por Manel Muntuadas “Aquél que sabe lo que hay que ver es muy posible que no vea todo lo Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Management » Ver

por Manel Muntuadas
“Aquél que sabe lo que hay que ver es muy posible que no vea todo lo que hay, es la frase con la que creo que se puede sintetizar este post en el que quiero poner de relieve la importancia que en el proceso diagnóstico tiene el dejarse impresionar por cualquier detalle que nos llame la atención al margen de las razones que nos lleven a observar una determinada situación.
Me explicaré, si tan sólo se tratara de identificar signos que remitan a aquello que pueda considerarse síntoma de algo, el proceso diagnóstico sería más sencillo de lo que realmente es, ya que bastaría con superponer a cualquier situación un patrón predefinido y sacar conclusiones a partir de aquellos puntos de coincidencia y de divergencia entre la realidad y el patrón.
Tristemente esto sucede en muchos sectores [entre el que incluyo el de la consultoría] en los que se pueden encontrar marcos teóricos cuyos adeptos creen tener definida la manera de interpretar cualquier realidad posible y que sólo creen posible cualquier realidad que encaje con esa interpretación.
Ya he comentado en otra ocasión la dificultad para hacer caso omiso del relator que llevamos dentro y que nos empuja inmediatamente a elaborar teorías que concuerden con aquello con lo que nos encontramos para de este modo reducir la incertidumbre que genera una situación. Pero para aquellos que nos dedicamos a solucionar problemas o que trabajamos en sistemas complejos, en los que actúan multitud de variables, es muy importante entrenar la aptitud de frenar la tendencia a mirar para dejar impresionarse y poder ver.
Ahí reside una competencia profesional fundamental, en la capacidad de abrir un espacio de ignorancia en el que sea posible dejarse sorprender por aquello que suele camuflarse con el manto de lo irrelevante cuando es alcanzado demasiado pronto por nuestro razonamiento.
Si cedemos a la necesidad de encajar lo que percibimos con lo que queremos ver es harto probable que ninguneemos detalles relevantes de la situación que se pretende entender. Esta manera de diagnosticar lleva a hacer converger cualquier realidad con lo que ya se cree saber, a diluir los detalles en un razonamiento conveniente y es la verdadera responsable de la mediocridad de muchas valoraciones que tan sólo consiguen -más o menos conscientemente- corroborar el punto de vista del que parten, al margen de la realidad a la que dicen referirse.
Lo dicho, ningún saber sobra a la hora de entender lo que vemos pero antes de interpretar es importante abrir un espacio de silencio en el que tan sólo resuene aquello que realmente está pasando.

 

Lectura relacionada  Gary Hamel, el arquitecto

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante

 para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Sólo ingresa  tu dirección de correo en:

suscribete 02

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla desde Feedburner. Sólo entonces estarás realmente suscripto !!

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar MUCHO más material relacionado a este tema que te interesa en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.