Mientras disfrutaban de los aperitivos al comienzo de la gala, los asistentes hablaban sobre posibilidades de negocios, de sus múltiples viajes Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Adrián Suar y el fuego sagrado del emprendedor

Mientras disfrutaban de los aperitivos al comienzo de la gala, los asistentes hablaban sobre posibilidades de negocios, de sus múltiples viajes o de dónde hacer inversiones, las dificultades de comerciar con Japón o con China, el choque cultural, sus nuevos productos, todos temas de índole empresarial. Pero el principal tópico era la presencia de Adrián Suar, que arribó especialmente a Uruguay solo para participar de la cena de gala que cada año organiza Endeavor y que tuvo lugar el pasado miércoles en el LATU.

Poco después de las 20 horas, entre el tumulto de emprendedores y políticos, se pudo ver ingresar al reconocido productor y gerente de Programación de Canal 13 de Argentina acompañado por su colega, Pablo Codevilla.

Mimetizado con el ambiente, el empresario accedió amable a sacarse fotos y a conversar con los curiosos que se acercaban a saludarlo.

Murmullo emprendedor

“Esta es una noche de enorme emoción para todo nuestro equipo”, dijo con entusiasmo la directora ejecutiva de Endeavor, Laura Raffo. Por primera vez, desde que se organiza el evento tuvieron que frenar la venta de entradas 15 días antes de la fecha del evento. Unas 60 empresas adquirieron mesas y alcanzaron a superar las 800 personas presentes en el salón Los Robles, en el que, como apuntó Raffo, “no entraba un alfiler más”.

Cada comensal pagó $ 3.850 el tiquet si éste fue comprado después del 16 de agosto. Una mesa para 10 personas costó $ 37.400. Con esta recaudación, Endeavor Uruguay financia todas las actividades de apoyo a emprendedores.

En la presentación, los presentes se hacían sentir con un murmullo sostenido y la intervención de la periodista Cecilia Bonino, maestra de ceremonias, no alcanzó para que dejaran de conversar. Nunca dejaron de hacer networking mientras esperaban que el empresario argentino apareciera en escena para contar su experiencia y cómo fue su transición de actor a productor.

De un lado del salón, los emprendedores tecnológicos, con sus camisas remangadas –alguno incluso más informal, de gorra, y otros de espíritu más lúdico experimentando con el nuevo producto que habían adquirido, una lapicera que en su interior contenía una cámara–, aguardaban el momento más esperado de la noche. Al otro lado, empresarios experientes y personalidades políticas, con un toque de más formalidad, conversaban mientras degustaban el plato principal.

Mientras tanto, en la mesa del centro del salón se ubicaron Adrián Suar, Pablo Codevilla, el vicepresidente  Danilo Astori, el presidente de Endeavor y vicepresidente ejecutivo de Tata Consultancy Services, Gabriel Rozman, y Laura Raffo.

El silencio solo llegó al recinto cuando se anunció lo que todos esperaban. En un paso de comedia Suar subió al escenario y con la soltura que caracteriza a la farándula argentina, cautivó al público. En el salón Los Robles no volaba ni una mosca. Con naturalidad quiso hacer  a un lado su condición de famoso. “Estoy muy contento de estar acá, sepan disculparme los nervios. Me preguntan si estoy acostumbrado a hablar en público y la verdad es que no. Pero voy a tratar de aflojarme en estos minutos”, dijo.

Nacido en Queens, Nueva York, pero proveniente de una familia judía del barrio de Villa Crespo, en Buenos Aires, Suar es reconocido por su actividad de actor, que le permitió desde los 14 años conocer y aprender todos los entretelones de los estudios de televisión.

El emprendedor

Más exitosa aún es su faceta de productor, por la cual fue convocado por Endeavor Uruguay en esta ocasión y la que le valió en 2009 el reconocimiento del World Economic Forum como uno de los jóvenes líderes globales.

Entrevistado sobre el escenario por la directora de la revista Galería, Mónica Bottero, contó qué lo llevó a emprender en 1994 con Pol-ka Producciones. “El móvil es muy particular en cada uno, seguramente el mío, lo sé después de muchos años de terapia:fue tratar de agradar a mamá y a papá. Ese fue el gran poder para salir del cascarón  y encontrar un lugar en la vida”, explicó.

La producción siempre le llamó la atención desde niño; según Suar, hay vocaciones que se buscan y hay otras que simplemente lo encuentran a uno. El empresario contó que, en cierta medida, la producción lo encontró. Su primer proyecto, Poliladron, en 1994, surgió a raíz de un incidente de tránsito que vivió en la calle: iba manejando por la calle Ciudadela en Buenos Aires, cuando entre dos autos apareció un “pibe” que quería cruzar la calle para tomarse un “colectivo” y se chocó con su auto. “No es lo mismo que llevármelo puesto”, explicó entre risas el actor mientras decía que sabía como proseguiría todo: “Me van a decir  que vino el argentino que se lleva todo puesto”. Siguió con el relato explicando que tras la colisión fue a la comisaría para declarar lo sucedido y vio el movimiento de la policía, que en ese momento justo trasladaba unos presos. Ahí vio la oportunidad de Poliladron.

