por Rodolfo de Juana

Trabajar en una start-up es similar Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Seguro que estás preparado para trabajar para una start-up?

start up business ¿Seguro que estás preparado para trabajar para una start up?

por Rodolfo de Juana

Trabajar en una start-up es similar a hacerlo en una pyme, pero con pequeñas-grandes diferencias. Mientras que en una pyme podemos estar hablando de un negocio consolidado en el que tenemos muy claras cuáles van a ser nuestras funciones y qué es lo que se espera de nosotros en una start-ups las cosas pueden ser algo diferentes.

En la start-up el objetivo es trabajar para lanzar un producto o servicio novedoso, muchas veces con recursos limitados en el marco de una organización en lo que prima es la implicación de los miembros del equipo, frente a otros aspectos del negocio. Por este motivo, si estamos considerando trabajar para una start-up, no haríamos mal en prestar atención a las siguientes advertencias que nos hacen desde Venture Beat

1. Trabajar para una start-up implica tener un control directo sobre nuestro trabajo, hacer algo en lo que creemos, pero también hacer cualquier otra cosa que nos puedan requerir

Aunque muchas veces trabajar para una start-up puede representar la forma en la que expresar nuestro potencial creativo, también va a implicar que vamos a tener que realizar muchas tareas que no nos van gustar.

Es decir que mientras buena parte del tiempo vamos a trabajar en ese proyecto que adoramos, en muchas otras ocasiones tendremos que echar una mano en administración, gestión o en el área comercial. A diferencia de una gran empresa o de una pyme consolidada, en la start-up la frontera de lo que son y no son nuestra responsabilidades, son un tanto borrosas.

2. Muchas start-ups piensan en ser la próxima Instagram. Sin embargo el riesgo de fracasar es bastante elevado.

Según un estudio de la Universidad de Harvard, el 75% de las start-ups acaban por fracasar. Datos similares a los que se registran en nuestro país en el que se ha demostrado que 9 de cada 10 nuevas empresas no superan los cinco años de vida. Así que antes de dar el “Sí quiero” no está de más que hagas una investigación previa para intentar determinar si esa aventura empresarial tiene al menos los mimbres necesarios como para llegar a buen puerto.

Y muchas veces incluso con un gran producto y un equipo de trabajo realmente implicado, las cosas no acaban por salir bien. Ten en cuenta el impacto que puede tener para tu carrera profesional. Un curriculum repleto de experiencias cortas puede representar un gran NO para tu próxima entrevista laboral. Por otro lado, tal vez esa empresa en la que te has embarcado, sí que tenga todo lo necesario para prosperar.

Lectura relacionada  Cerré mi startup. Esto aprendí

3. Más flexibilidad a costa de un salario inferior

Si vienes del mundo de la gran empresa, no esperes que se te ofrezca un salario similar. Normalmente las start-ups están pagando un 30% menos de lo que se suele ofrecer en una empresa consolidada. A cambio, suelen ser equipos mucho más dinámicos que tienden a favorecer la conciliación, ofrecen una mayor flexibilidad horaria y fomentan otro tipo de prácticas como pueden ser el teletrabajo.

4. Más visibilidad a cambio de una menor formación

El ambiente que se vive en una start-up es muy atractivo. La atmófera de trabajo es distinta. Nos encontramos en un proyecto en el que todo cree y en el que se trabaja con más ilusión que en otro tipo de empresa. El reconocimiento y la satisfacción que obtenemos por el trabajo realizado es mayor. A cambio es probable que no tengamos un programa de formación o de desarrollo de carrera tan intenso como el que podemos tener en una empresa más grande.

5. Y lo más importante, aunque sin duda en una start-ups nos vamos a divertir, la presión y el estrés puede ser mucho mayor que en otras empresas

La presión por conseguir resultados, desarrollar en negocio de la empresa y en definitiva, conseguir crecer, puede suponer una presión añadida para muchos de los trabajadores de una start-up, que no tienen la ventaja de centrarse únicamente en hacer bien su trabajo.

A pesar de todo, trabajar para una start-up puede ser una aventura apasionante, llena de pequeños-grandes desafíos que pueden ayudarnos a ser mejores profesionales.

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en:

suscribete sobre

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Susana Inés Godoy dice:

    Trabajar en una “star-up” ¿sería por ejemplo cuando los muchachos se lanzan a ofrecer servicios para reparar computadoras luego de realizar un curso de reparacion de las mismas? o ¿hacer roscas de pascuas o pizzettas o tartas para vender en las empresas o a particulares? o ¿qué ejemplo pondrían ustedes?

  2. maryeta dice:

    Enhorabuena por el post. Muy interesante. Yo he trabajado durante mucho tiempo en una start up y es muy cierto que trabajas todo el tiempo con riesgo y con estrés. Pero lo mejor es que el trabajo es muy gratificante. Lo malo de todo es que un día estas arriba y el siguiente estas hundido. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.