Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Artículos Propios » Y si probamos con empresarios pymes en lugar de CEOs en el gobierno?

Y si probamos con empresarios pymes en lugar de CEOs en el gobierno?

por Juan Carlos Valda

Antes de comenzar, debo aclarar que estos pensamientos no tienen ninguna intencionalidad política sino que surgen del análisis de la situación macroeconómica y social que estamos viviendo.

Hace un año ya que ha asumido el nuevo gobierno en la Argentina y entre las primeras medidas tomadas se apuntó a la profesionalización de la conducción de ciertas áreas críticas (decisión que por supuesto comparto que era necesario encarar) por lo que se buscó incorporar a la administración a algunos de los más importantes CEOs del país como por ejemplo Juan José Aranguren,y  Isella Costantini entre otros.

Ahora bien, como docente universitario y especialista en la gestión pyme normalmente suelo plantear en mis clases si cuando uno quiere profesionalizar una pequeña y mediana empresa son los CEOs de las grandes empresas los dirigentes más aptos y adecuados para llevar adelante el proceso. Y la respuesta es que, primero debemos evaluar de qué tipo de pyme se trata. Si es la tradicional, o sea, aquella que viene en pleno proceso de crecimiento, con una cultura centralizada en el empresario, con mucha informalidad en la gestión cotidiana y con una cultura emprendedora más que empresarial entonces, mi consejo se aleja mucho de un número 1 proveniente de una empresa grande.

Los CEOs de las grandes corporaciones – según mi modesta opinión – están acostumbrados a manejarse en ambientes organizacionales y en contextos totalmente diferentes que los empresarios pymes. Habitualmente se manejan con una gran cantidad de recursos a su disposición, saben que tienen el respaldo de una corporación reconocida tras sus espaldas (muchas veces hasta monopólicas u oligopólicas) lo que se traduce en el hecho de que cuando hay que lograr una mejora de rentabilidad simplemente se aumentan los precios, usan el endeudamiento como una palanca de gestión porque hasta los bancos le prestan dinero en condiciones mucho más ventajosas y por supuesto la gran mayoría de ellos – no todos – están demasiado lejos de “la trinchera” lo que hace que si bien hablen mucho de cultura organizacional, teambuilding, cambio, etc. suelen tener un perfil demasiado técnico que  acerca mucho más su sensibilidad hacia los números que hacia lo social.

Ahora bien, está la Argentina – nuestro querido país – en condición de ser considerada una corporación grande como para que las ventajas del perfil CEO sean aplicadas o estamos más cerca de ser una PYME con todo lo bueno y lo malo que eso representa?

Lectura relacionada  “Por qué si trabajamos más…. Cada vez estamos peor?”

Pido disculpas si alguien se ofende pero considero que estamos mucho más cerca de la segunda opción y por ello surge la inquietud que da origen a este pensamiento expresado en el título del artículo. La duda me surge cuando pienso si  la efectividad de un CEO (dejando de lado a los fuera de serie como Jobs, Welch, Bezos,Gates Schultz, Musk, etc) sin el respaldo institucional de la gran corporación detrás es la misma?

Y por qué pido probar con empresarios pymes en lugar de CEOs? por lo siguiente:

  • El empresario pyme tiene una muy fuerte cultura del trabajo (no financiera, no política) lo que le permite no solamente generar valor concreto para la empresa sino que además es la fuente principal de demanda de empleo para cualquier sociedad.
  • El empresario pyme sabe que para crecer y desarrollarse no puede esperar nada de nadie salvo de sí mismo. Sabe que los bancos le pondrán trabas para prestarle dinero, sabe que siempre debe cumplir con sus obligaciones, sabe que compite en serio con el mundo y que si quiere sobrevivir debe ser más rápido y mejor que cualquiera porque no habrá ninguna ley que lo ampare.
  • El empresario pyme es creativo, sabe cómo manejarse con “lo que hay”, sabe cómo sacar el máximo provecho de los recursos.
  • El empresario pyme sabe que el precio de su trabajo depende de lo que el mercado esté dispuesto a pagar y de ahí en más si quiere una empresa rentable y sustentable, debe trabajar puertas adentro (eficiencia, calidad, servicio, talento, etc). Es decir, debe bajar los costos improductivos y replantearse cómo está haciendo las cosas y porque. Sabe que la facilidad de aumentar el precio no es una opción.
  • El empresario pyme piensa donde quiere llegar en el futuro y tiene la “cintura” para poder conducir su empresa más allá de los condicionamientos del contexto. Sabe cuándo apretarse el cinturón y cuándo no porque además, es el primero en hacerlo.
  • El empresario pyme es ejemplo para sus colaboradores. Es el primero en llegar, el último en irse, es la persona con la cual se puede contar en todo momento y a cualquier hora.
  • El empresario pyme conoce cómo conducir a su gente, sabe cuándo debe ser inflexible pero también sabe cuándo “mirar al costado”. Sabe lo que significa quedarse sin trabajo y siente (no sólo sabe) la importancia de la dignidad que brinda tener un empleo.
  • El empresario pyme sabe del valor del esfuerzo y del sacrificio en pos de un objetivo. Tiene muy en claro que hay momentos en la vida de la empresa en la cual hay que “poner el hombro” y empujar sin descansar.
  • El empresario pyme sabe, por experiencia propia, que si uno tiene un sueño de vida, y se dedica a él con corazón e inteligencia los resultados se logran por eso siempre apuesta y apoya a quienes como él quieren progresar trabajando.
  • El empresario pyme sabe que el futuro de cualquier empresa o país y de sus hijos pasa no por endeudarse primero para hacer las cosas después sino que se deben generar los recursos genuinos que permitan el crecimiento sobre bases sólidas para luego ser invertidos.
Lectura relacionada  Grandes Pymes en Universo Pyme

