Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Lecciones sobre startups que aprendí corriendo

Lecciones sobre startups que aprendí corriendo

por Javier Megias

Hay tres actividades que me llenan en la vida: escribir, las startups y correr… y es que corriendo no sólo se fortalece el cuerpo y se libera estrés, sino que también se potencia la creatividad y conseguimos un espacio para pensar. Y precisamente ayer me di cuenta de la cantidad de cosas que podemos aprender sobre cómo crear una startup si lo comparamos con el correr

Me declaro un apasionado de la carrera. Creo que cualquiera que esté en una actividad con tanta exigencia e incertidumbre como el emprender debería obligatoriamente hacer algún tipo de ejercicio como correr, ya que produce enormes beneficios:

 

  • Reduce de estrés
  • Permite tomar perspectiva
  • Nos carga de energia
  • Aumenta la creatividad
  • Mejora el sueño
  • Nos hace más positivos

 

¿Todo esto por salir a trotar unos kilómetros?. Pues sorprendentemente sí, es algo que he hablado con muchos fundadores de startups y emprendedores, y que todos comparten: no es una cura universal pero ayuda muchísimo a nivel personal y emocional (algo clave, que ya hemos discutido en Lo que nadie te contará al montar una startup).

Yo tras dos años lesionado por fin pude este verano volver a empezar a correr de la mano de alguien experimentado. Aunque al principio empecé de forma muy suave, poco a poco voy volviendo a recuperar mis fuerzas y a encontrarme mejor… y todo ello está teniendo un impacto sin duda positivo en Startupxplore, la comunidad de startups e inversores que lanzamos hace varios meses.

¿Qué tienen en común emprender y correr? ¿qué podemos aprender?

