Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Lo que aportas a los demás y lo que te aportan a ti

Lo que aportas a los demás y lo que te aportan a ti

Echa un vistazo a las relaciones que mantienes y piensa: ¿Qué les aporto de valor a estas personas? ¿Qué me aportan a mí?

Es un ejercicio para abrir los ojos y practicarlo con la mayor honestidad posible.

Quizás te parezca una visión mercantil de las relaciones: Si yo te doy esta cosa, ¿qué me das tú?

Aun así, en las relaciones suelen producirse intercambios continuamente. Tú les das cosas a la gente con la que te relacionas y ellos te dan a ti otras.

La diferencia con los negocios es que no nos llevamos la cuenta. En las relaciones personales el marco es más flexible y amable. Cada cual aporta según sus posibilidades en ese momento o, si no, lo aporta más tarde.

Una palabra más apropiada al contexto es: “compartir”.

Cuando acabas de conocer a un amigo potencial, ves lo que puedes compartir con esa persona. ¿Lo pasarás bien con él/ella? ¿Cómo se llevará con tus otros amigos? ¿Qué aportará en tu vida?

(Lo mismo vale para otras relaciones cercanas.)

Tú no te haces amigo de cualquiera. Eliges a alguien que te aporta algo. Y, desde luego, también está lo que tú le vas a aportar de valor.

Aportas valor escuchando, mostrando empatía, ofreciendo tu opinión honesta, pasando tiempo juntos, enseñando lo que sabes, etc.

Hay muchas y variadas maneras de aportar valor en las relaciones. Todas las personas tenemos cosas muy valiosas que ofrecer.

¿Qué estás aportando tú de valor en tus relaciones?

Por la conocida ley de la reciprocidad, suele suceder que cuando tú aportas, recibes. La persona a quien aportas trata de encontrar la manera de corresponder al favor.

Cuando das, sueles recibir de una manera u otra, aunque no sea exactamente parejo el intercambio. Los números difícilmente cuadrarán.

Ya, ya. No siempre pasa. Hay personas que reciben (y piden más incluso), para luego dar muy poco.

Por eso es útil este ejercicio. Porque se mira también el otro lado de la balanza.

¿Qué te están aportando los demás?

¿Te parece que aportas más de lo que recibes?

Para que una relación sea sana, ambas partes necesitan aportar (compartir) algo de valor.

Cuando te das cuenta de que en una relación eres tú quien más aporta y que la otra parte apenas añade valor (ni cuentas tiene), es hora de invertir menos ahí y dedicar ese esfuerzo a relaciones donde sí haya un intercambio razonable.

Lectura relacionada  7 Preguntas para hacerte los fines de semana

Pues eso, observa:

  • Si ves que, en una relación importante para ti, puedes aportar más valor, ¡adelante!
  • Si ves que en otra relación estás aportando a quien no lo valora ni lo corresponde, pon menos esfuerzo en esta y añádelo a la primera.

Aunque las relaciones personales no sean negocios (generalmente), sí son inversiones. Por la buena salud de las mismas y por la nuestra, nos conviene tratar de invertir lo mejor posible.

¿Cómo lo ves tú?

Fuente: https://tusbuenosmomentos.com/aportas-te-aportan

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.