por Cristina Fontgivell

Los cambios generacionales han alentado la presencia femenina al frente de grupos como Tous, Natura Bissé y Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Cuando el apellido es sinónimo de empresa

por Cristina Fontgivell

Los cambios generacionales han alentado la presencia femenina al frente de grupos como Tous, Natura Bissé y Basi. Al margen del mundo de la moeda y la cosmética, las directivas también ocupan puestos de poder en la construcción

Muchas empresas familiares no se conciben sin el liderazgo que imprimen sus fundadores. En algunos casos, sus presidentas y directoras generales se han convertido en sus mejores embajadoras, hasta el punto de que resulta difícil hablar de ellas sin aludir a sus primeras ejecutivas. El imperio de L’Oréal se ha construido en torno a su presidenta Liliane Bettencourt, y las hermanas Koplowitz son protagonistas de primera fila en el tejido empresarial español. Algunas de las empresas catalanas más importantes también tienen rostro de mujer.

La empresaria andorrana Maria Reig preside el hólding Reig Capital, que agrupa negocios del sector inmobiliario y del lujo como el hotel Mandarin Oriental de Barcelona y las firmas de moda Vasari, Azzarro y Diane Von Fustenberg. Heredó el hólding familiar con 28 años y no tiene hermanos. “Si hubiera tenido algún hermano varón, posiblemente no hubiera liderado yo la empresa familiar”, reconoció la ejecutiva en una reciente entrevista con EXPANSIÓN.

Al frente de otro gran grupo familiar, Cobega, se encuentra Sol Daurella. Hija única de José Daurella Franco y miembro de la tercera generación familiar, es vicepresidenta y consejera delegada de la mayor concesionaria de Coca-Cola en España. Se incorporó al negocio familiar en 1992 y combina sus funciones ejecutivas en la compañía con los asientos que ocupa en los consejos de administración de Banco Sabadell y Ebro Foods. Comparte la dirección de Cobega con Mario Rotllant y Alfonso Líbano Daurella.

Cambio de ciclo

En la mayoría de los casos, las posibilidades de acceso de las mujeres a los puestos de primer nivel ejecutivo se ha multiplicado gracias al relevo generacional. Mar Raventós Chalbaud asumió la presidencia del grupo Codorníu en 1998. El fabricante de cava es la empresa familiar más antigua de España y Mar Raventós es la primera presidenta que ha tenido desde sus inicios. Según la directiva, “conseguir la tan perseguida paridad en los puestos directivos sigue siendo uno de los objetivos más importantes de la mayoría de empresas españolas”. Raventós considera que la presencia femenina en puestos de liderazgo contribuye a la diversidad:“si todos nuestros empleados fueran patrones calcados, estaríamos cometiendo un error”, asegura la presidenta de Codorníu.

Lectura relacionada  Los viejos fundadores nunca mueren, sólo se desvanecen

El relevo generacional también ha alentado la presencia de mujeres ejecutivas al frente de grupos como Natura Bissé, Basi y Tous. Salvador Tous y su esposa, Rosa Oriol, iniciaron el relevo generacional en la década de los noventa al incorporar a sus hijas Alba, Rosa, Laura y Marta a la empresa familiar del osito. En 2008, Alba Tous relevó a su padre en la presidencia de la compañía y Rosa Tous es hoy directora de relaciones institucionales.

También en 2008, Verónica Fisas tomó las riendas de Natura Bissé como consejera delegada, aunque su padre, Ricardo Fisas, sigue ostentando la presidencia. Su hermana, Patricia Fisas, es directora de márketing de la firma de cosmética, que tiene un plan estratégico para elevar su cifra de negocio en un 66% en los próximos tres años y multiplicar su presencia en el extranjero. “Los negocios familiares no son una cuestión de género, sino de equilibrio, cada uno debe tener su espacio y ser capaz de proyectar su propia personalidad en la compañía”, comenta Verónica Fisas.

Algunas de las mayores empresas del sector de la construcción y las infraestructuras han incorporado a mujeres en sus principales puestos ejecutivos. Más allá del binomio Koplowitz-FCC, en Catalunya, Anna Cornadó se ha incorporado recientemente a la constructora familiar Copisa como vicepresidenta. Cornadó es la hija mayor del presidente de la compañía con sede en L’Hospitalet de Llobregat. El puesto de directora general también está en manos de una mujer, en este caso ajena a la familia Cornadó: Socorro Fernández Larrea.

Directivas en la industria de la alimentación

Las empresas familiares del sector de la alimentación también han dado un mayor protagonismo a sus directivas. Adriana Casademont es presidenta del grupo cárnico Casademont, que facturó 80 millones de euros en 2010 y quiere abrir su primera fábrica en Norteamérica en 2012. Su hermana, Esther Casademont, se desvinculó del negocio familiar y es la socia directora de la consultora Hunivers. Judith Viader ostenta la dirección general de Frit Ravich, fabricante de snacks y frutos secos creado en 1963 por su padre, Josep Maria Viader.

La familia Carulla, propietaria de Agrolimen, también cuenta con varias mujeres en puestos de poder. Mariona Carulla asumió la presidencia del Palau de la Música tras la destitución de Fèlix Millet. La hija de Mariona Carulla, Mireia Tomàs, dirige el family office. Anna Bosch es directora general del fabricante de embutidos Noel Alimentària desde 1987. Bosch es nieta del fundador de la compañía y la repentina muerte de su padre la llevó a asumir el poder ejecutivo de la compañía de Sant Joan Les Fonts (La Garrotxa) con 29 años.

Lectura relacionada  Hay vida fuera de la empresa familiar

Autora Cristina Fontgivell

Fuente http://www.expansion.com/2011/09/19/catalunya/1316461600.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.