por Alberto Etxendia

Lo habitual es entender la estrategia como un complejo sistema – sólo apto para “iniciados” -, en el Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Estrategia » Tratando la estrategia …

por Alberto Etxendia

Lo habitual es entender la estrategia como un complejo sistema – sólo apto para “iniciados” -, en el que se debe definir lo que se desea hacer, el cómo abordalo e, incluso, lo que se espera obtener de ello. ¿Y si todo fuera más simple?

En nuestra práctica cotidiana, dinamizamos procesos de reflexión en torno a la estrategia de las organizaciones hacia el futuro. Y estos procesos ofrecen unas pautas, una serie de oportunidades que se consideran de interés para construir el desarrollo de la organización. Pero, no tratamos de distinguir entre la reflexión, su explicitación y la acción.

Solamente lo dicho cobra sentido, se vive, se interpreta y se retroalimenta cuando se pasa a la acción. Y esta referencia nos ha ayudado a aprender de las experiencias y a elaborar una serie de ideas en torno al concepto de estrategia. Así:

  • La estrategia no es más que un conjunto de ideas, de intenciones que juegan el papel de traccionar lo que se hace
  • La estrategia, para que sea colectiva y para posibilitar el máximo de oportunidades en su despliegue, requiere que las personas sean constructoras de la misma. La comunicación considerada como transmisión de información, nunca conseguirá crear protagonistas
  • Solamente la estrategia que suponga una reedición del pasado, de lo conocido, puede permitir definir de antemano los caminos a ser recorridos y los potenciales resultados a ser obtenidos por su puesta en práctica
  • Toda estrategia innovadora supone exploración para reconocer cómo abordarla, y el esfuerzo de predeterminar sus resultados no deja de ser un ejercicio teórico sin mayor finalidad
  • Cuando se aúna la definición de la estrategia con el significado que las personas le encuentran en su cotidianeidad productiva, se incrementan las posibilidades del éxito en su puesta en marcha
  • La estructura organizativa y las dinámicas que en muchos casos subyacen en los sistemas de trabajo de los que se dota la organización, representan un elemento clave en forma de impulsores o limitadores de la propia estrategia

Todo ello nos lleva a prestar más atención al modo en que las personas explicitan sus intenciones y a las formas en las que pueden desplegarlas, que a la elaboración de un documento que contengan las actuaciones a ser realizadas y la cuantificación de los objetivos y supuestos resultados a ser obtenidos tras su puesta en marcha. Entendemos, por tanto, la estrategia como un camino de aprendizaje basado en el deseo y la acción, y no como una mera explicitación.

Lectura relacionada  Empresa sin objetivos, nave sin timón

Fuente http://www.hobest.es/blog/2012/01/06/tratando-la-estrategia-..#1328617497

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.