Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » 2 conductas a evitar si desea ser un emprendedor exitoso

2 conductas a evitar si desea ser un emprendedor exitoso

Por Miguel Ángel Frías

Muchos al levantarnos por la mañana, tendemos a mirar por la ventana para saber cómo se presentará el día: nublado, frio, soleado, caluroso, etc. En otras ocasiones nuestro día se ve afectado por un mal trato que hemos recibido camino a nuestro trabajo; un empujón de alguien que nos pasa a llevar, una mala palabra… y el incidente no lo olvidamos hasta cuando llegamos a casa y contamos a nuestra compañera lo sucedido. La frase típica: ¡ un individuo me echo a perder el día!

Es fácil detectar si somos o no una persona reactiva, y es simple el poder deducirlo, generalmente nuestra actitud la determinan agentes externos y obviamente las decisiones que siguen son en función de este hecho. Si pudiéramos visualizar a una persona reactiva, observaríamos que carga en su espalda una “mochila ajena”.

Un verdadero emprendedor, por lo común no es reactivo. Las decisiones que debe tomar nacen desde su interior hacia afuera. No carga “mochilas ajenas”.

La persona reactiva, por lo general, su actitud es dominada en función de aspectos emocionales. Si lo saludan al llegar a una reunión se siente inmediatamente aceptado, si sucede lo contrario se pone  a la defensiva. Culpa a los demás por sus propios errores.

La procrastinación es otro factor que determina si una persona puede llegar ha convertirse en emprendedor o no. ¿Qué significa esta palabra tan extraña? Le daré un par de ejemplos y lo entenderá con mayor facilidad. Ha escuchado a su esposa, amiga o familiar decir: ¡Te prometo que el lunes comienzo mi dieta!, o este otro: cuando la esposa le indica a su esposo, mientras este ve un partido de futbol por televisión, ¿Puedes ver la llave del lavaplatos que tiene una gotera? Y el responde, cuando finalice el partido de futbol la veré, ¿te parece? Después de un tiempo hay que llamar al plomero porque ya no es gotera sino un chorro de agua que inunda la cocina.

Efectivamente, la procrastinación, es como lo indican algunos psicólogos, la manía de postergar todo aquello que podemos realizar.

Entonces cuando comento a mis alumnos, qué es un emprendedor, les indico que es aquella persona que es proactiva, que su comportamiento no se basa en emociones, sino más bien en principios. Estos principios no son transables, sabe diferenciar lo bueno de no malo. Es una persona que se caracteriza por el desarrollo de sus habilidades blandas.

Es increíble que aun en algunas universidades o institutos profesionales o técnicos no desarrollen asignaturas que estén orientadas a desarrollar las famosas habilidades blandas: liderazgo, honestidad, responsabilidad, credibilidad, transparencia. Han estado preocupadas (estas organizaciones) en entregar habilidades duras a sus alumnos: conocimientos técnicos, científicos.

Se pueden identificar ciertas cualidades que se asocian con la idea de un emprendedor o emprendedora:

  1. Confianza en uno mismo, ser capaz de sobreponerse a situaciones adversas
  2. Constancia, capacidad para perseverar en el logro de un objetivo
  3. Capacidad de autocrítica que permita aprender de los errores y aciertos
  4. Prudencia para no entramparse en situaciones demasiado complejas
  5. Tener creatividad y capacidad de innovación
  6. Saber hacer, capacidad para generar distinción en el trabajo, formarse en conocimientos y habilidades para trabajar en algo concreto
  7. Financiación suficiente o capacidad para identificar oportunidades
Lectura relacionada  La crianza de un empresario empedernido: Richard Branson

Si usted desea emprender y tener éxito en esta área, le aconsejo que evite dos aspectos que le pueden ocasionar que su sueño se transforme en pesadilla:

¡Evite procrastinar y ser reactivo!

Mañana, cuando se levante por la mañana mire cómo amaneció el día, si se presenta soleado, sonría y si amaneció nublado y frio, también sonría, y abríguese. Si alguien lo mira mal o lo pasa a llevar al chocarlo, no recoja la mochila de esa persona, deje que él la cargue.

Finalmente, el resultado del día, si quiere que sea bueno o malo, depende de usted. El llegar ha convertirse en un emprendedor exitoso depende únicamente de su capacidad y esfuerzo.

