por Guadalupe Hernández

En Latinoamérica de cada 100 empresas familiares que han pasado 25, 50 ó mucho más años para Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Las empresas familiares no deben morir

por Guadalupe Hernández

En Latinoamérica de cada 100 empresas familiares que han pasado 25, 50 ó mucho más años para crecer y consolidarse, sólo entre 25 y 30 pasan a una segunda generación, y solamente cinco a una tercera.

Las empresas que mueren no lo hacen por situaciones políticas, ambientales o financieras, cierran sus puertas por problemas de sucesión, por falta de comunicación, y de reinversión.

“Mueren porque sus dueños nunca se preguntaron: ¿Qué pasará cuando yo muera? ¿Quién ocupará mi lugar? ¿Están preparados mis hijos para cuidar el patrimonio familiar?”, sostiene la mexicana Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez, autora del libro: Empresas Familiares, Visión Latinoamericana, que fue presentado ayer en la Universidad José Matías Delgado.

Los once capítulos del libro permiten al lector conocer y entender las fortalezas y debilidades que tienen las empresas familiares en áreas como: La estructura, gestión, crecimiento y continuidad de las mismas.

El documento, considerado el primero que aborda el tema desde una visión Latinoamérica representa la guía idónea para las empresas porque cada capítulo es enriquecido con casos reales en donde se cruzan aspectos emocionales (conflictos familiares) y de gobierno corporativo (estructura empresarial).

Trevinyo, graduada de Administración de Empresas de la Universidad de Monterrey, México, destaca en su libro el cómo prepararse para el cambio generacional, uno de los temas que debería ser primordial para cualquier empresa, ya sea, grande, mediana o pequeña. Esta es una decisión que debe planificarse, y dejar por escrito para evitar conflictos posteriores, dice.

Destaca, además, la importancia de la innovación, ya que una empresa que nació fabricando vasos no podrá perpetuar sus operaciones si sigue fabricando vasos. Sin embargo, en muchas ocasiones, los dueños (personas mayores) están cansados, y eso implica que no quieran innovar, emprender proyectos nuevos ni salir de la zona de seguridad (producir lo mismo).

Las empresas tienen que ponerse al día con lo que demanda el mercado y de ahí la importancia de involucrar a las nuevas generaciones en la empresa.

El texto hace además que los dueños de las empresas se pregunten: ¿Cómo puedo continuar con mi negocio familiar si no planifico, estructuro y ni comunico nada?

De hecho, la falta de comunicación es una de las debilidades que marcan el debacle de muchas empresas de la región porque cuando los hijos no conocen la visión del negocio es difícil que puedan apasionarse, y mucho menos que quieran reinventar y continuar con el negocio de sus padres.

Lectura relacionada  Familias y negocios: cómo marcar las reglas del juego

“Si no involucro a mis hijos y nietos, pues el negocio no va a prosperar. Hay que tomarse el tiempo para transmitir el oficio empresarial”, dijo la escritora.

En su opinión, en una empresa cada generación debe ser capaz de recrear una curva de crecimiento para el negocio, pero además, capaz de reinventarlo y adecuarlo de acuerdo al momento, en este caso, de lo que demandan los mercados.

La formación de las generaciones más jóvenes, es decir, de los sucesores, también es parte de las recomendaciones que plasma el texto de Trevinyo, quien considera que esa es la principal clave del éxito de las empresas centenarias.

En el corto y mediano plazo, este tipo de empresas tendrá una enorme oportunidad de crecimiento que prevalecerá en la región, pero se debe superar el problema de la sucesión generacional y de comunicación.

“En Latinoamérica habrá mucho crecimiento económico, pero hay que saber aprovecharlo y estar unidos como familia, de lo contrario vendrá un competidor extranjero a tomar esas oportunidades”, afirmó.

La experta recomienda a las empresas de este tipo, nunca olvidar la visión por la cual nacieron y existen: Perpetuar el patrimonio familiar.

Autora Guadalupe Hernándeznegocios@elsalvador.com

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.