Lectura relacionada  Los 7 poderes que todo emprendedor debe cultivar

De actor a empresario

“Al principio me costaba mucho decir que era un empresario porque no tengo esa formación”, reconoció. Pero con el tiempo empezó a involucrarse con las finanzas de la empresa y a apreciar la combinación de lo empresarial y lo artístico. “Es la ecuación perfecta que los números acompañen y cierren un proyecto que me apasiona. Creo que aprendí mucho a nivel empresarial”, evaluó.

Con un abanico de proyectos que abarcan desde la televisión al cine, pasando por el teatro en muchas de sus variantes, Suar aseguró que no todo lo que produce lo evalúa comercialmente, y que las veces que pensó solo en el éxito comercial le ha ido muy mal.

El salto internacional de Pol-ka se produjo con la producción de la miniserie policial Epitafios para HBO. “Fue una salida trabajada, tuvimos un acercamiento con HBO y les interesó muchísimo la historia cuando empezamos a contarla”, dijo Suar. Agregó que recibieron una gran ayuda del canal de cable para poder llevar el programa al nivel que requiere una producción de categoría internacional. Epitafios fue estrenada el 14 de agosto de 2004 y contó con tres temporadas.

Además fue convocado por Disney para hacer la versión argentina de la aclamada serie televisiva estadounidense Desperate Housewives.

Aprender a delegar

El liderazgo para Suar ha sido un aprendizaje adquirido a través  de la construcción de equipos y gracias a los errores, que le fueron permitiendo encontrar su propia personalidad.

Según el empresario, fue muy apasionante, al tiempo que una responsabilidad enorme liderar un equipo. “He tratado en los últimos años de estar muy atento, porque el líder es el ejemplo, debe serlo. También tiene que ser vulnerable para poder estar empapado y que los que trabajan a su alrededor se puedan acercar y sugerir cosas. Es importante  sentir cerca al líder”, dijo.

Suar incluso dedicó un tiempo para bromear sobre Pablo Codevilla y su relacionamiento en el canal de televisión: “Es una persona que decide sin ningún problema sobre cualquier cosa que pase, incluso sin consultarme; por eso ha perdido mi amistad”.

En los comienzos de Pol-ka, el productor contó que junto a directores, algunos productores y amigos “todo era ir para adelante”, y que lo más difícil no fue “sacar al aire” el primer programa, sino adquirir luego el oficio de ser un productor y empezar a construir una empresa con empleados y trabajando de manera más profesional.

“Para los empresarios o el emprendedor es muy importante saber cuan fuerte es su cabeza. En las charlas o cuando me piden consejos sobre qué hay que hacer yo les digo que hay que estar sano y fuerte de cabeza. Porque generalmente en todo emprendimiento uno se va encontrando con la adversidad”, explicó.

Suar creció de golpe como emprendedor. “No es fácil para todos los que tenemos gente a cargo saber manejarlos y liderar un proyecto; es una materia que a mi no me enseñaron”, apuntó.

Al principio fue todo muy difícil, ya que tuvo que contratar a colegas y generalmente entra en juego las susceptibilidades de los actores, que consideran que valen más de lo que la productora cree.

Lectura relacionada  10 verdades sobre emprender con éxito

“Muchas veces tienen razón y otras no. Pero con el correr de los años, sobre todo para tratar de cuidar mi salud mental, decidí que la manera más honesta era dejar de trabajar en ese rubro y comenzar a delegar”, dijo.

Para ese momento, a mediados de los 90, en la televisión había otros productores haciendo proyectos, pero el rubro ficción recién asomaba la cabeza. “Estaba más bien solo, no tenía un referente para poder ir a fijarme qué hacer y qué no” , sostuvo el productor.

Con Fernando Blanco, su socio en la fundación de Pol-ka, supieron dividir tareas. Cada uno se dedicó a desarrollar la tarea para la que tenía mayor potencial. “Siempre nos apoyamos mucho. Claramente yo me dediqué más a la parte artística y a llevar adelante los proyectos y Fernando (Blanco) a darle el vuelo y las posibilidades concretas y reales a las cosas que queríamos llevar a un estudio de televisión”, explicó.

La fortaleza en el fracaso

“Tuve muy poquitos fracasos”, volvió a bromear cuando Bottero le consultó sobre sus malas experiencias, pero enseguida contestó que fueron varios los fracasos.

“Es un lugar común, pero es verdad que todos los que transitamos en algún orden de la vida una frustración, sabemos que es un motor extraordinario”, dijo Suar. Y a modo de reflexión aportó que se tiene que ser muy fuerte para tener el empuje de comenzar un proyecto, pero debe ser mucho más fuerte en la derrota,porque según Suar, es ahí donde está el temple del emprendedor, que cuando se frustra tras un fracaso tiene que responder rápidamente por su gente. “Hay que estar abierto a escuchar y a hacer una reflexión pero de duelo corto”, sentenció.

Tras su primer fracaso estuvo dos meses deprimido y sentía que había perdido todo. “Debo haber sido una mentira”. Era lo que se decía a si mismo en ese momento.

