Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Estrategia » Cómo planificar los objetivos de tu negocio para el segundo semestre del año

Cómo planificar los objetivos de tu negocio para el segundo semestre del año

por Gabriela Turiano

Llegar a mitad de año funciona casi como el año nuevo para tu negocio. Te pones a hacer algún mínimo balance, te preguntas qué harás los próximos meses y es una muy buena oportunidad para revisar estrategias, ver qué está funcionando y qué no, y cambiar de rumbo si fuera necesario.

Así que hoy me permito contarte estos 5 pasos para que no sólo planifiques qué harás en el segundo semestre del año, sino que esta vez realmente sirva para algo más que para llenar cuadernos y planillas con información que no te llevará a ningún resultado concreto. ¿Preparado para hacer algo que de verdad funcione en tu negocio? Aquí tienes:

5 pasos para planificar (y lograr) los objetivos del segundo semestre del año

  • Paso #1 – Pregúntate ¿qué quieres lograr?  Y define un único objetivo “madre”.

    Esta parte siempre parece simple, pero cuando no lo haces bien, termina siendo bastante inútil. Hace no mucho tiempo, con un cliente que es psicólogo (y que realmente le va muy bien, que no tiene problemas en conseguir nuevos pacientes) tuvimos esta conversación:

    Yo dije — Bien, entonces  ¿qué es lo que quieres lograr en este nuevo semestre?

    Él dijo — Quiero ganar el doble de lo que gano ahora, duplicar mis ingresos.

    Yo dije — Fantástico, eso es simple, duplica tus honorarios, o abre el doble de pacientes para tu práctica profesional, o haz una combinación de ambas. ¿Listo? ¿Cuál eliges?

    Él dijo — Bueno, no, en realidad no es lo que quiero, quiero ganar el doble pero haciendo algo diferente, no teniendo más pacientes ni aumentándoles los honorarios.

    Pues bien, por ahí está la cuestión entonces.  Totalmente respetable su objetivo, no es más que un excelente ejemplo de por qué definir correctamente tu objetivo, tu meta, tu rumbo, es lo más importante para darte dirección y ponerte en marcha.

    Ahora es tu turno. ¿Cuál es tu objetivo “madre”, aquel que le dará dirección y sentido a tu negocio en este segundo semestre?

  • Paso #2 – Descubre qué estás dispuesto a hacer y qué no para lograr ese objetivo

    Así que cuando quieras definir tu objetivo madre es importante que pienses qué estás dispuesto a hacer y qué no estás dispuesto, porque esto te ayudará a darle mejor forma y que a sea realizable. Caso contrario, tendrás un hermoso objetivo definido que en realidad ni te molestarás en intentar cumplirlo porque no estás dispuesto a llevarlo adelante. No te preocupes, todas las personas tenemos límites y está muy bien, pero hay que conocerlos, y saber bien qué estamos dispuestos o no a hacer para lograr nuestros deseos.

    Un ejemplo de mi propio negocio para que te des una idea: si yo definiera que quiero duplicar mis ingresos el próximo semestre definitivamente no estaría dispuesta a incrementar al doble la cantidad de clientes con quienes trabajo por muchas razones que ahora no vienen al caso. Otra cosa que no estaría dispuesta a hacer es trabajar 10 horas por día (salvo excepciones  muuuy puntuales) para lograrlo. Lo que sí estaría dispuesta a hacer es salir un poco de mi zona de confort (fui clara, ¿no? Dije “un poco”… que mentirse a uno mismo es la peor mentira de todas!!), a lo mejor sumar algún otro servicio complementario, hacer alguna alianza o probar alguna estrategia diferente, siempre que me permita continuar teniendo un negocio flexible, seguir siendo muy independiente y disfrutando plenamente del contacto con mis clientes y de lo que me apasiona hacer (que son los valores más importantes de mi negocio).

    Ahora tú, ¿qué estás dispuesto a hacer y qué no estás dispuesto a hacer para obtener tu objetivo en este segundo semestre del año?

  • Paso #3 – Define objetivos “hijos” que te llevarán al objetivo “madre”

    De antemano te pido disculpas si esto de madres e hijos te parece muy “tirado de los pelos”. Es una metáfora que encontré y me pareció que graficaba muy bien lo que quiero decirte. Así que espero me permitas la “licencia poética”.

    Si sigues con el ejemplo anterior, ahora que has definido que tu objetivo madre es “duplicar los ingresos” pero sabes perfectamente qué es lo que no estás dispuesto a hacer para lograrlo, puedes definir algunos objetivos “hijo” que se desprendan del anterior.

    Por ejemplo, es de suponer que si mejoras tu posicionamiento en el mercado, si eres más reconocido, si ofreces nuevas y mejores oportunidades de trabajar contigo y si revisas tus honorarios y tarifas, seguramente llegarás sin problemas a tu objetivo madre. Así que aquí tienes un ejemplo de 4 objetivos que tendrás que lograr, para que logres tu gran meta de duplicar tus ingresos.

