Si siempre estás dispuesto a hacerlo todo, incluso a costa de incrementar tu jornada laboral, quizá deberías aprender a decir “no”.

Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Aprende a decir “no” para ser más productivo

no 03Si siempre estás dispuesto a hacerlo todo, incluso a costa de incrementar tu jornada laboral, quizá deberías aprender a decir “no”.

Sin duda, la disposición y la iniciativa son imprescindibles en un buen profesional, pero si no eres capaz de gestionarlo se puede volver en tu contra.

El estrés puede ser una de las consecuencias y, en algunos casos, con tu empeño en querer hacerlo todo puedes ganarte la enemistad de algún compañero y, también la del jefe si observa que tu disposición no siempre se traduce en hechos.

Saber cómo y cuándo decir “no” puede ser la mejor medicina para prevenir estos males. Algunos consejos pueden ayudarte a conseguirlo sin renunciar a ser eficiente en el trabajo:

1. Organiza tu jornada laboral de manera que puedas hacer todas las actividades a las que te has comprometido. Si a lo largo del día surge una tarea extra realmente importante, renuncia a alguna de las programadas o pásasela a otro colega. Recuerda que tú no tienes que hacerlo todo.

2. Tu eficiencia puede ser el mejor salvavidas para los quejicas, aquellos compañeros que siempre se quejan de que tienen mucho trabajo. Si te ofreces a echarles una mano y observas que mientras tú haces sus tareas ellos pierden el tiempo charlando o realizando otras no urgentes, ya tienes un par de motivos para decir “no” la siguiente vez que pidan ayuda.

3. Analiza si realmente es necesario para tu equipo o para ti mismo hacer un sobreesfuerzo que suponga prolongar tu jornada. Algunas tareas pueden esperar al día siguiente. Recuerda que si haces todo de forma inmediata, tus jefes y compañeros no dudarán en abusar de tu eficiencia, aun cuando no sea imprescindible.

4. Rompe el tabú de la productividad. Si estás demasiado ocupado en realizar el mayor número de actividades en el menor tiempo posible, la calidad del resultado puede verse afectada; además pone en riesgo tu propia felicidad en el trabajo por intentar abarcar más tareas de las que eres capaz de resolver. Recuerda que decir “no” a los demás es una forma de decir “sí” a uno mismo.

Fuente: Expansion.com

Flyer JC terminado

Lectura relacionada  ¿Zona de confort? Aquí tienes 40 formas de salir de ella

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Me parece interesante el enfoque de aprender a decir “no” de vez en cuando.
    Ya sea cuando alguien preguntar si tenemos dos minutos para escucharlo o para cuando nos sobreexigen tareas que no nos corresponden.

    Reducir las interrupciones es el comienzo para aprender a ser más productivo y eficiente. Creo también que no se trata de saturarnos de tareas en el día a día pero sí por el contrario ser más selectivos con lo que hagamos.

    Aprovecho para compartir un artículo que escribimos sobre este tema y que podría ser complementario a este post…
    http://www.glidea.com.ar/blog/como-ser-mas-productivo-y-eficiente-en-lo-que-haces

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.