por Fatima Abril ¿Cómo puedo crear fácilmente lo que deseo en la vida?   ¿Qué puedo hacer para cambiar mis pensamientos y Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Elige tus pensamientos
pensar 04por Fatima Abril
¿Cómo puedo crear fácilmente lo que deseo en la vida?
 
¿Qué puedo hacer para cambiar mis pensamientos y que mi realidad sea mejor? 
 
He escuchado en muchas ocasiones “eres lo que piensas”. Una afirmación simple, pero para mi muy precisa, puesto que lo que sentimos, decimos y hacemos, tiene origen en nuestra mente.

Nuestros pensamientos definen nuestra realidad

Nos convertimos en aquello en lo que pensamos con intensidad. Nuestra actitud crea el ambiente que hay a nuestro alrededor, y viene determinada por nuestra manera de pensar y de sentir, siendo un puente de comunicación con las demás personas. Por tanto, es muy importante crear una actitud positiva, llena de buenos pensamientos y sentimientos.
Se ha descubierto que el 80% de nuestros pensamientos se repiten constantemente; de los cuales, cerca del 78% son pensamientos negativos y el otro 22% son pensamientos positivos. La mayor parte de nuestras metas las consideramos difíciles o muy difíciles, y se nos hacen cuesta arriba, derivado de ese 78% de pensamientos negativos que rumiamos, causados por nuestros miedos, inseguridades, baja autoestima…
Todo pensamiento según su polaridad (positivo o negativo) actúa sobre su objetivo; si éste somos nosotros, puede condicionar nuestros estados de ánimo, sentimientos, nuestras acciones; si es una situación, tenderá a atraer un desarrollo o acciones en sintonía con lo emitido. Todo ello depende de la fuerza e intensidad del pensamiento. Si lo exteriorizamos en forma de palabras, lo dicho anteriormente se ve reforzado y aumentado. Cuando el pensamiento lo llevamos a la acción, adquiere su mayor nivel de fuerza.Los pensamientos negativos nos afectan en todos los aspectos: en nuestro comportamiento, en nuestra salud, en nuestro estado anímico… Del mismo modo, lospensamientos positivos, tienen efectos beneficiosos e inmediatos sobre nuestra salud, nuestro comportamiento, nuestro crecimiento personal, nuestra alegría “innata”… son ellos quien potencian nuestro bienestar cotidiano.
Podemos pensar o creer que no estamos en un estado interior negativo, y que nuestro malestar está derivado de amenazas externas a nosotros. Puede ser, y una clave para averiguarlo es tomar conciencia de si en nuestra vida hay (juicios, comparaciones, quejas, si nos hablamos con exigencia…).
Estudios han demostrado que un solo minuto en el que nos centremos en un pensamiento negativo, nos deja el sistema inmunitario debilitado durante seis horas. El estrés (esa sensación de agobio permanente) produce cambios sorprendentes en el funcionamiento nuestros cerebro y hormonal, y puede llegar a lesionar neuronas relacionadas con la memoria y el aprendizaje.
 
“Nuestros resultados en la vida se van construyendo a partir de la dirección de nuestros pensamientos, nuestras elecciones y nuestras acciones” Patricia Behisa
 
Sin embargo, uno de los mayores poderes que tenemos el ser humano es que somos capaces de cambiar nuestra programación mental. Tenemos el poder de elegir los pensamientos que queremos tener, de acuerdo con la realidad que deseamos crear para nosotros. Parece difícil ¿verdad? pero solo parece, y es a causa de nuestra gran facilidad para generar pensamientos negativos.

Lectura relacionada  6 palabras que deberías borrar de tu vocabulario para alcanzar el éxito

Dependiendo de los pensamientos que tengamos en nuestra mente, así va a ser el mundo que nosotros vamos a ver.  La clave está en ir pensando en ideas positivas más veces y durante más tiempo.

“La dificultad no está en los problemas que se nos presentan, sino en la forma en la cual los asumimos” Patricia Behisa 
Tener entusiasmo por la vida nos empuja a dirigirnos hacia nuestros objetivos con motivación, afrontándolos como un reto, sin frustrarnos si el resultado llega a ser negativo, porque, nuestro cambio de enfoque sobre las cosas, nos lo hace ver como un aprendizaje y una gran experiencia necesaria para situaciones futuras, en vez de verlo como un fracaso y hundirnos emocionalmente.
La confianza en uno mismo, la ilusión, el entusiasmo… tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro, donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones.
Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente nos lo acaba mostrando.
“Son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo.” “Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando. Hay que entrenar esa mente” Mario Alonso Puig

Combate al enemigo interior



1. Presta atención a tus emociones. La mayoría de nosotros, ya sea por motivos de rutina, desconocimiento, falta de tiempo y de práctica, no podemos ni sabemos dirigir realmente nuestros pensamientos, ni tampoco lo que sentimos, hacemos, ni decimos. Según diversos estudios científicos, el 96% de nuestras acciones están motivadas por pensamientos y sentimientos que están fuera de nuestro propio nivel de conciencia.

