por Manuel Pavon

¿Qué tiene que cambiar la Familia Empresaria?

Manuel Pavón: Algunas cosas, como por ejemplo, Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » “Sobrevivir como empresa familiar, es cambiar algunas cosas como Familia Empresaria”

manuel pavonpor Manuel Pavon

¿Qué tiene que cambiar la Familia Empresaria?

Manuel Pavón: Algunas cosas, como por ejemplo, la actitud ante cambios en el liderazgo y en la propiedad que sobrevienen cuando se producen transiciones generacionales.

 ¿La actitud no le parece difícil de cambiar en una familia?

Manuel Pavón: Sin duda, no pido cambiar los roles y posiciones en la familia, lo que pido a las familias es que cambien su actitud en la escucha y, por lo tanto, en la comunicación.

 ¿Y con qué finalidad?

Cambios positivos. Si observo que mi hermano o primo me presta atención e intenta entender mi posición sobre un problema, mi actitud hacia él cambiará. Ello produce una escalada positiva que mejora la capacidad de lograr acuerdos.

 ¿Por qué la familia no es capaz de solucionarlo sola?

Manuel Pavón: Cuando una familia nos contrata, ya ha intentado solucionar sus problemas por su cuenta y no ha tenido éxito. Acude a nosotros como último recurso.

 ¿Esperan de ustedes que hagan un milagro?

Manuel Pavón: Es cierto, esperan que resuelvas lo que ellos no han podido resolver por sus propios medios. Nosotros no hacemos milagros, simplemente intentamos que ellos sean capaces de afrontar el problema y buscar la solución.

Entonces, ¿para qué les necesitan?

Para que les guiemos en todo el proceso. Si una Familia Empresaria ha sido capaz de afrontar o aceptar que tiene un problema, ya ha alcanzado el 50% de la solución.

 ¿Y qué pasa con el otro 50%?

Manuel Pavón: Del resto, pongamos que un 25% consiste en mejorar la comunicación y, por lo tanto, la actitud.

 El otro 25% es ser capaz de establecer las normas de conducta coherentes con la realidad de la empresa. Es aquí donde intervenimos. Trabajamos en la capacidad de comunicación de la familia, cómo organizar el consejo de familia; cómo realizar las reuniones, y proponemos soluciones y ejemplos sobre situaciones similares vividas en nuestro trabajo y experiencias con otras familias. Pero siempre es la familia quien decide finalmente.

 ¿Por qué no deciden ustedes?

Manuel Pavón: Porque si las decisiones sobre cómo llevar a cabo las relaciones de la familia en la empresa no son decididas por la propia familia, difícilmente se asumirán y se cumplirán en el futuro.

Lectura relacionada  Empresa Familiar y Familia Empresaria

Parece que la familia busque un árbitro…

Manuel Pavón: Ese es el mayor error que puede uno realizar cuando contrata a un consultor. Un consultor no debe ser un mediador. El mediador es quien media en un conflicto. Si una Familia Empresaria está en conflicto, es posible que recurra a la separación como una alternativa de solución pero, en la mayoría de los casos, no es la única vía para superar el conflicto. En este proceso de búsqueda de las mejores estrategias de solución intervenimos los consultores. Nuestro trabajo siempre está enfocado a facilitar la continuidad. No obstante, si para alguna familia la mejor alternativa es la separación, les ayudamos a establecer los mecanismos para una separación ordenada.

 ¿Cómo son las Familias Empresarias?

Manuel Pavón: Hay que trabajar entendiendo que la Familia Empresaria es un sistema complejo y delicado. Debe evaluarse cómo es la estructura familiar, el rol de sus miembros, la posición de cada uno, la historia familiar y empresarial. A diferencia de una familia común, la Familia Empresaria tiene otro tipo de valores sobre el dinero, los negocios, la responsabilidad social.

 ¿Qué situaciones destacaría como las más comunes en su trabajo como consultor de empresa familiar?

Manuel Pavón: Además de los básicos y enunciados anteriormente (la comunicación, afrontar la situación) podemos destacar el liderazgo y la sucesión. En un reciente estudio publicado por Garrigues Empresa Familiar sobre casos reales tratados en estos dos últimos años, merece especial atención que en el 47% de las familias consultadas sus principales problemas son el liderazgo (16,2%), la comunicación (15,4%) y la sucesión (14,5%). Le sigue la falta de normas (12,8%), la ausencia de una visión compartida y una deficiente profesionalización (12% ambas).

 ¿Y cómo se pueden solucionar tantos temas al mismo tiempo?

Manuel Pavón: En este estudio, también analizamos cómo actuaban las familias ante situaciones como las que describimos anteriormente. Las familias tardan de 3 a 5 años en afrontar la situación y aceptar que tienen un problema. Cuando buscan ayuda piensan que obtendrán una solución rápida.  Lo que les decimos e intentamos convencerles es que deben establecerse objetivos asumibles y, por lo tanto, es necesario un tiempo.

 ¿Es fácil dar una solución rápida?

Manuel Pavón: Sin duda, las familias, en algunos casos desesperadas o en otros por moda, buscan un producto, si se me permite la expresión, “enlatado”. El protocolo familiar a veces es ofrecido como la panacea de las soluciones rápidas y efectivas. La familia recibe un documento con normas y lo guardan en el cajón. De pronto desaparecen el dolor de cabeza y las preocupaciones. Es lo que llamamos el “protocolo express” o “protocolo aspirina”. Es rápido y barato. Pero de poco sirve, y sobre todo entorpece, cuando surgen otra vez los problemas y la familia debe afrontar otro proceso conflictivo.

Lectura relacionada  ¿Cómo planificar la continuidad de su empresa familiar?

 ¿A qué aspiran en Garrigues Empresa Familiar?

Manuel Pavón: A tener muchas Familias Empresarias que nos feliciten la Navidad porque siguen juntas como empresa familiar, en parte gracias a nuestro trabajo, consecuencia de nuestro compromiso y corresponsabilidad con los retos que tienen nuestros clientes.

¿Alguna recomendación final para los empresarios familiares?

Manuel Pavón: En primer lugar, que cultiven en sus hijos el afán emprendedor y la innovación y, en segundo lugar, que sean valientes y afronten las situaciones complicadas de las relaciones familia-empresa, sin dejar que el tiempo pase. En este caso, el tiempo no lo cura todo, al contrario, puede complicar las cosas todavía más.

Autor Manuel Pavón, es consultor de empresa familiar desde hace 25 años. Casado con tres hijos. Es el responsable de consultoría de empresa familiar en Garrigues Empresa Familiar.

Flyer JC terminado

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.