por Natalia Fernandez de Soto Llevo un tiempo bastante sorprendida porque veo que en un momento en el que estamos viviendo la Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Recursos Humanos » Sin grandes personas, no hay grandes profesionales, ni grandes empresas.
Natalia Fernandez de Sotopor Natalia Fernandez de Soto
Llevo un tiempo bastante sorprendida porque veo que en un momento en el que estamos viviendo la crisis mas severa que se recuerda, hay empresas, grandes y pequeñas, en las que hay una manera diferente de hacer las cosas.  Empresas donde el planteamiento para generar valor está en las personas. Personas que hacen posible los equipos. Personas que hacen posible los objetivos, así como el despliegue de la estrategia a través de los valores. Valores como la honestidad, la coherencia, la apuesta por el desarrollo de las personas y la conciliación.  Porque los valores no están reñidos con el éxito, sino que mantenidos en el tiempo son los portadores del éxito.
 
A modo de ejemplo, comentaré un proyecto que acaba de ver la luz en tatum. Un proyecto para una gran compañía compuesta por más de 13.000 personas. Una compañía en la que la Dirección General y todo su equipo Directivo tienen muy claro que para conseguir ser los mejores referentes dentro y fuera de la organización, tienen que cuidar a su gente.
Y para ello cuentan con una política de Gestión de Personas que contribuye a la consecución de la estrategia, dando valor a las personas que colaboran en ella. ¿Cómo lo hacen? Ajustando las medidas organizativas a las demandas de los distintos colectivos que la integran. Porque segmentando sus distintos públicos objetivos, adaptando las políticas a las necesidades de cada colectivo, comunicando; sensibilizando, formando y desarrollando a los líderes en liderazgo positivo, diversidad y conciliación, son capaces de conseguir una base coherente con el proyecto que plantean.
Cuando un líder vive en primera persona el liderazgo, contagia a su alrededor una forma distinta de hacer las cosas donde la empatía, la asertividad, la creatividad, la innovación  y la honestidad, mantenidas en el tiempo se convierten en una realidad que se retroalimenta en los equipos.
Cuando una organización, posee un estilo de dirección centrado en las personas,  se consiguen niveles de rendimiento mayor, el compromiso afectivo que toda empresa busca, así como elevados índices de retención que se traducen en fidelidad cuando la situación mejora. Esto lo saben bien las mejores empresas para trabajar, reconocidas o no por Great Place to Work, consiguen generar relaciones de confianza solidas. Porque la confianza es la base de las relaciones personales, profesionales, económicas…. Si apostamos por generar vínculos asentados en la confianza en nuestros lideres, en los compañeros con los que colaboramos y en el trabajo realizado, resultará muy complicado que cuando la situación mejore, nuestras personas más valiosas decidan marcharse.
¿Por qué nos puede llegar a sorprender este planteamiento si resulta bástate coherente? Creo que es porque, en muchos casos, hemos crecido intoxicados en una sociedad donde parece que el éxito profesional va asociado a la renuncia de una vida plena en otros aspectos.
En un mundo cambiante, las formas de hacer negocios también cambian. Me decidí a escribir este post porque, afortunadamente existen compañías en las que el éxito profesional, empresarial y personal no esta reñido con una renuncia personal, sino que necesariamente se complementan. Me llena de satisfacción ver como hay grandes corporaciones, pero también pequeñas y medianas empresas que lo tienen tan claro y trabajan en ello.
Porque ese es el principio del verdadero cambio. Un cambio que empieza en uno mismo, bien seas directivo, mando o currito. Un cambio necesario para conseguir que las empresas sean grandes sitios para trabajar, donde desarrollarse y crecer tanto en el ámbito profesional, como personal sea posible.
 

Porque sin grandes personas, no hay grandes profesionales, ni grandes empresas.

Lectura relacionada  LA VENTANA DEL ASOCIADO. El rol de los RRHH en la era digital

Autora Natalia Fernandez de Soto

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en:

suscribete sobre

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. fernando alberto dice:

    Felicidades Natalia por la escencia de tu escrito. Estoy plenamente convencido que ello será un gran escalón para llegar a lo que YO CREO como el gran cambio en las empresas. Que comprendan que su objetivo final, son al igual que los clientes y socios, las personas que la conforman pues la Empresa solamente es el medio o herramienta. Tema profundo del que hay mucho de qué hablar. Felicidades.

  2. Muchas Gracias Natalia, me has hecho muy feliz pues ya pensaba que yo era un bicho raro porque llevo toda mi vida defendiendo esto que escribes y la verdad me he visto siempre muy solo. Felicidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.