Es mucho más fácil y efectivo elegir, potenciar los pensamientos que nos hablan de lo que realmente es importante para nosotros, en el aquí y ahora, y que sin duda nos permiten disfrutar más de nuestro día a día.
2. Orientar el “foco” hacia el camino. En muchas ocasiones nos hemos puesto (incoscientemente) un foco dirigido hacia los ojos, que se centra en nuestros problemas, dolencias, molestias…, es decir, pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, enfado, preocupación…y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Debemos coger el foco y dirigir su luz hacia el camino.
3. Desaprender algunas creencias  y comportamientos automatizados. Identificarlas para soltar nuestras falsas creencias y liberarnos de conceptos que ya no tiene el mismo sentido ni la misma importancia que antes, y que siguen están ahí, porque no nos hemos parado a cuestionarlos.
Cada vez que te sientes mal, bien sea triste, nervioso/a, asustado/a, apático/a, rabioso/a… es señal de que, a un nivel más o menos consciente, estás teniendo pensamientos que te están llevando a sentirte así a la vez que te están avisando de que algo no va bien. Te están empujando, de alguna manera, a que tomes conciencia, e incluso a que tomes una nueva dirección, una nueva posición en sintonía contigo, para que la expandas a través de tus actos, pensamientos, sentimientos…
4. No hay que ser tan razonable. Siempre encontramos razones/excusas para justificar nuestro estado emocional negativo (mal humor, estrés, tristeza…).
5. Cuidado con lo que nos decimos. Si tenemos en cuenta que el pensamiento no es otra cosa que palabras sin sonido, hay que considerar la importancia de la palabra que será la manifestación del pensamiento. Según cómo nos hablamos (oral y mentalmente) a nosotros mismos, moldeamos nuestras emociones que cambian nuestras percepciones. Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón.
6. Salir de la zona de confort para crecer. 
7. Cumplir lo que nos prometemos. Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos, alteramos físicamente nuestro cerebro. Nos estamos traicionando a nosotros mismos.
8. Ver lo que hay y aceptarlo. Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es la clave para cualquier cambio.
9. Autocontrolarnos. No es reprimir nuestras emociones o soportar la presión de los acontecimientos, sino comprender que somos influenciadores y creadores de nuestros pensamientos, sentimientos, palabras, acciones…, y que podemos ser creativos y encontrar nuevas respuestas ante las diferentes situaciones.
10. Cambia tu diálogo interno hacia uno a tu favor. Todos tenemos un continuo diálogo interno con nosotros mismos. Como he comentado al principio, este diálogo, en la persona de media, es en un 78% negativo.  Es como tener un 78% del tiempo una personita en nuestro hombro diciéndonos cosas como: “no puedes hacerlo”, “te vas a caer”, “no le gustas a nadie”, “no te quiere”, “estás horrible con el pelo así”, “esa ropa no te sienta bien”, “seguro que te dicen que no”, “si no lo haces, ya no te querrán” y un larguísimo etcétera.
¿Te das cuenta de las consecuencias que tiene tener a “alguien” diciéndote continuamente cosas negativas sobre ti, sobre tu vida o sobre los demás? ¡Y encima ese alguien somos nosotros mismos, y le damos una credibilidad absoluta a todo lo que nos decimos!.

La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado.
“No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos”

Se escultor de tu mente

Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.
“Cuida tus pensamientos, porque se volverán en tus palabras.
Cuida tus palabras, porque se volverán en tus acciones.
Cuida tus acciones, porque se convertirán en tus hábitos.
Cuida tus hábitos, porque forjan tu personalidad (carácter).
Cuida tu personalidad, ella define tu camino (destino)
Y tu destino será tu vida”. 
Mahatma Gandhi

Tenemos una mente extraordinaria con una habilidad increíble para aprender. Piensa cuantas cosas has logrado, gracias a los pensamientos positivos que has tenido a lo largo de tu vida hasta hoy. Tú decides si cada día estará lleno de buenos pensamientos y buenas sensaciones. Más allá de las circunstancias ten presente que dicho “Poder” siempre está dentro de ti.

Lectura relacionada  Desarrollo personal: Como estilo de vida, ver el bosque y no solo árboles.
Recuerda que un pensamiento genera una emoción y de inmediato va a producir en ti un comportamiento. Tú eliges tus pensamientos. Analiza si te están ayudando en tu vida para sentirte bien. Los pensamientos de rabia, rencor y miedo van a afectar tu organismo desgastándolo y produciendo malestares, dolencias, enfermedades… Pensar lo mejor en cada situación te va a ahorrar mucho desgaste emocional. Si logras controlar tus pensamientos negativos, tus comportamientos cambiarán. Toma conciencia de cuáles son tus pensamientos y la manera de cómo influyen en ti.
“Lo que te hace feliz o desdichado no es el mundo ni las personas que te rodean, sino los pensamientos que albergas en tu mente” Anthony de M

Así que “Deja que los pensamientos positivos recorran tu mente. ¡Se notará en tu cara!” Norman Vincent Peale.
¿Quién dirige tus pensamientos? ¿Tú o tus vivencias?
Autora Fatima Abril

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en:

suscribete sobre

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. […] por Fatima Abril ¿Cómo puedo crear fácilmente lo que deseo en la vida? ¿Qué puedo hacer para cambiar mis pensamientos y que mi realidad sea mejor? He escuchado en muchas ocasiones “eres lo que…  […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.