Por Jordi Collell.

No es realista pensar que tenemos todas las competencias y todos los recursos para poner en Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Cuatro motivos para tener socios y 4 consejos para no salir esquilado.

Associates.jpg

Por Jordi Collell.

No es realista pensar que tenemos todas las competencias y todos los recursos para poner en marcha un sueño, una idea, un proyecto o un negocio. Apoyarnos en nuestras competencias es una sabia decisión porque nos permite salir al ruedo con lo mejor de nosotros pero ¿qué hacemos con lo que nos falta?.

La respuesta no es complicada de imaginar: asociarnos con personas que nos complementen, pero esto puede traernos malas consecuencias si no lo hacemos cuidando algunos detalles importantes.

Las asociaciones más frecuentes cubren las áreas básicas del proyecto en las que flojeamos y las podemos resumir en:

Técnicas:

Buscamos a alguien que nos aporte saber hacer, tecnología, en alguna de las áreas vitales de nuestro proyecto. Sea un tecnólogo o un experto en logística. Comerciales:

Si lo de salir a vender buscaremos a alguien que nos ayude, si no vendemos nos hundimos. Y vender es un concepto amplio que comienza por la comercialización de lo que hacemos, por llegar a nuestro público objetivo y acaba cerrando un trato.

Organizativas:

Cuando necesitamos a alguien que nos arregle la vida para poder dedicarnos a lo que somos realmente buenos o para lo que somos imprescindibles, buscamos un partner con cualidades organizativas.

Financieras:

No disponemos de los recursos necesarios y buscamos a alguien que a cambio de una participación nos los facilite para que la idea pueda ver la luz.

Asociarse con alguien tiene su liturgia y tiene que mucho que ver con la seducción entendida en sentido no restrictivo. Hemos de localizarle, interesarle, convencerle y finalmente pasar por el notario.

Hasta aquí todo funciona de mil maravillas porque la ilusión y las expectativas van por delante pero con el transcurso del tiempo y el avance del proyecto las cosas pueden cambiar y es necesario estar preparado para ello.

Es muy frecuente cuando cerramos un acuerdo de asociación no prever algunas circunstancias que pueden hacernos la vida difícil o frustrar parte de nuestras aspiraciones iniciales.

Es importante dejar claro de entrada, por escrito y ante notario, los siguientes aspectos:

La salida:

Los problemas comienzan en muchos casos cuando las sensibilidades y los objetivos de los socios no son coincidentes. Muchos socios financieros quieren rentabilizar su inversión y hacer líquida la plusvalía para abordar otros proyectos , es una situación muy frecuente y de entrada no es mala pero los roces surgen cuando su momento para la salida o la venta no coincide con el nuestro. Puede darse el caso que nosotros veamos todavía un gran recorrido y nuestro socio sólo vea que es una buena oportunidad para materializar los beneficios de su inversión. Es imprescindible hablar y acordar todos los términos de salida y venta al inicio y así todo el mundo sabrá a que atenerse.

Lectura relacionada  5 preguntas que responde tu Plan de negocios

Entrada de nuevos socios.

Si no tenemos claro cuando, cómo y en qué condiciones puede y debe entrar alguien nuevo, sea por ampliación o por venta de participaciones nos podemos encontrar en casa a alguien no deseado. Si lo prevemos no habrá sorpresas.

Toma de decisiones.

Si hay más de dos socios puede ser complicada y hasta podría darse el caso que los socios financieros acabaran dándonos una patada allí donde duele. Pactar mayorías cualificadas para la toma de decisiones importantes nos permitirá vivir tranquilos y dedicarnos a los asuntos que nos corresponden.

Repartir dividendos o reinvertir.

Es una discusión que puede ser hasta violenta pero si al inicio pactamos unas condiciones objetivas para repartir dividendos todos sabremos a que atenernos. Y al final si estamos de acuerdo podremos adaptarnos a cada situación, un pacto se cambia siempre de común acuerdo.

Y podríamos encontrar muchas otras situaciones que merecerían ser previstas. Pensar qué hacer cuando las cosas pueden acabar en discrepancia no es, ni mucho menos, ser agorero si no que es un acto de proactividad que es uno de los atributos de nuestra marca personal.

Buena suerte y feliz asociación.

Autor Jordi Collell

Post original aqui

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante

para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

ingresando tu dirección de correo en:

suscribete 02

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla desde Feedburner. Sólo entonces estarás realmente suscripto !!

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar MUCHO más material relacionado a este tema que te interesa en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.