Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Gobierno corporativo para próximas generaciones

Gobierno corporativo para próximas generaciones

por Alejandro Mendez

Una idea que se tiene de las empresas familiares es que la primera generación es la que construye la organización y las siguientes generaciones son quienes cosechan los frutos del éxito que han tenido a lo largo de los años.

Es muy probable que las segundas y terceras generaciones olviden el valor de la reinversión para solidificar un legado exitoso. Por ello, es conveniente que los negocios consideren la integración dentro la empresa de un consejo de asesores con miembros independientes a la familia, que les ayuden a institucionalizar sus procesos y se enfoquen todos en crear una asociación perdurable, que pueda trascender a lo largo de varias generaciones.

Con el paso del tiempo y en un proceso de transición se empieza a expandir la base de accionistas y como consecuencia, las relaciones se vuelven más complicadas. Es necesario proyectar que la familia debe aprender a mantener relaciones de cordialidad y debe estar en el mismo objetivo de querer que la empresa siga teniendo éxito.

Aunque un buen consejo de asesores es de gran ayuda para asegurar el futuro de la empresa familiar, a través de contar con una gestión profesional con consejeros independientes y un equipo de directores profesionales; éstos deben tener la confianza de los accionistas (la familia) y establecer canales de comunicación eficaces que permitan la toma de decisiones consensuadas y alineadas con la visión de futuro de la empresa y la familia.

La relación entre los accionistas en la empresa familiar se vuelve más compleja a partir de la segunda generación, cuando ésta toma el mando. Las próximas generaciones de accionistas pueden tener expectativas y anhelos diferentes para la empresa. Por ejemplo, los primos usualmente no tienen la misma clase de relación que surge entre hermanos y hermanas. Los primos podrían exigir más libertad económica, incluyendo la venta de sus acciones. Podrían también, estar en desacuerdo con los niveles de dividendos, crecimiento y rentabilidad. Todos estos ejemplos pueden complicar las relaciones.

Anticiparse es importante

Para una empresa en crecimiento, es importante adecuar las estrategias y ajustarlas a los retos y necesidades actuales, ya sean complicaciones en la dirección o la implementación de una nueva estructura de gobierno corporativo. Deben anticiparse para poder prepararse correctamente y enfrentarlas de manera que no afecten el legado. Si los problemas estratégicos no son tratados, la empresa familiar podría estar en camino a la extinción.

Lectura relacionada  Herederos que no quieren ser sucesores

Se preguntaran cómo es posible anticipar un conflicto así y considerar un plan de acción apropiado para que la empresa no sufra. Las buenas prácticas en torno a el gobierno de una empresa familiar se caracterizan por la formalidad y la estructura de un sistema de Gobierno Familiar (Consejo Familiar y Asamblea Familiar) que sirva como balance y complemento al Consejo de Administración, que es quien salvaguarda y monitorea la buena operación y trayectoria de la empresa.

El caso de gobiernos familiares ayudan a facilitar la comunicación ya que se expresen ideas, se consideran las diferentes opciones y finalmente se decide la estrategia deseada para el futuro de la empresa, ya que es la parte del legado que las generaciones pasadas les dejaron.

Un consejo de administración con directores independientes es invaluable para resolver problemas de las empresas familiares a lo largo de las diferentes etapas de la vida de las mismas. El consejo tiene una visión más objetiva y brinda recomendaciones imparciales.

Ahora, es importante que los accionistas (familiares) apoyen la labor del consejo, el mando de un grupo de accionistas debe consistir de personas educadas, dispuestas a resolver conflictos y defender los intereses del negocio, así como delegar a operadores profesionales el buen funcionamiento del negocio, ya sean familiares o no.

Si este proceso se sigue al pie de la letra, permite sentar las bases para lograr el éxito en un proceso de sucesión. Las siguientes generaciones contarán con un gobierno familiar estructurado que ayude a disipar conflictos familiares y busque encontrar soluciones consensadas que beneficien tanto a la empresa como a la familia. Quizás lo más importante de formar el gobierno familiar es que quien se decida (líder natural) presida el Consejo Familiar, estará encargado en representar el apellido e intereses frente al consejo de administración por lo cual, debe buscarse sea un aliado de los objetivos básicos de la empresa.

Post original aqui

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (1)

  1. […] por Alejandro Mendez – Una idea que se tiene de las empresas familiares es que la primera generación es la que construye la organización y las siguientes generaciones son quienes cosechan los frutos del éxito que han tenido a lo largo de los años.Es muy probable que las segundas y terceras generaciones olviden el valor de la reinversión para solidificar un legado exitoso. Por ello, es conveniente que los negocios consideren la integración dentro la empresa de un consejo de asesores con miembros independientes a la familia, que les ayuden a institucionalizar sus procesos y se enfoquen todos en crear una asociación perdurable, que pueda trascender a lo largo de varias generaciones.Con el paso del tiempo y en un proceso de transición se empieza a expandir la base de accionistas y como consecuencia, las relaciones se vuelven más complicadas. Es necesario proyectar que la familia debe aprender a mantener relaciones de cordialidad y debe estar en el mismo objetivo de querer que la empresa siga teniendo éxito.  […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.