por Quique Rodríguez

Parece que los emprendedores, sobre todo los del mundo digital, son sólo jóvenes brillantes con sed de Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » La experiencia de emprender a los 50

por Quique Rodríguez

Parece que los emprendedores, sobre todo los del mundo digital, son sólo jóvenes brillantes con sed de éxito. Pero cada vez más profesionales con mucha experiencia deciden probar suerte por su cuenta.

Lejos de los estereotipos de la televisión, del cine o incluso de Internet, los emprendedores no son sólo jóvenes con ganas de comerse el mundo. La experiencia también un grado. En Estados Unidos, la mayor parte de los empresarios de éxito en los sectores de más rápido crecimiento montan sus compañías con los 40 años ya cumplidos. Y no lo hacen por necesidad, la mayoría, según un estudio de la Universidad de Duke, afirma que lo que quería era dejar su compañía y trabajar por su cuenta.

En España, los profesionales de más de 50 años que se convierten en empresarios cada día son más. Según el informe Global Entrepreneurship Monitor 2011 (GEM), los mayores de 45 años han puesto en marcha el pasado año más de la cuarta parte de las nuevas empresas (26%), mientras que un año antes habían sido el 19%. En la fase de consolidación de las nuevas empresas los emprendedores en esta franja de edad son más de la mitad, el 56%. La edad media de los emprendedores en España va en aumento y se ha situado ya en más de 38 años.

En nuestro país conviven dos realidades: por un lado, un buen número de trabajadores se han apuntado a la fórmula del autoempleo por necesidad, más que vocación, ante la difícil situación del mercado laboral.

Por otro, la de los profesionales altamente cualificados que han llegado a puestos directivos en sus trayectorias y en un momento dado deciden aprovechar para sí mismos su experiencia, conocimiento, red de contactos y el colchón financiero que han acumulado, poniendo en marcha su propio negocio. “Hay un gran talento desaprovechado, por ejemplo, en el sector de las grandes consultoras”, afirma José Manuel Casado, que dejó su posición de socio en Accenture con 52 años para crear su propia firma, 2C Casado Consulting.

Hay mucho talento desaprovechado en nuestro mercado laboral que ha salido fundamentalmente del sector bancario y las grandes consultoras

También en el sector financiero se ha vivido, y parece que se seguirá viviendo, una situación similar. Inmobiliarias que venden pisos embargados por la banca, consultoras que orientan a los bufetes de abogados en asuntos financieros o asesorías en banca de inversión y gestión de activos o en cambio de modelos de negocio, son algunas de las empresas creadas por antiguos profesionales del sector financiero que se establecen por su cuenta.

Lectura relacionada  Lo que de verdad importa en nuestro modelo de negocio

Paco Gimena, un exdirectivo del sector turístico metido a business angel y emprendedor a sus 51 años, afirma que “soy la envidia de mis amigos, que me dicen que he rejuvenecido. Y me estoy encontrando cada vez más personas con experiencia que están cansadas de una gran organización y tienen la valentía de dejar su puesto, al que te ata muchas veces un buen salario, para ponerse a trabajar por su cuenta”.

Pilar Jericó, socia directora de Be Up, piensa que estamos perdiendo mucha capacidad profesional en las empresas con el criterio de enaltecer la juventud y piensa que emprender es una de las posibilidades para los mayores de 50 años para aprovechar su futuro laboral.

El mito de la edad en Silicon Valley
En la creciente economía digital que está determinando el mundo de los negocios, suele asociarse la imagen de los emprendedores de éxito con la de jóvenes muy brillantes y precoces que encontraron la pócima mágica a muy temprana edad y se convirtieron rápidamente en multimillonarios al tiempo que aparcaban o abandonaban sus estudios en prestigiosas universidades.

Ahí están las populares historias personales de Marc Zuckerberg, creador y presidente de Facebook con sólo 19 años y que se convirtió en el multimillonario más joven de la lista de fortunas mundiales que publica anualmente la revista Forbes.

El venerado Steve Jobs, cofundador de la fábrica de éxitos Apple, recientemente fallecido. Este célebre californiano puso en marcha esta empresa hoy multimillonaria junto a un amigo de la adolescencia, Steve Wozniak, en el garaje de su casa con sólo 21 años y después de haber abandonado sus estudios.

La mayoría de los emprendedores de éxito en las industrias de más rápido crecimiento en EEUU monta sus empresas cumplidos los 40 años

Zaryn Dentzel, uno de los cofundadores de Tuenti, la principal red social de origen español. Otro californiano que llegó con 15 años a un pueblo de Extremadura en un programa de intercambio para aprender español, y a los 23 terminó montando esta red adquirida por Telefónica por 72 millones de euros.