Muchos al levantarnos por la mañana, tendemos a mirar por la ventana para saber cómo se presentará el día: nublado, frio, soleado, caluroso, etc. En otras ocasiones nuestro día se ve afectado por un mal trato que hemos recibido camino a nuestro trabajo; un empujón de alguien que nos pasa a llevar, una mala palabra… y el incidente no lo olvidamos hasta cuando llegamos a casa y contamos a nuestra compañera lo sucedido. La frase típica: ¡un individuo me echo a perder el día!

Es fácil detectar si somos o no una persona reactiva, y es simple el poder deducirlo, generalmente nuestra actitud la determinan agentes externos y obviamente las decisiones que siguen son en función de este hecho. Si pudiéramos visualizar a una persona reactiva, observaríamos que carga en su espalda una “mochila ajena”.

Un verdadero emprendedor, por lo común no es reactivo. Las decisiones que debe tomar nacen desde su interior hacia afuera. No carga “mochilas ajenas”.

La persona reactiva, por lo general, su actitud es dominada en función de aspectos emocionales. Si lo saludan al llegar a una reunión se siente inmediatamente aceptado, si sucede lo contrario se pone  a la defensiva. Culpa a los demás por sus propios errores.

La procrastinación es otro factor que determina si una persona puede llegar ha convertirse en emprendedor o no. ¿Qué significa esta palabra tan extraña? Le daré un par de ejemplos y lo entenderá con mayor facilidad. Ha escuchado a su esposa, amiga o familiar decir: ¡Te prometo que el lunes comienzo mi dieta!, o este otro: cuando la esposa le indica a su esposo, mientras este ve un partido de futbol por televisión, ¿Puedes ver la llave del lavaplatos que tiene una gotera? Y el responde, cuando finalice el partido de futbol la veré, ¿te parece? Después de un tiempo hay que llamar al plomero porque ya no es gotera sino un chorro de agua que inunda la cocina.

Efectivamente, la procrastinación, es como lo indican algunos psicólogos, la manía de postergar todo aquello que podemos realizar.

Entonces cuando comento a mis alumnos, qué es un emprendedor, les indico que es aquella persona que es proactiva, que su comportamiento no se basa en emociones, sino más bien en principios. Estos principios no son transables, sabe diferenciar lo bueno de no malo. Es una persona que se caracteriza por el desarrollo de sus habilidades blandas.

Lectura relacionada  3 tips al elegir la ubicación de tu franquicia

Es increíble que aun en algunas universidades o institutos profesionales o técnicos no desarrollen asignaturas que estén orientadas a desarrollar las famosas habilidades blandas: liderazgo, honestidad, responsabilidad, credibilidad, transparencia. Han estado preocupadas (estas organizaciones) en entregar habilidades duras a sus alumnos: conocimientos técnicos, científicos.

Se pueden identificar ciertas cualidades que se asocian con la idea de un emprendedor o emprendedora:

  1. Confianza en uno mismo, ser capaz de sobreponerse a situaciones adversas
  2. Constancia, capacidad para perseverar en el logro de un objetivo
  3. Capacidad de autocrítica que permita aprender de los errores y aciertos
  4. Prudencia para no entramparse en situaciones demasiado complejas
  5. Tener creatividad y capacidad de innovación
  6. Saber hacer, capacidad para generar distinción en el trabajo, formarse en conocimientos y habilidades para trabajar en algo concreto
  7. Financiación suficiente o capacidad para identificar oportunidades

Si usted desea emprender y tener éxito en esta área, le aconsejo que evite dos aspectos que le pueden ocasionar que su sueño se transforme en pesadilla:

¡Evite procrastinar y ser reactivo!

Mañana, cuando se levante por la mañana mire cómo amaneció el día, si se presenta soleado, sonría y si amaneció nublado y frio, también sonría, y abríguese. Si alguien lo mira mal o lo pasa a llevar al chocarlo, no recoja la mochila de esa persona, deje que él la cargue.

Finalmente, el resultado del día, si quiere que sea bueno o malo, depende de usted. El llegar ha convertirse en un emprendedor exitoso depende únicamente de su capacidad y esfuerzo.

