Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Comunicación » Qué es la comunicación interpersonal?

Qué es la comunicación interpersonal?

por ocw.unican.es

Las ca­racterísticas que deberían formar parte de una definición del concepto de comunicación deberían ser: a)se trata de un proceso intencional, interactivo y dinámico; b)que pretende transmitir un mensaje desde un emisor que codifica una idea un receptor que es susceptible de decodificarla; c) que para la transmisión del mensaje utiliza una enorme diversidad de estímulos tanto verbales como físicos; d) que se trata de un proceso enormemente mediatizado por las experiencias de aprendizaje tanto del emisor como del receptor del mensaje y e)que es susceptible de verse modificado en función de la situación en que se transmite el mensaje. De forma muy resumida, se puede definir la comunicación interpersonal como el contacto verbal o no verbal que se establece entre dos o más personas donde se produce un intercambio humano de infor­mación, ideas, actitudes y emociones (Vander, 1986. En: (Gallar, 2006).

La comunicación interpersonal puede pro­ducirse en distintos ámbitos y sufrir por ello diferentes cambios:

a)El número de personas implicadas en el proceso de interacción puede incrementarse desde una persona a cientos de miles.

b)Los mensajes que se emplean en el proceso de comunicación pueden ser más o me­nos personales y más o menos generales en su contenido.

c) Las personas implicadas pueden estar más o menos alejadas física y emocional­mente.

d)En ocasiones, es necesaria una orga­nización y una tecnología compleja a lo largo del proceso.

En este sentido, se puede afirmar que para utilizar de forma adecuada la comunicación interpersonal esta se debe adaptar a las circunstancias, por ejemplo, en el caso de una relación interperso­nal podría resultar mucho más efectivo un tono de voz bajo, sin estridencias, una postura in­clinada hacia el oyente, etc., mientras que para comunicar un mensaje a un auditorio amplio sería necesario utilizar un buen timbre de voz junto con otras técnicas para hablar en público.

Aunque el modelo lineal de comunicación o modelo cibernético ha sido muy criticado por los estudiosos de las relaciones interpersonales, al considerarlo un enfoque comunicacional muy técnico, muy rígido y poco útil para estudiar la flexibilidad de los sistemas de interacción humano (Pinazo, 2006), los cuatro elementos definidos en este modelo se han mantenido en los numerosos modelos existentes. Estos elementos son: el emisor, es decir, la persona que comunica algo: el mensaje, que se hace a través de un canal, o medio de tras­mitir y recibir ese mensaje, que llegará finalmente a la persona con la que se contacta, el receptor.

El emisor

Lectura relacionada  Consejos para manejar conversaciones difíciles

El emisor es la persona que pretende comunicar algo al receptor. Las características propias de esta persona, en todos los sentidos, van a condicionar la forma de esta­blecer la comunicación. Sus peculiaridades culturales, el sistema social en el que se encuentra, su nivel de instrucción y sus actitudes en general, influirán de manera decisiva en su habilidad para comunicarse. Hay personas a las que les cuesta mucho expresar con palabras un sentimiento determinado. Y es que no todos los sentimientos son traducibles en palabras. La incapacidad de traducir afectos en palabras se llama alexitimia. El estado de la persona que desea comunicarse es también decisivo a la hora de transmitir un mensaje. Así algunos de los pacientes que se encuentran hospitalizados o que acuden a la consulta, tienen alteradas sus capacidades físicas y mentales, como sería el caso de un paciente con una intoxicación aguda por un medicamento psicotrópico, o el de una paciente aquejada de una demencia de Alzheimer.

Si el emisor pretende persuadir al receptor es importante que tenga en cuenta dos elementos: la credibilidad y el atractivo.

El mensaje

Representa el contenido de la información que deseamos transmitir a nuestro receptor. Ese contenido puede ser expresado de muy diversos modos, es decir, mediante códigosdiferentes: palabras y acciones.

Cuando se emplean las palabras en un proceso de comunicación, hablamos de comuni­cación verbal, y llamamos interlocutoresal emisor y al receptor. Cuando, en lugar de palabras, nos comunicamos a través de gestos corporales, hechos o actitudes, entonces ejercemos una comunicación no verbal.

