por Carlos

Los escenario comerciales se identifican por una proactividad bien acentuada en sus comercios, en donde las empresas Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Liderazgo » Sobre el alcance e importancia del liderazgo gerencial

liderazgo para el cambiopor Carlos

Los escenario comerciales se identifican por una proactividad bien acentuada en sus comercios, en donde las empresas aportan lo mejor de lo mejor, que va desde buena tecnología, productos garantizados con buena calidad y productividad, recursos humanos capacitados, satisfacción de las necesidades demandadas por los consumidores y desde luego, por contar con un liderazgo gerencial moderno bien preparado, capaz de interpretar los retos, saber aprovechar las oportunidades.

Hemos señalado en otras oportunidades, que el líder gerencial moderno, está plenamente identificado con su responsabilidad, funciones a desempeñar, además   de que contar con  una actitud positiva ante la diversidad cultural y ante la globalización de los     mercados y sociedades para poder ser efectivo en todos sus ambientes, saber interpretar los efectos de las variables  contingentes, la intervención del Estado, por ejemplo, en el caso venezolano, en donde la actuación de este es constante con medidas, acciones que genera y que han incidido seriamente en el comportamiento organizacional de muchas empresas, específicamente las pymes, en donde muchos de ellas se han sentido seriamente afectadas en su operatividad.

Se considera al liderazgo gerencial  como el proceso de dirigir las actividades laborales de los miembros de un grupo y de influir en ellas, optimizar resultados que favorezcan a todos.

Estas prácticas son el resultado de un largo proceso de investigaciones y de decantación de experiencia sobre el ejercicio de la función gerencial. Combinan las bases científicas de la Teoría de la Organización Requerida con la mejor comprensión sobre estos procesos lograda por ejecutivos del más alto nivel a lo largo de los años.
Se nos indica, que estas prácticas definen de modo simple y preciso lo que un gerente debe hacer para asegurar su liderazgo sobre su equipo. Para que funcionen correctamente, el cumplimiento de las mismas es una respondibilidad gerencial primaria.
Las prácticas de liderazgo gerencial son:
El trabajo en equipo gerencial
La fijación de contexto
La planificación gerencial
La asignación de tareas
La evaluación del desempeño
La decisión sobre remuneraciones dentro de las políticas de la organización
La inducción y el coaching. La mejora continua

Nos recuerda Gabriela Toro en un análisis al respecto, que es importante en el alcance de lo que puede beneficiar un buen liderazgo gerencial, tomar en cuenta algunos aspectos que permiten ampliar su visión, como considerar lo que nos aporta  todo lo concerniente a los tres mitos sobre el liderazgo. Estos mitos son fatales, ya que si los tomamos como ciertos inmediatamente nos excluiremos de la lista de candidatos a líderes. Lo que es peor aún, los mitos sobre el liderazgo si son aceptados inhiben el desarrollo de líderes en potencia. Estos son:
a) Los líderes nacen, no se hacen.
b) Líder ahora, líder para siempre.
c) Los líderes son más emocionales que los demás.
Tómese en cuenta algunas consideraciones sobre ellos:

Lectura relacionada  Liderazgo: nuevas tendencias para el autodesarrollo

Primer mito: Este mito parte del supuesto que los líderes tienen algún “gen del liderazgo”, la historia ha enfatizado este concepto de los Superhombres. Es el individuo que reúne fuerza, valentía, sabiduría y atractivo físico. El Rey Arturo, El Cid, Alejandro Magno serían algunos de ellos. Este mito es peligroso cuando se aplica a líderes de empresas y de otras negociaciones.

Algo que hemos aprendido en la práctica es que muchos de los líderes de hoy en las empresas, lejos de ser naturales, tuvieron que aprender a liderar con frecuencia a través de ensayo y error. Los líderes resultan ser gente parecida a nosotros pero con la diferencia de que han desarrollado habilidades para el liderazgo. Si usted siente que no nació con todas las habilidades no se preocupe, puede aprender.

Segundo mito: Cuando creemos en la posibilidad de que todos tenemos potencial para el liderazgo, creamos un clima en el cual pueden surgir los mejores líderes.

Tercer mito: El mito de la intensidad se manifiesta con la idea de que los líderes sienten con más amplitud y relevancia que el resto de las personas. Una de las falsas nociones del liderazgo sostiene que el líder es más seguro que los demás, otra sugiere que el líder es más optimista que otros o que es más explosivo y vehemente con relación a sus opiniones y creencias.