Muchos al levantarnos por la mañana, tendemos a mirar por la ventana para saber cómo se presentará el día: nublado, frio, soleado, caluroso, etc. En otras ocasiones nuestro día se ve afectado por un mal trato que hemos recibido camino a nuestro trabajo; un empujón de alguien que nos pasa a llevar, una mala palabra… y el incidente no lo olvidamos hasta cuando llegamos a casa y contamos a nuestra compañera lo sucedido. La frase típica: ¡un individuo me echo a perder el día!

Es fácil detectar si somos o no una persona reactiva, y es simple el poder deducirlo, generalmente nuestra actitud la determinan agentes externos y obviamente las decisiones que siguen son en función de este hecho. Si pudiéramos visualizar a una persona reactiva, observaríamos que carga en su espalda una “mochila ajena”.

Un verdadero emprendedor, por lo común no es reactivo. Las decisiones que debe tomar nacen desde su interior hacia afuera. No carga “mochilas ajenas”.

La persona reactiva, por lo general, su actitud es dominada en función de aspectos emocionales. Si lo saludan al llegar a una reunión se siente inmediatamente aceptado, si sucede lo contrario se pone  a la defensiva. Culpa a los demás por sus propios errores.

La procrastinación es otro factor que determina si una persona puede llegar ha convertirse en emprendedor o no. ¿Qué significa esta palabra tan extraña? Le daré un par de ejemplos y lo entenderá con mayor facilidad. Ha escuchado a su esposa, amiga o familiar decir: ¡Te prometo que el lunes comienzo mi dieta!, o este otro: cuando la esposa le indica a su esposo, mientras este ve un partido de futbol por televisión, ¿Puedes ver la llave del lavaplatos que tiene una gotera? Y el responde, cuando finalice el partido de futbol la veré, ¿te parece? Después de un tiempo hay que llamar al plomero porque ya no es gotera sino un chorro de agua que inunda la cocina.

Lectura relacionada  La importancia del Modelo de negocio

Efectivamente, la procrastinación, es como lo indican algunos psicólogos, la manía de postergar todo aquello que podemos realizar.

Entonces cuando comento a mis alumnos, qué es un emprendedor, les indico que es aquella persona que es proactiva, que su comportamiento no se basa en emociones, sino más bien en principios. Estos principios no son transables, sabe diferenciar lo bueno de no malo. Es una persona que se caracteriza por el desarrollo de sus habilidades blandas.

Es increíble que aun en algunas universidades o institutos profesionales o técnicos no desarrollen asignaturas que estén orientadas a desarrollar las famosas habilidades blandas: liderazgo, honestidad, responsabilidad, credibilidad, transparencia. Han estado preocupadas (estas organizaciones) en entregar habilidades duras a sus alumnos: conocimientos técnicos, científicos.

Se pueden identificar ciertas cualidades que se asocian con la idea de un emprendedor o emprendedora:

  1. Confianza en uno mismo, ser capaz de sobreponerse a situaciones adversas
  2. Constancia, capacidad para perseverar en el logro de un objetivo
  3. Capacidad de autocrítica que permita aprender de los errores y aciertos
  4. Prudencia para no entramparse en situaciones demasiado complejas
  5. Tener creatividad y capacidad de innovación
  6. Saber hacer, capacidad para generar distinción en el trabajo, formarse en conocimientos y habilidades para trabajar en algo concreto
  7. Financiación suficiente o capacidad para identificar oportunidades

Si usted desea emprender y tener éxito en esta área, le aconsejo que evite dos aspectos que le pueden ocasionar que su sueño se transforme en pesadilla:

¡Evite procrastinar y ser reactivo!

Mañana, cuando se levante por la mañana mire cómo amaneció el día, si se presenta soleado, sonría y si amaneció nublado y frio, también sonría, y abríguese. Si alguien lo mira mal o lo pasa a llevar al chocarlo, no recoja la mochila de esa persona, deje que él la cargue.

Finalmente, el resultado del día, si quiere que sea bueno o malo, depende de usted. El llegar ha convertirse en un emprendedor exitoso depende únicamente de su capacidad y esfuerzo.

Fuente: http://www.emprendovenezuela.net/2012/08/2-conductas-evitar-si-desea-ser-un.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.