Muchas veces trabajamos como locos porque pensamos que es la única forma de cumplir con la responsabilidad que adquirimos cuando Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » NADIE ES INDISPENSABLE


Muchas veces trabajamos como locos porque pensamos que es la única forma de cumplir con la responsabilidad que adquirimos cuando iniciamos labores en una empresa. Llegamos temprano y nos quedamos hasta altas horas de la noche y madrugada, porque suponemos que esa es la única manera de mostrar nuestra capacidad y decirle al patrón que lo estamos haciendo bien, sin embargo, tenga mucho cuidado porque no siempre ocurre eso, recuerde que la capacidad de las personas no se mide por la cantidad de horas que esté en un lugar, sino por la calidad del trabajo que efectúa, pero además, nadie es indispensable, por eso hoy voy a compartir con ustedes parte de un lindo texto que me envió un amigo lector.


Resulta que Carlos se graduó hace un par de años y vive en Estados Unidos. Tiene un trabajo en el área de computación en una compañía internacional que lo lleva a viajar con frecuencia por diversos países. Cuando le pregunté por su trabajo, me respondió: “Tranquilo, pero muy bien”. ¿Por qué tranquilo?, le pregunté. Me dio una respuesta muy interesante: “Porque allá se entra puntualmente, pero se debe salir también a la hora precisa”. Si se queda a trabajar más tiempo, su jefe empieza a dudar de su capacidad y ofrece quitarte el puesto.


Eso ocurre porque el trabajo que se asigna a una persona es para realizarse dentro de las horas que debemos permanecer en la oficina, y a la empresa le interesa que quienes trabajan ahí tengan una vida personal. Esa vida personal empieza a las 6:00de la tarde.


Lo anterior coincide con un programa de televisión que me tocó ver en días pasados. Era una reunión de expertos en relaciones laborales y la gran discusión eran los horarios de trabajo que se han alterado en muchos países. Uno de los técnicos en relaciones humanas dijo que el trabajo no debería sustituir jamás la vida personal del empleado. Y explicó porqué: “La única posibilidad de encontrar el equilibrio necesario para que una persona sea sana en lo psicológico, emocional e intelectual es que le dedique, tanto tiempo a sus relaciones personales, como a sus relaciones laborales”. Esta es una gran verdad.


Las exigencias laborales, -explicó-, se han vuelto muy demandantes. Algunas empresas han obligado a sus empleados a posponer su vida personal; para un futuro que nunca llega y lo que es peor, a renunciar a ella para sustituirla con la vida laboral, eso es absurdo. Entre muchas otras cosas, uno de los expertos señaló algunas de las cuestiones que deberían encender la alarma en cualquier institución o empresa, porque son síntomas de que algo anda mal: a) Exceso de juntas, particularmente de aquellas en las cuales se discute mucho, pero no se llega a nada concreto, b) Planes y proyectos muy bien elaborados, que rara vez toman forma, c) El premiar a quien permanece trabajando dos o tres horas después de la hora de salida. Según el especializado, eso sólo puede suceder por tres razones: 1. Porque no le alcanza el tiempo, (síntoma de ineficiencia o incapacidad de parte del trabajador). 2. Porque se le ha asignado más trabajo del que debe tener ese puesto, (señal de ineficiencia de la empresa o de quien asigna el trabajo). 3. Porque hizo cosas ajenas al trabajo durante el tiempo de éste (deshonestidad del trabajador) y, por lo tanto, debe reponer tiempo perdido). Cualquiera de las tres opciones antes mencionadas afecta el trabajo de otros que, como consecuencia, también se tendrán que quedar a completar su responsabilidad.


Tengamos mucho cuidado, porque si bien es cierto el trabajo es uno de los elementos importantes en la vida de los seres humanos, no es el único. Por eso pienso que uno debe compartir con la familia todo el tiempo que pueda, porque al final de cuentas las empresas se quedan aunque los trabajadores cambien, y nadie es indispensable en una compañía.


Entonces, cuál es el apuro… recordemos siempre las palabras de la Madre Teresade Calcuta: “Pasaré una sola vez por este camino; de modo que cualquier bien que pueda hacer o cualquier cortesía que pueda tener para cualquier ser humano, que sea ahora. No la dejaré para mañana, ni la olvidaré, porque nunca más volveré a pasar por aquí”.

Mario UgaldeC.
Subdirector

mugalde@diarioextra.com

Lectura relacionada  Lo que importa de verdad…

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (4)

  1. jose luis luna dice:

    es un excelente

  2. jesus dice:

    Muy buena reflexion, gracias por compartirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.