Por Luján Scarpinelli

Mezclar familia y empresa no es cosa fácil. Abundan Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » La supervivencia de las firmas familiares, atada al protocolo

Por Luján Scarpinelli

Mezclar familia y empresa no es cosa fácil. Abundan los casos en que la informalidad de la primera atenta contra el orden necesario en la segunda, y sobran los ejemplos de cuando, a la inversa, se contaminan los lazos de sangre. Ese solapamiento, a veces una mezcla, no hace imposible que el emprendimiento familiar sobreviva a través de las generaciones, sin que se disuelva en una herencia. ¿Cómo? Profesionalizando la gestión.

En la práctica, eso se condensa en una herramienta: el protocolo, un conjunto de acuerdos para que la empresa subsista al tiempo y a los miembros de la familia. No se trata de un reglamento, sino de un consenso entre los fundadores y sus descendientes, participen o no en el día a día del negocio.

La idea se repitió sobre el escenario de la cordobesa Universidad Siglo 21, donde se desarrolló en noviembre el primer Congreso de Empresas Familiares. La cita sirvió de cierre al programa de promoción, supervivencia y competitividad de estas firmas, que se llevó a cabo durante los últimos cuatro años en Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) respaldó la iniciativa de US$ 1,6 millones, costeando la mitad del monto, que completó la casa de estudios.

El programa consistió en “protocolizar” con un acuerdo moral a aquellos que se encontraran en el momento indicado, e instalar el tema a través de capacitaciones y consultorías. El fin de preservar la épica y los valores familiares mientras se lleva adelante una asociación con rédito económico es una necesidad originada en un diagnóstico del BID: en América latina las empresas familiares sucumben en la tercera generación, cuando el patrimonio se disuelve.

El trabajo tuvo como principal resultado la instauración de protocolos y órganos de gobierno en 180 empresas familiares, que derivó en la creación de un instituto dedicado a esa materia en la institución.

“La empresa familiar es un caminar en forma paralela entre dos instituciones que avanzan en un golpeteo mutuo. Evitar que una se meta en la otra es quitarle el encanto.” Así describió Guillermo Perkins, profesor del IAE Business School, el “solapamiento” entre las esferas que distinguen a la familia y a la corporación. Una persigue la felicidad; la otra, la riqueza.

Lectura relacionada  Mueren 80% de negocios en segunda generación

Trampas peligrosas

Cuidar el cruce de ambos campos implica alejarse de las “trampas”. Algunas, explicó Perkins, surgen al confundir los vínculos en cada ámbito, mezclar el flujo de las cajas o no planificar la sucesión por miedo a delegar en los jóvenes. Perkins destacó la necesidad de organizar los planos (familia, propiedad, dirección y ejecución), y dotarlos de un órgano de gobierno.

Los Grobo, la empresa de negocios agropecuarios, fue destacada como modelo. Andrea Grobocopatel, tercera generación en la firma nacida en Carlos Casares, recordó que al principio ella y sus hermanos tenían “dos o tres sombreros”, en referencia a sus áreas de trabajo y decisiones. Hasta que en 2002 se decidió escribir un protocolo que definiera las tareas. “Nos pusimos como objetivo elegir a alguien para reemplazarnos en los puestos gerenciales”, relató quien se encargaba de las finanzas siendo a la vez directora y propietaria. El documento también incluyó la valuación, el reparto accionario y, entre otras, una decisión a futuro: los nietos participarían siempre que fueran los mejores para el puesto.

Santiago Antognolli y Cristina González Unzueta fueron consultores del programa. Socios que no se identificaban como tales, remuneraciones irregulares, peleas vinculares coladas en la empresa, reuniones interrumpidas por videojuegos. Las irregularidades inundaban las firmas. “Los ayudamos a formalizar estrategias, definir responsabilidades y espacios de comunicación que no difieren de los de una sociedad anónima donde un directorio toma decisiones de gestión”, concluyó Antognolli..

Fuente http://www.lanacion.com.ar/1429823-la-supervivencia-de-las-firmas-familiares-atada-al-protocolo

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.