Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Administración del Tiempo y Reuniones » El problema con las tareas urgentes NO importantes

El problema con las tareas urgentes NO importantes

Tareas urgentes no importantes. ¿Existe tal cosa? Si es urgente debería ser importante también, ¿no?

No siempre es así. En esta entrada vamos a enfocarnos en ciertas tareas urgentes que acaparan recursos (tiempo y energía) que necesitamos invertir en tareas más importantes.

El problema con las tareas urgentes es que, para cualquiera de nosotros, se multiplican con facilidad. Esa es mi impresión. De no poner límites, pasaríamos el día entero de una en otra.

Qué hacer con las tareas urgentes que NO son tan importantes

Vivimos tiempos rápidos. A todos nos gusta tener las cosas… ¡ya! Cosa que implica que también nos veamos abocados a hacer muchas cosas … ¡ya! Para que otros también puedan disfrutar teniéndolas de inmediato.

Eso ha hecho crecer la lista de tareas urgentes.

Entre estas, haciéndole caso a la matriz Eisenhower, hay de dos tipos: importantes y no importantes.

En la imagen se corresponden con el Cuadrante I y el Cuadrante III.

 

Cómo diferenciar lo importante de lo urgente

Esta es la clave. Las tareas con prioridad máxima son las del Cuadrante I, las que son importantes y urgentes a la vez.

  • ¿Cuándo es importante una tarea? Cuando contribuye directamente a construir la vida que quieres. Si la haces y continúas con ella, a largo plazo se notarán las consecuencias.
  • ¿Cuándo es urgente una tarea? Cuando no puede esperar. Requiere atención inmediata. Las consecuencias de no hacerla suelen ser desagradables.

Comparadas en número con lo que hacemos a diario, las tareas importantes y urgentes a la vez son pocas.

Comer, vestirte, entregar el trabajo que te comprometiste a hacer… De ellas dependen tu supervivencia, tu salud, tu futuro.

Algunos de nosotros, además, pasamos actividades intencionalmente al Cuadrante I para asegurarnos de que se quedan hechas cada día.

¿Un ejemplo? El ejercicio físico o la lectura.

¿Son urgentes? No. Tu supervivencia no está ligada a que hoy termines esas tareas. Pero sí son importantes a largo plazo, muy importantes.

Cuando las tareas urgentes dictan lo que tienes que hacer con tu día

Qué frustración con estas tareas, las urgentes que no son tan importantes. A veces se juntan un montón. Y, si no le tiras al estrés de las riendas, se te desmanda.

Ejemplos de tareas urgentes no tan importantes

  • Responder llamadas. Ciertas llamadas que no van a contribuir a la salud de ningún proyecto serio (ni a la tuya).
  • Responder e-mails de ese mismo tipo.
  • Atender las interrupciones que te caigan.
  • Asistir al cumpleaños, boda, bautizo de… ¿Quién has dicho?
  • Ir al evento de moda (que no te gusta lo más mínimo)
  • Hacer lo que dice el gallito del grupo.
  • Comprar un no-sé-qué… ¡Últimas unidades disponibles!

Reaccionamos a lo urgente. Allá vamos, disparados, sin pensar. Tal vez nos sentimos importantes, porque tenemos muchos compromisos. Pero con este tipo de tareas no hay progreso.

El progreso suele venir con tareas incómodas, difíciles, que asustan… Y, en ocasiones, las tareas urgentes poco importantes sirven como excusa para evitar vérselas con las tareas importantes.

Cómo hacer lo importante cuando las urgencias mandan

Si no estás dispuesto a recortar compromisos y actividades secundarias, la solución pasa por terminar pronto el trabajo urgente de menos valor.

Yo recortaría. Soy consciente de que, para terminar determinadas tareas importantes, he de dejar otras que también me interesan pero no son tan prioritarias.

A fin de cuentas, como dice Tim Ferris, cuando todo es importante, nada lo es. Si no estableces prioridades, todo parece urgente e importante.

Por mi parte dejo de ir a eventos chulos. Dejo de hablar hoy con unas cuantas personas. Dejo actividades que me gustan…

Así disminuyen las urgencias y puedo volcar más recursos en mis prioridade. Pero tú no tienes que hacer lo mismo.

Si no recortas, sé determinado

El lío de hoy va a estropear tu entrenamiento, tu sesión de estudio o impedirá que publiques la entrada del blog cuando te lo propusiste. ¿En serio?

No. Decide que no va a ser así.

Por la mañana, observa cuál es el paso importante que necesitas dar hoy para hacer que avance tu proyecto importante. Y, sean cuales sean las urgencias del día, da ese paso.

Haz ese progreso como sea.

Decide ocuparte de lo importante a como dé lugar. Si hoy, excepcionalmente, te acuestas más tarde, eso es lo que hay.

Mañana te las ingenias para que no vuelva a pasar, para terminar las urgencias o sacar el trabajo de poco valor cuanto antes.

Eso fue lo que a mí me animó a recortar actividades, por cierto. Hace tiempo que no me doy la opción de hacerlo todo.

Fuente: https://tusbuenosmomentos.com/tareas-urgentes-no-importantes/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.