Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Gestión del Conocimiento » Desbloqueando nuestra Capacidad de Pensar

Desbloqueando nuestra Capacidad de Pensar

por Gustavo Sarnari

Cuando recuerdo mis días en el colegio, viene a mi memoria como mis maestros y profesores trataban de inculcarnos contenidos que debíamos memorizar. Sin embargo no recuerdo que dedicaran mucho tiempo a desarrollar el sentido crítico o enseñarnos métodos  útiles para ampliar nuestro desarrollo como personas.

Si mejoramos la capacidad de generar ideas, de planificar, de pensar estratégicamente, nos beneficiamos enormemente de ello, no sólo en nuestro trabajo, empresa o emprendimiento, sino también en todos los ámbitos. Todos podemos perfeccionar nuestra capacidad de generar ideas de forma ostensible. Sólo tenemos que tener constancia y predisponernos al cambio.

Pero antes de empezar a generar ideas es necesario tener presentes los factores que impiden que nuestra capacidad se desarrolle. Los más habituales son:

  • El Conformismo
  • El miedo a que se rían de nosotros.
  • El pensamiento de vía única.
  • La pasividad

Todos estos son factores que estancan, paralizan y nos bloquean mentalmente. Pero ¿Cómo enfrentar y desprendernos de estos hábitos nocivos?

La capacidad de pensar estratégicamente y generar  ideas depende siempre de nuestro estado mental. Para poder influenciar de manera positiva en los demás ya sea en las relaciones laborales o personales, primero debemos influenciarnos positivamente a nosotros mismos ya que somos el reflejo de lo que pensamos y esto impactará en la forma que los demás nos perciben.

Las personas imbuidas de pensamiento positivo siempre demuestran una absoluta determinación. Ellos intentan generar procesos de planificación hasta encontrar la idea precisa para desarrollar y convertir en algo concreto. Por el contrario si se planifica con actitud negativa o poco convencida, es muy posible que nos rindamos enseguida o antes de haber empezado. Tal actitud tiene su origen en la falta de automotivación, de hambre de éxito. Una de las características más usuales de una persona imbuida de pensamiento negativo es la aceptación excesivamente rápida del fracaso.

Durante las últimas décadas, el interés demostrado por el funcionamiento del cerebro y la facultad de pensar ha aumentado considerablemente. En el mundo de los negocios se ha cobrado conciencia de lo que se da en llamar el pensamiento lateral cuyo principal mentor en estas investigaciones es el autor y pensador Edward de Bono. El pensador lateral es una persona que busca intencionadamente modos alternativos de ver o hacer las cosas. Hoy en día es cada vez mayor el número de personas que se esfuerzan conscientemente en adoptar esa forma de pensar.

Lectura relacionada  ¿Cómo se enciende la chispa del aprendizaje?

En la escuela generalmente se nos enseña a pensar de manera vertical o lógica, y es muy importante nuestra supervivencia a través de esta forma de pensar. Pero a este pensamiento lógico es imprescindible que lo complementemos con el modo lateral de proyectar la mente, ya que si lo descuidamos nuestro cerebro y pensamiento se oxidan.

Veámoslo así:

  • El pensador lateral se aparta de la ruta establecida
  • El pensador vertical sigue el camino preestablecido
  • El pensador lateral explora lo más improbable.
  • El pensador vertical explora lo más probable.

En el pensamiento vertical o lógico, lo que hacemos es clasificar y seleccionar, intentando poner en relación diferentes líneas de pensamiento y averiguar por qué algo no va a funcionar. En cambio, en el pensamiento lateral intentamos averiguar que se puede hacer con eso. Y es precisamente en ese punto donde la mente se dispara, proyectamos ideas innovadoras y reprogramamos nuestro pensamiento positivo.

Obviamente reprogramar nuestra mente no es algo que ocurra de un día para el otro. No nos vamos a despertar una mañana diciendo a partir de hoy voy a ser positivo. El tema está como en todo, en la predisposición y perseverancia para generar cambios en nosotros mismos y nuestra actitud mental. Y esto es un trabajo continuo de autodescubrimiento personal.

Constantemente trato de inculcar en mi actividad docente el desafío a mis alumnos de empezar a pensar de manera diferente, de no seguir el caminito lógico y seguro que la mayoría pretende seguir. Muchas veces para innovar, hay que salir de la zona de confort, y salir de ella implica romper con lo establecido y ensuciarse (en el buen sentido) las manos. Salir a la cancha.

Más allá de la forma de ser de las personas, su carácter o temperamento, considero que en todas y repito, en todas, se pueden generar potencialmente transformaciones positivas. Es cuestión de proponérselo, nada más.

Y tú… ¿Qué Opinas?

Fuente: http://gustavosarnarimkt.wordpress.com/2011/10/06/pensamiento-estrategico-e-innovador/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.