También Bill Gates y Paul Allen fundaron Microsoft cuando tenían 20 y 22 años respectivamente. Michael Dell creó la multinacional que lleva su apellido a los 22.

Sin embargo, ahí está también el caso de Arianna Huffington, que fundó su innovador Huffington Post a los 54 años, por ejemplo. A pesar de que los jóvenes cerebritos dominan la primera plana mediática, la mayor parte de los emprendedores de éxito en doce sectores de rápido crecimiento pusieron en marcha sus compañías habiendo alcanzado ya los 40 años, según un estudio coordinado por Vivek Wadhwa, director del Center for Entrepreneurship and Research Commercialization de Duke University y columnista de The Washington Post.

En esta investigación se han analizado más de 500 casos de empresarios de éxito en Estados Unidos: había el doble de emprendedores con 50 años que con 25, y también doblaban los de 60 años a los de 20, poniendo en cuestión el mito del joven en su garaje de casa.

Lectura relacionada  10 lecciones de Jeff Bezos para emprendedores

Autor Quique Rodríguez

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Susana Inés Godoy dice:

    Leí solo algunas partes del artículo. Claro que estos temas que tienen que ver con la edad y lo laboral, después de los 40 o después de los 50, etc, son muy hablados, mencionados, tratados en estos útimos tiempos.

    Yo lamento muchísimo haber llegado a los 55, que soy adulta jóven, así lo considero yo, con muchos años sin haber tenido ingresos constantes por no haber podido encontrar un trabajo, por no haber podido tampoco emprender, sin haber tenido una o más de una actividad laboral que me haya permitido crecer econnómicamente, salir adelante, estar dentro del sistema, en constanate adaptación. Mi trabajo fué en estos años (en forma difícil por estar acompañada por problemáticas familiares que no ayudan para el mejor esfuerzo, entusiasmo y presencia) buscar trabajo, intentar realizar capacitaciones, incursionar sobre algunos rubros de empresas, al menos superficialmente, realizar changas, cuando encontraba la oportunidad decentemente por supuesto, para tener algún ingreso, cuando podría haber tenido ingresos más importantes con un buen semblante y más seguridad y
    fortaleza.
    La falta de trabajo, la falta de oportunidades para emprender, la discriminación, el entorno sin estímulos positivos, lleva a no sentirse valorado, a siempre tener que volver a empezar, cuando tendríamos que estar en otra etapa del proceso de avance y de los objetivos planeados.

    Queremos ser positivos, tener esperanza, seguir intentando, pero al mismo tiempo sabemos que no es lo mismo que tratar y llegar a los logros a los 30, a los 40, a los 50, después de los 55.
    Nos hablan de ¡ojalá te puedas jubilar pronto! a lo mejor, cuando lo que menos queremos es jubilarnos, y lo que deseamos es estar activos, tener nuestra actividad laboral, llegar a resultados, tener las oportunidades a nuestra manera, igual que la tienen y la pudieron tener muchas otras personas.
    No siempre tenemos toda la experiencia, a estas edades podemos tener conocimientos, experiencias, mas o menos, pero también podemos y queremos aprender, podemos adaptarnos al entorno empresarial tanto en relación de dependencia como en forma independiente, y entrar otra vez al mundo del trabajo de todos los días, con objetivos, proyectos, logros, bienestar, siempre con dignidad.
    Me gusta y me atrae aprender más sobre informática, computación, pero me interesa la empresa tradicional, tanto la posibilidad de trabajar unas horas en relacion de dependencia (administrativa de escritorio y la relacion de trabajo interno empresarial) como tener capital para armar la mia propia.
    Ojalá llegue el momento de ir logrando objetivos, siempre con posibilidades y en armonía, poder así no solo para demostrarme a mí misma, sino a mis hijos aunque sean más grandes que siempre quize resoluciones,el crecimiento y el bienestar para todos.
    Saludos, Susana (Barracas – CABA)

  2. Panama dice:

    Sin embargo, ahí está también el caso de Arianna Huffington, que fundó su innovador Huffington Post a los 54 años, por ejemplo. A pesar de que los jóvenes cerebritos dominan la primera plana mediática, la mayor parte de los emprendedores de éxito en doce sectores de rápido crecimiento pusieron en marcha sus compañías habiendo alcanzado ya los 40 años, según un estudio coordinado por Vivek Wadhwa, director del Center for Entrepreneurship and Research Commercialization de Duke University y columnista de The Washington Post.

  3. Maria dice:

    Muy interesante el artículo por los datos aportados.

    Lo ciertos es que si uno mantiene vivo un nivel de creatividad parece mucho más lógico que las posibilidades de éxito emprendiendo de un profesional con experiencia sean mayores que las de un joven sin ella.

    Supongo que la clave de los emprendedores jóvenes es la capacidad de creer en una idea innovadora sin tener los datos o la certeza de que va a funcionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.