por Jesús Dublino

1. Todo no es un martillo

Especialízate y que tus colaboradores sean especialista (e innovadores por Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Management » Empresario: valora el consejo de tu colaborador

por Jesús Dublino

1. Todo no es un martillo

Especialízate y que tus colaboradores sean especialista (e innovadores por supuesto…), porque estamos además en tiempos nuevos, con nuevos retos, y nuevos enfoques, y el secreto, siempre es: ser necesariamente especialistas ya que un pediatra no es lo mismo que un ginecólogo, por ejemplo, pero los dos son médicos.

Me gusta recordar un cuento, que quiero compartir contigo para sonreír con esta situación:

-Necesito clavar un clavo, déjame alguna herramienta
-¿Te sirve una llave inglesa?
-Prefiero un martillo
-Es que no tengo martillo
-¿Y algo más parecido?
-¿Te sirve un destornillador?
-Prefiero un martillo
-Es que no tengo martillo
-Bueno déjame la llave inglesa y golpearé más fuerte

¿Por qué cuando tenemos algo que clavar, a todas las herramientas le vemos la forma de martillo que pueden tener?

A veces arbitramos soluciones que no están hechas a medida, sino que son “parches” ¿aceptables?

Si aceptamos soluciones no especializadas, no innovadoras, aceptando golpear con cualquier cosa y no con un martillo, quizás no estaríamos trabajando con la calidad requerida en los tiempos que corren.

Innova y especialízate, no adaptes simplemente tu llave inglesa para utilizarla como un martillo.

2. Abre las ventanas

Y respira con intensidad y con curiosidad el paisaje empresarial, que siempre y cada día, es diferente del anterior.

Efectúa un estudio serio, una vez al año, de tu mercado, tus competidores, tus colaboradores, etc.

Consigue establecer que en la batalla tienes que conocer al enemigo, al igual que los aliados y colaboradores que tienes son los mejores.

En los tiempos que corren, creo que habría que renunciar de forma voluntaria a las áreas de confort en las que estamos, y a destrozar las paredes de nuestra cárcel de lo cotidiano y de lo previsible.

3. Confía y exige de tus colaboradores

Hay ocasiones en las que no confiamos en la información que nos facilitan nuestros colaboradores, si el financiero que nos ayuda, el asesor, el contable, el controller, lo está haciendo bien o es mejorable.

Mi consejo:

1) Confía plenamente (o cambia a tu colaborador, pero no dudes).

2) Y exige de tu colaborador, compromiso, actualidad, innovación y, muchas veces, exige actitud. Y como muy bien sabemos, la actitud siendo muy importante queda complementada y condicionada siempre, por la formación, la actualización y la innovación (quizás, andar por el filo del cuchillo y tomar riesgos controlados).

Lectura relacionada  El diagnóstico como herramienta gerencial

Un colaborador interno o externo, no es alguien que tenga todas las respuestas necesariamente, ni sepa explicarlo todo, ni conozca todos los porqués, sino que simplemente se comprometa en solucionar con su especialización y conocimientos el área empresarial que te preocupa.

Por ejemplo, una pregunta:

Ha tenido tu colaborador en el último mes, anticipándose, ¿alguna idea novedosa que poner en marcha, y que esté claro que aporta y crea valor, según tu criterio? ¿quizás en el último trimestre? ¿a lo mejor en el último año?…

Y cuando mi colaborador crea valor, ¿Cómo lo mido? (porque lo que no se mide no existe).

Se me ocurre finalmente otro cuento (supongo que lo conoces), que puede ser clarificador en lo que quisiera transmitir.

Era un niño mirando hacia el suelo, y dando vueltas al pié de una farola de la calle, y al verlo, le pregunté si le podía ayudar, a lo que me dijo que se le había caido la llave de casa al suelo y que no la encontraba.

Yo le ayudé a volver a verificar al pié de aquella farola, que, efectivamente, no se veía ninguna llave y le pregunté

– ¿Pero estás seguro de que se te ha caido aquí?
El me dijo
– No, aquí no, en aquella otra parte
Dijo señalando otra parte de la calle
A lo que añadí
-Y si se te ha caído allí, ¿porque la buscas aquí?
A lo que añadió
-Porque aquí hay luz y allí no

Para buscar una llave, consigue de forma prioritaria la luz, y llévala exactamente donde haya caído ésta, y necesites buscar (y no al revés). Ese creo que es el secreto, y vale para tus colaboradores y para tu contabilidad.

Y si te atreves… Puedes descargar el test de 10 preguntas, que medirá tus “formas empresariales” y que yo llamo “Medición de la solidez de la información”. Si te has subido en el “tren” de este test, ya me dices si te ha orientado.

Autor Jesús Dublino – holaarrobajesusdublino.com – www.jesusdublino.com

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.