desesperado aún, imaginando que aquella humilde familia hubiese tenido que vender el terreno para sobrevivir. Aceleró su paso y al llegar a la casa fue recibido por un hombre muy agradable y tranquilo. El joven preguntó por la familia que había vivido allí unos cuantos años atrás, pero el hombre le respondió que ellos vivían allí de toda la vida. Sorprendido, el joven revisó los rostros y descubrió que, efectivamente, se trataba de la misma familia y sólo atinó a preguntar:

Lectura relacionada  9 pasos para hacer realidad una idea de negocio

—Yo pasé años atrás y éste era un lugar pobre… ¿cómo logró esta prosperidad?

Y el hombre, entusiasmado, contestó:

—Mire joven… años atrás nosotros teníamos una vaquita pero, no sabemos cómo, se cayó a un precipicio y murió. Al principio creíamos que sería nuestra ruina. Sin embargo, obligados por las circunstancias debimos desarrollar otras habilidades y esfuerzos que ignorábamos que fuésemos capaces de lograr. Y así alcanzamos el éxito que usted observa ahora…

¡Cuantos empleados tienen una vaquita que les da seguridad! Trabajan durante años dentro de la misma empresa, se quejan por lo que les pagan y porque sus ideas no son escuchadas y cuando uno les dice “¿por qué no intentas armar tu propio negocio?” responden “¿y si no resulta? Deja, prefiero seguir como hasta ahora, no pagan bien pero por lo menos no corro riesgos”.

La vaquita proporciona los recursos básicos para vivir y una rutina que resulta familiar, pero al mismo tiempo ¡roba la posibilidad de descubrir otras potencialidades y talentos para triunfar!

¿Por qué ocurre esto? Simplemente por miedo al cambio. Son muchos los emprendedores que por temor a lo que podrían perder se siguen aferrando a estrategias que en el pasado fueron exitosas, pero que ahora se han transformado en “salvavidas de plomo”. Es lógico que cuando miran hacia delante solo vean incertidumbre, pero esto se resuelve cuando se tiene sueños que se convierten en una visión tan fuerte, que sirve como norte.

El futuro ya no es lo que uno esperaba
El cambio a nuestro alrededor cada vez es más rápido y es lo único que se mantiene constante. Si no me cree, eche un vistazo a estos datos:

  • El promedio de vida de las nuevas tecnologías ha bajado a 6 meses… y continúa disminuyendo.
  • Dentro de 10 años se habrá multiplicado por 20 el número de personas que trabajen en su casa.
  • En promedio, la persona que trabaja pasa menos de 2 minutos al día en conversaciones significativas con su pareja.

Los emprendedores exitosos saben que hoy el mundo no se divide en empresas grandes o chicas, sino en rápidas o lentas. No cambiar de paradigma a tiempo puede tener un alto costo. Si a usted le está yendo muy bien, mejor siga leyendo
¿Se acuerda de estas marcas? Pensar que a las pobres les iba tan bien y por no haber podido matar sus vacas sagradas a tiempo, dieron su vida por ellas (que en paz descansen):

  • Grundig, “caro, pero el mejor”.
  • El Concorde, “el avión de pasajeros más rápido del mundo”.
  • Los Parri-pollo.
  • ¿Quién no comió en Pumper Nic?
  • Qué buena radio que era la Spika.
Lectura relacionada  Tarjeta de presentación, el brazo derecho de tu branding personal

Es posible que a esta altura del artículo usted crea que las personas exitosas tienen alguna aptitud o tuvieron un rendimiento excepcional en la universidad, pero no:    

  • Más del 50% de todos los presidentes de las 500 empresas de Fortune tenía promedio 4 en la universidad.
  • El 75% de los presidentes de la Argentina rindió por debajo de la media en sus colegios.
  • Más del 50% de los empresarios millonarios jamás terminó sus estudios universitarios.

¿Entonces cuál es el secreto…? La actitud frente a las cosas. No se resignan frente a lo dado, simplemente intentan cambiar las reglas. Esto nos demuestra que los verdaderos límites no están afuera, sino dentro de nosotros.

Quisiera terminar con una enseñanza que me dio un emprendedor en Chile:
“Si al futuro lo ves como un gigante, es porque estás arrodillado”.

Fuente:http://www.enendeavor.org/contenidos/el-secreto-mejor-guardado-de-los-emprendedores-exitosos-14/

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Moisés dice:

    Excelente. Sin querer sonar pesimista, en mi ciudad veo como cierran los negocios por no poder pagar la luz. Si, el recibo de la luz, ya que vivo en la ciudad con las temperaturas mas altas en verano registradas en el mundo. Aquí en mi ciudad las personas con ganas de emprender un negocio, solo tienen una limitante que es el recibo de luz. Es carísimo y algunos negocios tienen que cerrar o solo trabajar en la temporada de invierno. Existen asociaciones que constantemente están en protesta ante la comisión de electricidad, pero simplemente ésta no hace nada.
    Repito, no es por sonar pesimista, pero cuando el mismo gobierno te pisa y te pone trabas, es más complicado. Solo pienso en cuantas empresas más habría en esta ciudad si no fuera por los altos costos de electricidad.

  2. Jorge Marroquin dice:

    Amigo Moises:
    En respuesta a tu comentario, te quiero recordar aquella famosa anecdota “Si Dios te da limones, haz limonadas”. Si existe tanto calor en tu ciudad, aprovechen la energia solar y unanse para generar energia con este ilimitado recurso. Con ello lograran reducir los costos de la energia y a la vez, participar del lucrativo negocio de la generacion y distribucion de energia electrica….
    Jorge Marroquin
    Guatemala

  3. QVDULCES dice:

    pues yo cwnbie de una joyeria a un negocio de dulces si perdi en el cmbio y ala ves gane poque aprendi mucho y com poco dinero porque en el otro negocio habia $$$ pero no tenia conocimiento de representaba mi producto hay en dia no lo cambio por nada ademas estioy actualmente feliz con lo que hago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.