El Canal

El canal es la estructura material por la que se emite, se transmite y se recibe el mensaje; así, en la comunicación verbal, el emisor emplea como canal de emisión de su mensaje su aparato de fonación (laringe, cavidad bucal); por su parte, en el receptor canalizará el mensaje a través de sus órganos de los sentidos: el oído para los mensajes acústicos y la vista y el tacto, para los mensajes no verbales. Cuando los canales no se encuentran en óptimas condiciones, el proceso de comunicación se puede perturbar. Así sucede con personas con problemas de dicción (disartrias), con sorderas y otros problemas funcionales de los órga­nos sensitivos, muy frecuentes en las personas mayores. Este aspecto es muy importante valorado a priori, ya que de no hacerlo surgirán problemas de interpretación y comunica­ción. Por ejemplo, si no advertimos que un paciente padece de sordera, podemos darle una serie de instrucciones que oiga mal, lo que podría acarrear consecuencias negativas.

Lectura relacionada  ¿Qué es la escucha activa y cómo se puede aprender la escucha activa?

La transmisión del mensajepuede llevarse a cabo por diversos medios: aire, teléfono, vídeo, etc.

El receptor

El receptor es la persona que recibe el mensaje, para lo cual es preciso que posea capacidad de escu­cha y atención. Algunas enfermedades que afectan a estas capacidades pueden convertir la comunicación un auténtico problema. Pero no sólo debe pensarse que los problemas son de índole corporal. La recepción del mensaje depende, también, de las características psicosociales del receptor. Al igual que el emisor, el receptor posee unas peculiaridades condicionadas por su propia per­sonalidad, su ámbito sociocultural, su nivel de instrucción, y sus habilidades de comunica­ción. Además, el estrés al que puede ser sometido el receptor interfiere en su capacidad de escucha, de atención y asimilación.

Independientemente de que los órganos de los sentidos funcionen correctamente a la hora de captar el mensaje, el saber escucharconstituye un gran paso para realizar una correcta interpretación (descodificación) del mensaje verbal o no verbal.

Después de descodificar el mensaje, el receptor puede proceder en tres sentidos: igno­rarlo, actuarinmediatamente, o almacenarlopara utilizarlo llegado el momento oportuno. No obstante hay que tener en cuenta que el observar que un receptor ignora un mensaje no quiere decir que así sea en realidad. Y por el contrario, el hecho de que aparezca una respuesta inmediata tras la recepción de un mensaje tampoco quiere decir que ésta se vaya a cumplir en su totalidad. Por ejemplo, cuando advertimos al paciente la necesidad de comerse toda la comida para que pueda recuperarse, es probable que empiece a hacemos caso, pero tan pronto como le dejemos solo podría volver a dejar de comer.

El mayor problema que afecta a las personas, quizás es, el de la interpretacióndel mensaje. Debemos partir de la idea de que nuestra percepción de la realidad siempre está limitada por nuestra propia subjetividado forma de ver las cosas. La interpreta­ción es subjetiva. Por tanto, la comunicación entraña una inevitable parcialidaddel significa­do de lo que se nos comunica. Asimismo, tampoco podemos tener la certeza absoluta de que nuestro interlocutor interpreta lo que le comunicamos exactamente como queremos. Por ello es importante emplear estrategias destinadas a verificar la comprensión de nuestro mensaje (ej.: pedir un resumen); si somos conscientes de que el que nos escucha entiende mal lo que decimos es fundamental aclarar la información.

Lectura relacionada  Debe un gerente mejorar sus habilidades de comunicación?

Para decodificar el significado de un mensaje, y analizarlo correcta y objetivamente suele resultar útil proponer al receptor lo disocie en tres componentes: hechos(lo que realmente ha suce­dido), pensamientos(ideas, proyectos, conclusiones, etc., sobre lo sucedido) y sentimientos(emociones que expresa verbal o no verbalmente).

Fuente por http://ocw.unican.es/ciencias-de-la-salud/ciencias-psicosociales-i/materiales/bloque-tematico-ii/tema-6.-la-comunicacion-1/6.2.2-bfque-es-la-comunicacion-interpersonal

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante

para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

ingresando tu dirección de correo en:

suscribete 02

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla desde Feedburner. Sólo entonces estarás realmente suscripto !!

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar MUCHO más material relacionado a este tema que te interesa en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.