  1. EMPEZAR
    La mejor manera de empezar a correr es corriendo: Al principio muchos corredores pasan una época más o menos larga oyendo hablar de las bondades de correr, leyendo en blogs sobre el tema e incluso devorando libros tan maravillosos como De qué hablo cuando hablo de correr o Nacidos para correr… y sí, son geniales, pero si quieres aprender a correr, corre. Nada va a sustituir la experiencia de contacto con la realidad. En el ecosistema emprendedor sucede algo parecido, hay mucha gente enormemente apasionada por emprender pero que no se acaba a animar… pues la mejor forma de aprender a emprender es emprendiendo (aunque ojo, no se trata de tirarse a la piscina de cabeza… sino primero meter un pie y ver si hay agua y si está caliente).
  2. METAS
    Si simplemente corres sin objetivos, acabarás estancándote en tu entrenamiento, cayendo en la rutina y haciendo lo mismo en cada entrenamiento… lo que es receta segura de abandono antes o después. Ponte objetivos a corto (hacer 1min más en cada carrera), medio (mejorar mi tiempo por km en 15 seg) y largo (hacer una maratón a 5:30)… y pelea por cumplirlos (aunque si no los cumples no pasa nada).
  3. MEJORAR
    Sé progresivo: es absolutamente clave dosificar las fuerzas. La carrera es larga, y si empiezas demasiado fuerte lo más probable es que acabes quemado, y sufras mucho por el camino. Una carrera bien hecha es aquella que va de menos a más. y en la que, aunque por supuesto vas a tener que sufrir un poco, eres capaz de llegar con fuerzas a la meta. Emprender se parece más a una maratón que a una carrera corta, va de resistencia y fortaleza mental y no “sólo” de correr rápido.. así que dosifica tu energía y recursos (caja) para llegar a la meta en las mejores condiciones
  4. RESILIENCIA
    Al principio todo es estupendo, estás lleno de buenos propósitos y te imaginas a ti mismo corriendo maratones y en plena forma… pero el camino es largo y requiere esfuerzo y constancia. En una startup, una vez se desvanece la magia del lanzamiento, llega el momento del trabajo duro, del pico y la pala. Durante mucho tiempo, más del que piensas, ya que a menudo las cosas tardarán en salir más de lo que esperabas… así que asume la incertidumbre, prepárate para trabajar duro y gestiona tu energía con cuidado. 
  5. DISCIPLINA
    A pesar de que correr es uno de los ejercicios más gratificantes que existen, también es duro. No sólo hay que correr en primavera con sol y buena temperatura… también se trata de correr cuando hace frío, cuando llueve, cuando el cuerpo te dice que estarías mejor en el sofá, que estás cansado, que “quizás mejor mañana”…etc., pero no te engañes, son excusas. El camino es largo, y van a surgir mil distracciones y motivos por los que no correr… pero de ti depende. Al hacer crecer una startup van a haber miles de cosas que te intentarán desviar de tu camino, situaciones donde no te apetecerá correr, donde tendrás la energía más baja o simplemente tu motivación fluctuará. Es en esos momentos donde es clave tu disciplina… y para ayudarla, nada mejor que recordar tu objetivo, el por qué decidiste montararla.
  6. DESCANSA
    Seguramente una de las cosas más obvias pero también menos asumidas dentro del proceso de correr… igual de importante son los días de entrenamiento como los de descanso, ya que permiten a tu cuerpo absorber el trabajo realizado, reponer fuerzas y mejorar. En el mundo startup parece que se glorifican las jornadas de 14h, el no tener vacaciones y el darlo “todo”… lo que es un error creo que tremendo. Crear una startup y hacerla crecer es algo que requiere unas dosis enormes de creatividad, energía y pasión…. algo que se “seca” rápidamente si no estamos física y mentalmente al 100%.
  7. LESIONES
    A la más mínima señal de advertencia, para y analiza que pasa: Es muy habitual que mientras vamos corriendo suframos ligeras molestias al principio… pero si una molestia persiste o tenemos una mala sensación en algún momento debemos parar y analizar que pasa… y si es necesario, dejar de correr durante unos días. Con las startups pasa lo mismo, parece mentira lo habitual que es que haya un “pequeño” problema enquistado en el equipo o algo menor en el producto que, aunque somos conscientes que existe e intuimos que puede ser importante lo dejamos pasar.. y al final, al igual que en una carrera, acaba en lesión
  8. EQUIPO
    Correr en equipo es mejor: Aunque podríamos argumentar que el correr es un deporte solitario, la realidad es que si corres con compañeros todo es más fácil: tienes alguien que te animará en los momentos complicados, alguien con quien compartir no sólo cosas del día a día de correr y esos pequeños trucos que acaban siendo tan importantes. En una startup sucede lo mismo: aunque es perfectamente posible ser fundador único y tener un equipo muy reducido, la realidad es que todo es más fácil si puedes compartir el camino con otros “locos” como tu, apoyándoos mutuamente y peleando juntos. Y sobre todo, rodéate de personas que sean mejores que tu.
  9. OTROS
    Parece mentira lo que se aprende hablando con otros corredores como tú -desde sobre la mejor forma de pisar, circuitos interesantes, equipamiento que puede resultarte útil o incluso sobre cómo se han recuperado de una lesión. En el mundo del emprendimiento sucede lo mismo, es estupendo reservar de vez en cuando tiempo para charlar con otros fundadores como tu y compartir experiencias, puntos de vista, herramientas y técnicas que nos han funcionado… aunque recuerda que ir a “saraos” de emprendedores no es tu trabajo. Tu trabajo es crear una gran compañía rentable. 
  10. MEDIR
    Mide… pero no te obsesiones: las métricas para que sean significativas deben abarcar un periodo de tiempo suficiente. Si mientras vas corriendo estas continuamente al pulsómetro, empeorará tu técnica de carrera y sobre todo, será artificial: que quieras correr a una media de 5:30 no quiere decir que tengas que ir “clavado” a esa velocidad, sino que debes aproximadamente mantener un ritmo cercano 
  11. MENTORES
    Empezar a correr es un proceso complicado, sobre todo si es la primera vez que lo haces. Entran en juego muchas variables, como la alimentación, la forma de pisar, mezclar tipos de entrenamiento (fuerza/series/distancia…), poner objetivos realistas. Todo ello es complicado de definir, por mucho que se lea, si no tienes la experiencia suficiente. Por eso es tan recomendable contar con un entrenador o corredor experimentado con el que verse de vez en cuando y discutir todo esto… cosa que sucede exactamente igual en el ecosistema emprendedor: contar con un “mentor” con experiencia en startups, un advisory board que te dé una perspectiva diferente o inversores que te apoyen no sólo con su dinero sino con su experiencia y contactos es absolutamente clave.
  12. COMPARARSE
    Cada día es más habitual ver corredores subiendo todas y cada una de sus sesiones a redes sociales, comentando entre ellos sus tiempos de carrera…etc. lo que, aunque es natural y sano, puede llegar a confundir a algunos. No tiene ningun sentido comparar tus tiempos de carrera, tu forma física y capacidad aeróbica con la de otra persona con una fisionomía y circunstancias completamente diferentes. Corres contra tí, no contra los demás. De igual modo, en el mundo startup la clave no es facturar más que el vecino o compararte con una startup que hace algo “parecido”… sino ir mejorando tu poco a poco, de forma constante, en tus variables clave (rentabilidad, usuarios…etc)

Fuente: http://javiermegias.com/blog/2015/01/lecciones-sobre-startups-emprender-que-aprendi-corriendo/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.