Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Cuentos e Historias » Reflexión: Cuándo afilaste tu hacha por última vez?

Reflexión: Cuándo afilaste tu hacha por última vez?

 Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una empresa maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.

El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.
En un solo día cortó dieciocho árboles.

– Te felicito – le dijo el capataz. – Sigue así .

Animado por las palabras del capataz, el leñador decidió mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó muy temprano. A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.

-Debo estar cansado- pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol.

Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.

Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó: “¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?”.

– ¿Afilar…?. No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles.

Estimado amigo lector, me permito preguntarte… cuándo has afilado tu hacha la ultima vez?

Te sueña familiar la historia, el esfuerzo y el desfallecimiento de este leñador?.  No te recuerda al vertigo, la cantidad de tareas que realizas cada dia solamente para llegar a casa y darte cuenta que has dejado mas tareas sin hacer en tu agenda que las que tenias al ingresar en la empresa por la mañana?

Has detenido tu ritmo frenetico aun que sea por unos minutos para evaluar y analizar qué estas haciendo y por qué?. Si estas trabajando con los elementos, herramientas o recursos adecuados?.  O peor aun, los estas utilizando eficientemente o solo como siempre se los utilizó en la empresa?

Conozco infinidades de pequeñas y medianas empresas que tienen sus computadores solamente para hacer lo mismo que antes realizaban a mano o con su máquina de escribir desperdiciando asi, muchas ventajas que tiene el recurso. Es tu caso?

Deberias pensar, reflexionar y te invito a ello, si realmente, mantienes tu hacha afilada o simplemente talas arboles solamente en base a tu esfuerzo fisico.  Si asi lo haces, no te sorprendas al verte exhausto, decepcionado cuando levantas la vista y ves la cantidad de trabajo que tienes por delante. Replánteate qué es lo que haces, y porqué pero tambien, cómo lo haces. Te aseguro que al cabo de un tiempo, tu dia laboral (al menos) habra cambiado.

Permítete esa licencia.

Juan Carlos Valda

 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Comentarios (1)

  1. yaily dice:

    Excelente y si definitivamente voy afilar mi hacha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.