“Te debe haber pasado alguna vez”, le señaló en complicidad al director del ballet del Sodre, Julio Bocca, que se encontraba en primera fila y para el que pidió luego un aplauso que se expandió por el salón, como las risas ante cada gracia de Suar, que mantuvo la atención de todos por más de 40 minutos.

“Así como trato de conectarme poco con los aplausos en el éxito, los fracasos los escucho en su justa medida”

En familia y con ritmo

La experiencia de Suar trabajando con sus hermanos ha sido muy placentera. Sin embargo, se apresuró a dar “un consejo sano”:  “Igual, cuidado, por más que sea familiar, a quién le entregamos el poder, porque nos puede estrellar la compañía”, disparó.

Resaltó que en los casos en los que se trabaja en  familia, es importante que cada uno ocupe el rol que le corresponde. “Mi hermano está en la parte comercial y mi hermana en la parte de casting y en esos dos roles han funcionado muy bien y han construido muy bien Pol-ka”, explicó.

Al ser una productora de ficción, Pol-ka le exige a Suar estar constantemente pensando y generando alguna ficción nueva; por eso dice no haber alcanzado su “zona de confort”.

Todos los años la productora hace entre dos o tres programas de TV y eso, asegura, le hace ejercitar constantemente el aspecto creativo.

“Creo que el emprendedor tiene un fuego que no hay que apagar nunca, porque uno no sabe cuando desaparece”, opinó.

Pese al crecimiento de Pol-ka, Suar cree que su productora sigue teniendo un “lado artesanal” y que eso no les permite bajar los brazos. “Tratamos de mantener un nivel de exigencia que a mi también me mantiene vivo”, dijo.

¡Qué nunca falte!

“Una cuota de suerte siempre hay,de encontrar a la persona adecuada para armar un proyecto en conjunto, de que te vengan a buscar para hacer algo que en otro momento no se podría haber hecho. Eso es suerte, ese factor existe y es una cuota que para completar la totalidad del emprendedor tiene que estar. Pero después yo creo mucho en la cultura del trabajo” respondió Suar cuando se lo consultó sobre el lugar que ocupó la suerte en su actividad empresarial.

Lectura relacionada  10 grandes emprendedores te dan sus mejores consejos para que lo logres tú también

Ahora, después de todo el camino recorrido, sueña poder seguir manteniendo encendida la “llama creativa”.

“El desafío es con uno y el sacrificio no se hace de otra manera que trabajando con seriedad y en equipo”, terminó diciendo el productor argentino entre los aplausos y aclamaciones de los emprendedores uruguayos.

Endeavor con un proyecto país

El presidente de Endeavor, Gabriel Rozman, se mostró emocionado ante los cientos de emprendedores y personalidades políticas que colmaban el salón del edificio Los Robles del LATU. “Tengo un discurso escrito, pero no sé como transmitir o con qué palabras describir lo que uno siente al ver a todas estas personas”, dijo.

Más temprano la directora ejecutiva de Endeavor, Laura Raffo había anunciado la reelección de Rozman como presidente del directorio de la organización y la elección por primera vez de un vicepresidente, el socio director de Ferrere, Andrés Cerisola.

Rozman resaltó que Uruguay vive actualmente un período excepcional y que hay que aprovecharlo. Aseguró que hoy es posible emprender desde Uruguay o desde cualquier lugar en el mundo sin diferencias y que es algo que han entendido los inversores. “Hoy las oportunidades para nuestro país se perfilan en áreas que hace 20 años eran desconocidas como las fábricas de juegos para celulares o las fábricas de contenidos”, apuntó.

Señaló también que los emprendedores uruguayos pueden generar productos sin importar a cuantos kilómetros estén del lugar donde la gente los utiliza. Y explicó cómo ayuda Endeavor a apoyar el éxito de estos emprendedores: con sesiones de estrategia y asesoramiento de mentores, indicándoles las fuentes de financiamiento, enseñándoles a crear compañías y cómo hacerlas crecer, cómo conseguir socios y hacer alianzas.

El ejecutivo explicó que aunque Endeavor se enfoca en grandes emprendedores, el año pasado también comenzaron a ampliar sus actividades para fomentar mujeres emprendedoras y que gracias al apoyo económico recibido en las galas –la principal fuente de financiamiento de la organización–, tienen planes de sostener un ecosistema de emprendedores pequeños y emprendedores del interior del país.

“Me llena de orgullo mirar lo que han hecho emprendedores uruguayos y poder decir que tienen proyectos que colocan al país en el mundo del mañana”, culminó el ejecutivo.

Cifras de Endeavor

– 1.000 millones de dólares. Es la cifra superada en ventas por los emprendedores Endeavor en los 11 años de presencia en Uruguay.

– 3.500 puestos de trabajo. Los emprendedores de Endeavor Uruguay han generado esta cantidad de puestos de trabajo de alta calidad.

– 600 horas. Es el tiempo gratuito de asesoramiento cedido por la red de mentores de Endeavor Uruguay en un año.

El Observador de Uruguay

Fuentehttp://www.endeavor.cl/2011/09/20/adrian-suar-y-el-fuego-sagrado-del-emprendedor/

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.