Por Pilar Albandea Gómez

La razón de este artículo se encuentra en una reflexión que realizo con cierta frecuencia: si Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Mediación y protocolo familiar

Pilar Albandea GómezPor Pilar Albandea Gómez

La razón de este artículo se encuentra en una reflexión que realizo con cierta frecuencia: si el 65% del PIB de nuestro país lo producen las empresas familiares, el 65%de las exportaciones se producen a través de este tipo de empresas y el 60% de los puestos de trabajo son generados por ellas ¿de que manera la mediación puede contribuir a su longevidad?

Y es que a pesar de la importancia real que la empresa familiar tiene en nuestra economía, la vida de este tipo de empresa suele coincidir con la de su fundador, no llegando a la segunda generación el 70% de la mismas, mientras que el 30% de éstas sólo alcanzan la tercera generación, siendo sólo el 7% las que alcanzan la cuarta generación.

La escasa supervivencia de la empresa familiar, en la mayoría de las ocasiones radica en el hecho de que, además de verse obligada a superar los problemas comunes al resto de empresas, es decir, aquellos derivados de la propia actividad empresarial, también han de superar los derivados de los vínculos de los familiares que la conforman.

Cuando surge un conflicto sea del tipo que sea, el recurso a la vía judicial es absolutamente contrario a los fines del Protocolo Familiar, toda vez, dicho recurso, acabará, casi con toda seguridad, con la concordia interna, familiar y empresarial.

Es por ello, por lo que en este tipo de empresas, la Mediación debe ser una herramienta fundamental, dada su idoneidad no sólo para resolver los conflictos que se planteen en su devenir, sino también como instrumento válido para prevenir, en la medida de lo posible, que esos conflictos surjan.

El Protocolo Familiar se compone de un conjunto de normas de muy distinta clasificación, que se erigen como el instrumento básico de la empresa cuya finalidad es la de regular tanto la organización como la gestión de la misma, las relaciones entre los miembros de la familia que la componen, incluyendo en muchos casos referencias, incluso, a la sucesión de sus miembros.

Por ello el Protocolo familiar no debe realizarse sobre un modelo normalizado sino que debe ser el resultado del trabajo de los miembros de la empresa, en el que, mezclando componentes jurídicos, económicos y empresariales con un trabajo psicológico y emocional de la familia, se consiga un documento hecho a la medida, donde se regulen tanto aspectos generales como específicos, esenciales o diferenciadores de la propia familia y la empresa.
La utilización de la Mediación en la elaboración del Protocolo Familiar permite crear un escenario, en el que la intervención de cada uno de los interesados es importante, aprendiendo a escuchar y comprender a los demás y sintiendo que se han tenido en cuenta sus ideas y aspiraciones. La implicación y colaboración de sus miembros facilitará el cumplimiento voluntario del Protocolo Familiar, ya que pone de manifiesto la necesidad de su cumplimiento, basados en una idea común, evitando con ello conflictos futuros.

Lectura relacionada  Las diez claves del éxito en la Empresa Familiar

En cuanto a los beneficios de la Mediación como herramienta para la resolución de conflictos, son muchos los documentos que reparan en este extremo, sin embargo, no por ello voy a dejar de destacarlos, siendo primero y primordial el hecho de que la Mediación promueve una solución en la que todas las partes implicadas ganan u obtienen un beneficio, y no sólo una de ellas.

Pero en cuanto a las Empresas Familiares, la Mediación ofrece un beneficio que cobra una especial relevancia y da respuesta a la pregunta que se desprendía de aquella reflexión que ha dado lugar a este artículo ¿de que manera la mediación puede contribuir a la longevidad de este tipo de empresas?

Sin perjuicio de lo anteriormente expuesto, no podemos olvidar que los conflictos son algo natural en la organización, dado que son el reflejo de las relaciones, de pareceres, de intereses, de opiniones, etc… no siendo la Empresa Familiar una excepción a esta premisa. Lo destacable, es la necesidad que existe en este tipo de empresas de permanencia de las relaciones más allá de los conflictos, ya que el mantenimiento de las relaciones internas en la empresa va unido, irremediablemente, al mantenimiento de la propia empresa.

En el proceso de Mediación las partes se comprometen a negociar y alcanzar su propio acuerdo, abriéndose con ello una vía de comunicación que conlleva que la probabilidad de que las partes mantengan sus relaciones aumente considerablemente e incluso, que éstas sean más fuertes y duraderas.

Para terminar, sirva el caso de la galletera Gullón como ejemplo real de los efectos negativos que las desavenencias familiares pueden provocar en el desarrollo de una empresa y por ende, los beneficios que la remisión en el Protocolo Familiar a la Mediación como instrumento para la resolución de conflictos pueden reportar para este tipo de empresas.

Autora  Pilar Albandea Gómez, Abogada y Mediadora, Socia fundadora Human Mediación

Flyer JC terminado

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.