por Begoña Gutierrez

En la sala de espera del dentista, había un señor muy bien parecido, de unos 60 y Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Hoy, ya no vale lo de ayer

por Begoña Gutierrez

En la sala de espera del dentista, había un señor muy bien parecido, de unos 60 y algún años, que hablaba despacio, como saboreando lo que estaba diciendo, a la persona que tenía al lado. Se mantenían tan absortos en su conversación, que no se dieron cuenta que el odontólogo abandonó la clínica. Enseguida me levanté intrigada. Pero antes de que me acercara al mostrador, una enfermera muy amable se acercó a la sala y nos dijo que había surgido un imprevisto. Estaba a punto de postponer la cita, cuando el apuesto señor dijo: “Hoy, ya no vale lo de ayer”.

Aún de pie, y con un impulso que nacía de mis tripas,  le pregunté: ¿Qué quiere decir?

Él, como si esperase la pregunta, nos miró con compasión a la enfermera y a mí y respondió muy sereno: Es una metáfora que nos explica la vida. Los planes que teníamos previstos ayer. Levantarnos, ir al trabajo, hacer un alto para la revisión bucal, volver al trabajo, producir tal y tal, comer con un cliente, volver a la oficina, recoger a los niños del colegio, de camino a la clase de natación, pasar por el supermercado y comprar la cena. Y seguir con lo que sea que tuvieramos planificado, milimetrado y estructurado. Dejan de ser posibles por un acontecimiento inesperado.

Como hoy, afirmó la enfermera que no encontraba ninguna explicación a la salida imprevista del dentista.

Como cada día, amigas.- dijo sin dejar de mirarnos con gran ternura.- No podemos vivir hoy, con las mismas verdades de ayer…

La enfermera, se empezó a mostrar incómoda, pero a mí me despertaba cada vez más curiosidad y me coloqué de inmediato el sombrero de Coach. ¿Qué hay debajo de esta metáfora, del ‘ayer y el hoy’?

Un gesto en la comisura de sus labios, delató agradecimiento. En el ayer, somos lo que hacemos, lo que tenemos, la reputación social que alcanzamos. En el hoy, se produce una necesidad de encontrar  sentido a nuestra existencia. -Hablaba muy despacio observándome con confianza.-

Espontánea exclamé: Guauuuuuu! Usted está hablando de algo metafísico.

Se rió con mucho respeto. Bueno, yo diría que son cambios de valores. El dinero, la aventura, el triunfo, el placer y el respeto social, ya no son importantes en el hoy.

Sí, si eso mismo me pasó a mí, cuando me quedé viuda con tres hijos y además, descubrí que estábamos en la ruina, comentó una mujer, de unos 50 años, que también estaba en la sala y seguía absorta lo que el señor contaba.

¿Qué es importante en ese hoy?, continué imaginándolo como un maestro sabio venido de Oriente.

Son diferentes entre hombres y mujeres. Los sociólogos dicen que tras este ‘salto cuántico’, el hombre tiene como principal valor lo espiritual, seguido de la paz personal, la familia, el propósito de vida, la autenticidad con sus sentimientos.

¿Y a las mujeres, qué nos importa?, añadí un tanto escéptica.

No crees que pueda haber diferencias en la escala de valores entre hombres y mujeres.- afirmó rotundo como si un rayo láser hubiera atravesado mi cerebro y capturado lo que silenciaba.-

Ummm!!!

A las mujeres en casi todas las culturas os educan para que la familia sea lo primero, luego vuestra independencia, la carrera profesional, ser atractivas y encajar en el sistema. Pero cuando se produce el salto cuántico.- Miró, invitando a la enfermera que se acercaba tímidamente a la sala.- surgen otros valores.

Se produjo un silencio inquietante en espera de la rebelación, pero alguién en la sala tosió murmurando. ¡Pamplinas, ahora va a ser que a las tías sólo les importa el corazón!

Puede llamarlo como quiera.- Se dirigió hacía el ejecutivo apuesto que acababa de hablar.- Pregúntele a alguna buena amiga  qué es lo que más valora en la vida.

Lectura relacionada  7 motivos por los que saboteas tu éxito

Pues si es sincera.- sonrojado, se incorporó a la charla.- dirá que el dinero, como a todas. Pero como no son sinceras, pues pondrán como excusa a los hijos, la casa… bla, bla, bla.

Has respondido desde tus ideas preconcebidas. Deja qué responda su amiga, dijo mirando a la mujer también atractiva que estaba sentada a su lado.

Soy su esposa y usted no se equivoca caballero.- Apuntó temblorosa.- En este momento de mi vida, tengo 39 años, lo más importante es crecer por dentro. Me preocupa si valgo como persona, en mi papel de madre, de esposa, de mujer, de profesora, de amiga, vecina, de ser humano en la sociedad. Me preocupa si hay algo más. Mi madre murió hace dos años con 60 y no sé, algo ha cambiado. Quiero ser feliz y no sentir rencor.- Silenció su voz, al darse cuenta que su marido la escuchaba sorprendido.-

Las lágrimas recorrían mis mejillas y me salió un Gracias desde las tripas. Quería darle un abrazo a esa otra sabia, pero sonó mi teléfono y vi que era el número de la guardería de mi hija. Gracias por esta excelente mañana –Reconocí la generosidad de aquellas personas.-

A tí por estar. Me dijo apretándome con firmeza la mano. Y ya, cuando estaba abriendo la puerta para salir, el caballero elevó un poco el tono de su voz y me dijo: “No te quedes con la música dentro de tí.”

Autora Begoña Gutierrez

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.