Soy consciente que para mucha gente, mi análisis puede ser superficial pero en estos momentos y dadas las circunstancias, insisto, prefiero un empresario pyme a un Ceo porque, el primero sabe que cuando las cosas van mal los costos y las pérdidas se asumen y en el caso de los segundos, lo habitual es que las pérdidas se transfieran.

Transferir las pérdidas a nivel país implica, más presión tributaria, más endeudamiento, menos educación, menos cultura, menos salud, menos sensibilidad social y no es eso lo que me gusta para mi país.

Juan Carlos Valda

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (14)

  1. Gaston Torres Sourigues dice:

    Excelente, coincido. Diría que los Ministros/CEOS más que alejados de la trinchera, están alejados de la realidad.

  2. Estimado Juan Carlos: primero quiero felicitarte por haber generado este debate. Creo que el debate de tu post es lo que enriquecerá el pensamiento de los que participemos del intercambio de ideas.

    Todo lo que has escrito sobre el empresario PyME es real. No obstante, creo que tenemos limitaciones. Si, como empresario PyME, nunca hemos vivido una cultura “corporativa”, hay elementos que nos faltan manejar. La cultura corporativa, tiene muchísimos inconvenientes. Y si bien no comulgo con ella, reconozco que enseña a pensar de otra forma. Un empresario PyME con una sólida formación profesional y alguna experiencia corporativa podría ser una buena opción para estar al frente de estamentos ejecutivos (Ministerios, Secretarias, Sub secretarias, direcciones).

    Me imagino como deber ser manejar una organización tal como un Ministerio y me doy cuenta que aún me falta más experiencia para dirigir una entidad así. Como empresario PyME soy de hacer cosas en mi empresa, pero si tengo que estar a cargo de un Ministerio tendria que dejar esos vicios. De hecho, por definición de PyME, son pocos los empresarios capaces de delegar a otros que su vez delegan y éstos vuelven a delegar. Saludos.

    • Sonia Juarez dice:

      Acuerdo totalmente con Usted Daniel. Conozco ambas culturas y considero que la interrelación entre ambas nos acerca más a un ideal.
      Excelente artículo para reflexionar!
      Saludos

    • juancarlos dice:

      Muchas gracias Daniel por participar!
      Es cierto lo que estas planteando. Mi intención al escribir el post fue más que nada plantear la importancia de evaluar las características de quien dirige y su relación con el contexto. Por supuesto que también expresando mi inquietud acerca de porqué un CEO de una gran corporación,a la luz de este primer año, puede cometer ciertos errores que seguramente en la empresa no es habitual y analizar también hasta qué punto el contexto organizacional puede afectar la efectividad del CEO. (algo de esto planteó de manera excelente Daniel Burrus en su libro Tecnotendencias escrito en los 90 al decir que es habitual que las economías siempre favorezcan a los más grandes y muchas veces le simplifiquen el camino)
      Por supuesto que en situaciones como las de nuestro país donde los recursos faltan (o al menos se utilizan mal) la fuerza, empuje, creatividad y decisión del empresario pyme aportan un valor muy importante.
      Creo que mas que nada es un lindo tema para debatir – como bien lo decis – a pesar de que acepto haberlo planteado intencionadamente de manera bipolar siendo que hay muchos grises posibles en el medio.
      Te mando un gran abrazo
      JC