    Ahora tú, ¿cuáles son los objetivos que conspirarán positivamente para que logres tu objetivo “madre”?

  • Paso #4 – Descubre qué caminos te llevan a lograr cada objetivo

    Una vez que ya conoces bien qué dirección habrás de llevar, qué es lo que estás dispuesto a hacer para ponerte en marcha y qué objetivos debes perseguir para lograr tu gran meta, es hora de descubrir por dónde ir. Esto funciona igual que cuando decides irte de vacaciones, hay más de un camino que te puede llevar al mismo lugar.

    Si bien es cierto que muchos caminos son bien obvios (sigo hablando de las vacaciones) en tu negocio, la obviedad es un lujo que muchas veces no puedes darte. Justamente lo mejor aquí es que seas creativo y pienses en una decena de cosas que puedes hacer para lograr cada objetivo (que a esta altura ya tienes que tener bien definido e internalizado). Para esto, te invito a que hagas un brainstorming o “lluvia de ideas” con todas las ideas que se te ocurren para lograr llegar a destino. Aquí no tienes que limitarte de ninguna forma, ya podrás hacerlo más adelante.

    ¿Algunas ideas? Si tu objetivo es mejorar tu posicionamiento en el mercado (que no es lo mismo que ser simplemente más reconocido) puedes pensar en escribir un libro, en editar un boletín informativo, en educar a tu comunidad a través de clases gratuitas, en hacer una nueva colección de casos de éxito de tus clientes, en colaborar con un colega para armar juntos un nuevo seminario de formación, etc.

    Ahora tu turno, elige al menos un objetivo para hacer este ejercicio, ¿qué caminos te llevan a lograrlo? ¿Qué diferentes estrategias puedes hacer para alcanzar este objetivo?

  • Paso #5 – Define tus pasos a seguir, evaluando cuál es el camino más conveniente

    Este paso es bien difícil porque a la mayoría de las personas les cuesta horrores ser selectivos, evaluar y elegir una o dos opciones. Pero por más que te cueste, es súper importante que puedas hacerlo así que te pido que prestes especial atención.

    Especialmente si en el paso #2 has definido que no estás dispuesto a trabajar 14 horas por día para lograr ningún objetivo, entonces sabes que tu tiempo es un factor escaso y definitivamente tienes que ser productivo. Eso implica elegir la mejor opción y enfocarte en ella.

    Como bien expliqué en la estrategia #4 del artículo ¿Cómo vivir del coaching, la consultoría o la profesión que tengas?, es muy habitual que los emprendedores se dejen maravillar y dispersar por diversas estrategia que, admitámoslo, son bien interesantes. Todas suenan muy bien. ¿Escribir un libro? Fantástico. Pero eso de dar charlas también es algo que te ha encantado toda la vida, así que no lo puedes descartar. Luego, colaborar con un colega suena muy bien, porque justamente tienes a alguien que hace tiempo te está diciendo “hagamos algo juntos” y sería una gran oportunidad. Pero luego esta otra estrategia también parece muy efectiva, y además has visto que un colega tuyo que es tu competencia directa también hace esta otra, con lo cual no puedes dejar de considerarla. Cuando menos te lo pienses, estarás encaminado en 5 cosas diferentes y para un solo objetivo!! ¿Adivina qué pasará? Pues estarás en diciembre leyendo mi nuevo artículo de cómo hacer un balance del año y descubriendo que no has logrado nada a pesar de que parece que has trabajado incansablemente.

    ¿Solución? Elige 2 estrategias por cada objetivo y enfócate allí. ¿Te gustan 3 ó 4 estrategias? Qué bien! Elige 2 para este semestre, y deja las próximas para el año próximo. Y enfócate. Y no te enojes conmigo que soy solo la mensajera y en este caso, sé bien por qué te lo digo J

    Entonces ahora te toca a ti, ¿cuáles serán los dos caminos que elegirás para lograr cada objetivo del semestre?

Bonus track¿A que ya te sabes que si no te pones en marcha y dejas todo esto en el papel no lograrás nada?

Pues bien, ese es el bonus track de este modelo. Arma un plan de acción, una lista de tareas con fechas y compromisos concretos para que puedas llevarlas a cabo, y también hitos de control para que no llegues a diciembre y te encuentres con un “oh oh ¿qué ha pasado que no he hecho nada?”.

¿Qué tal si lo haces ahora? Sí, ahora, ¿qué tal si ya que terminas de leer este artículo te tomas 10 minutos y comienzas a hacer estos ejercicios? De paso puedes aprovechar para contarme tu experiencia o preguntarme tus dudas, en los comentarios que tienes más abajo

Lectura relacionada  Estrategia: Conocer a tu competencia

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.