Los líderes no necesitan una sola fachada emocional (ira, confianza, optimismo), los líderes sienten de muchas formas en diversos momentos y deben expresarlo.

 Por otra parte, Dave Ulrich, Jack Zenger y Norm Smallwood consideran que la mejor manera de fijar lo que dará como resultado el liderazgo es señalando algunos atributos relacionados con lo que el líder debe ser, saber y hacer. Tales atributos consisten en:

Fijar el rumbo. Los líderes posicionan su institución hacia el futuro. Prever el futuro implica predecir y jugar con diversas influencias, entre ellas la clientela, la tecnología, las regulaciones, los competidores, los inversionistas y proveedores. Dirigiéndose a este estado futuro, los líderes deben posicionar sus instituciones de modo que formen una identidad propia y única y generen valor para todos los que tengan intereses en ellas. Muchas son las expresiones que describen tal estado futuro: visión, misión, estrategia, aspiración, destino, previsión, principios, etc.
Los líderes que fijan el rumbo saben y hacen por lo menos tres cosas: comprenden los sucesos externos, se enfocan en el futuro y convierten la visión en acción.

Lectura relacionada  Conozca los valores que definen a un buen directivo

Demostrar carácter personal. Indudablemente, los líderes tienen carácter. Los seguidores necesitan líderes en quienes puedan creer, con quienes puedan identificarse y en quienes puedan tener confianza. Es lo que se denomina también “credibilidad” y encierra a su vez atributos como honestidad, capacidad de inspirar, imparcialidad, capacidad de apoyar a otros. Los líderes de carácter viven los principios de su organización practicando lo que predican; poseen y generan en los demás una imagen positiva de sí mismos y exhiben capacidad cognoscitiva y encanto personal en alto grado.

Movilizar la dedicación individual. Los líderes convierten una visión en hechos haciendo que otros se comprometan. Traducen las aspiraciones futuras en aquellas conductas y acciones cotidianas que se le exigen a cada empleado. De esta manera, los empleados se comprometen a armonizar sus acciones con las metas organizacionales y se dedican a poner el corazón, el alma y la mente en los propósitos de la organización. Los líderes han de forjar relaciones colaborativas, han de compartir el poder y la autoridad y han de manejar la atención. Los líderes tienen que ayudar a los individuos a ver y sentir cómo sus aportes contribuyen al logro de las metas de la entidad.

Engendrar capacidad organizacional. La capacidad organizacional se refiere a los procesos, prácticas y actividades que crean valor para la organización. Los líderes tienen que ser capaces de traducir el rumbo organizacional en directivas, la visión en práctica y el propósito en proceso. La capacidad representa la identidad de la empresa o institución educativa tal como la perciben tanto los empleados como los clientes o usuarios. Exige líderes que exhiban por lo menos estas habilidades: forjar la infraestructura organizacional, aprovechar la diversidad, desarrollar equipos, diseñar sistemas de recursos humanos y hacer realidad el cambio.

Definitivamente, un buen líder gerencial está plenamente identificado en saber aprovechar al máximo lo que representa la oportunidad, utilizarla adecuadamente, puesto  sabe lo que ésta cuesta que se manifieste.  Debe ser un  buen previsor, estar plenamente identificado con el aquí y el ahora, manejar adecuadamente su potencial energético, sus emociones, saberse controlar  y especialmente estar bien integrado con su equipo, motivarlos, respetarlos y ayudarlos a crecer.

Autor Carlos

Ing. Industrial-administrador, abogado.EGADE (ITESM), UC, Universidad de Chile Postgrados maestrías en Administración de empresas mención mercados, recursos humanos; Calidad y Productividad; educación Doctorado en Educación Profesor titular e investigador Area de Postgrado de Faces UC. Cátedras: Tópicos gerenciales; Comercio Internacional; Mercadotecnia, Comportamiento organizacional Coordinador Programa de postgrado gerencia de la calidad y productividad, Faces, UC Consultor -asesor empresarial DEPROIMCA www.entorno-empresarial.com EXATEC

Lectura relacionada  Los retos del líder del siglo XXI: Un mundo en constante evolución

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante

 para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Sólo ingresa  tu dirección de correo en:

suscribete 02

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla desde Feedburner. Sólo entonces estarás realmente suscripto !!

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar MUCHO más material relacionado a este tema que te interesa en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.