  3. Miguel Angel Eslava B. dice:

    Estimado Juan Carlos,
    Ante todo muchas gracias por compartir y plantear este debate, tan interesante y oportuno, de frente a la situación política, social y económica que estamos viviendo en la mayoría de los países latinoamericanos, en donde, a mi parecer, lo que ha instaurado es “el poder por el poder” sin importar la consecuencias que impactaran en la sociedad (para no usar la palabra PUEBLO, hoy día muy desprestigiada). En el caso de Venezuela, mi país, la situación es peor que lo que usted plantea. Para muestra un botón: el presidente enroca las mismas personas (ministros) en los diferentes ministerios y otras dependencias oficiales, en tiempos menores de un año, poco le importa si su gestión fue buena o mala. Definitivamente deja mucho que desear los nombramientos, que estamos viendo, de los miembros del tren ejecutivo de los presidentes latinoamericanos.
    Retomando el punto central de la discusión planteada. A mí me parece que cualquiera de los dos extremos (CEO o Ex director de PYME) no es buena, ya que para un cargo de esa envergadura se requiere de algo de las dos cosas, no es suficiente el compromiso y hasta el buen deseo de colaborar para sacar adelante un país, se requiere una preparación mínima y entender aspectos básicos relacionados de la Gestión Pública. Para cargos de esta naturaleza debe prevalecer un LÍDER sobre un Gerente, aquel que sabe dirigir la orquesta, con excelentes músicos, programas y partituras claramente definidas. En otras palabras: deben estar claros los planes, programas y estrategias, que se apalanquen en la visión del país que se quiere (en donde prevalezca la competitividad, la creación de riqueza y el bienestar de la sociedad) y rodeándose de los mejores talentos, que bastante hay en Latinoamérica.

  4. alejandro dice:

    estimado JUAN CARLOS su descripcion detallada del empresario pyme me hizo lagrimear porque parece que estaba describiendo mi empresa y mi esfuerzo.
    personalmente creo que si no existe una decisión macro ni ceos, ni pymes, pueden arreglar la economia de nuestro pais.
    y cuando hablo de macro me refiero a que se debe tomar una madida que es muy costosa y que significaria el fin del lo politico que la tome, y esta medida, no tomada por ser en principio rechazada por la cultura popular, es simple….es tomar todas las medidas necesarias para ser un pais productivo o sea trabajador o sea con sindicatos que no beneficien a los sindicalistas y sobre todo que el gobierno deje de ver siempre a las pymes como el burro que debe trabajar para generar los recursos necesarios para cumplir todas las promesas politicas.
    china tiene como presidente hace un tiempo ingenieros, eso marca un rumbo, nosotros ahora tambien….vamos a ver el resto. saludos

    • juancarlos dice:

      Muchas gracias por tus palabras estimado Alejandro !
      Veamos que rumbo somos capaces de construir (sin dejar de administrar el costo social)
      Abrazo
      JC

  5. Charles Romero dice:

    Buenas noches Juan Carlos. Gracias nuevamente por el honor que esta oportunidad me brinda.
    Comenzaré por ratificar mi admiración por tu elocuente y certera visión. Debo estar de acuerdo en tu mirada, pero acá en Venezuela tuvimos un experimento que tuvos muchos conflictos políticos y terminó desafortunamente muy mal. Hablo del 2º mandato del presidente Carlos Andrés Pérez. En esa oportunidad él decidió nombrar en cargos para determinados ministerios CEOs muy experimentados. Así pues, la compañía teléfonica de Venezuela (CANTV) fue privatizada. Se nombró a un CEO a cargo de la empresa. Hubo mucha confusión al principio, pero la empresa rindió furtos como jamás lo había logrado. Igual pasó con la empresa estatal de petróleos PDVSA. Pero, como bien dices, en los ministerios la historia fue muy diferente y la política y los políticos prelaron. Pronto se iniciaron conflictos y hubo que mover y volver al esquema de políticos en los cargos. Lo demás fue el juego del dominó político y sus suciedades. Hoy vivimos las consecuencias nefastas de ese juego.
    Creo que un sistema híbrido, CEO-Líderes Pyme-Políticos, sería la fórmula ideal, ya que cada pieza del rompecabezas que compone el estado necesita personas con cualidades diferentes pero que en su conjunto traigan orden y bienestar al país.
    Así las cosas, un ministerio de fomento (producción), una superintendencia de bancos, de Pymes (que encuentro EXTREMADAMENTE necesaria), los institutos de formación y capacitación laboral de técnicos, técnicos medios y otros oficios debieran ser liderados por un empresario líder de una Pyme ya que estos, más allá de entender, comprenden como mover y motivar estos sectores. En cambio las empresas como telefónicas, de electricidad y otros servicios públicos es mejor dejarlos en manos de CEOs pues estas obedecen más al estilo de organización que estos dominan, y ellas requieren el orden y disciplina que estos pueden aportar. Los demás, los ministerios de orden social es mejor dejarlos en manos de políticos que pueden leer e interpretar mejor a nuestras sociedades que suelen exigir servicios pero no mirar cuanto cuestan. Entonces los dos sectores anteriores deben finaciar a este último.
    Este tema deja mucha tela que cortar, de modo que hasta aquí llegaré.
    Gracias nuevamente

  6. René Llapur dice:

    Muy interesante el artículo Juan Carlos, la visión de un empresario pyme, con conciencia social, con liderazgo, con sensibilidad, puede aportar mucho en la funcion publica. LOs funcionarios deberían escuchar REALMENTE a los empresarios pyme, pues la economía de nuestro país recae sobre ellos. Gracias x promover el tema.

    • juancarlos dice:

      Muchas gracias René por tu comentario. Es simplemente un “juego” para desafiarnos e invitar a las neuronas a hacer un poco de gimnasia
      Saludos cordiales
      JC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.