No es fácil definir “valor de marca” en los negocios, pero sinceramente no me preocupa, ya que no soy amante de las definiciones.Hoy en día el marketing es una entre marcas. Muchas de las empresas con las que he interactuado en los últimos años me han contactado por temas que, de una u otra manera, desembocaban en cuestiones de estrategia de marca.

Es importante tener en cuenta que el “valor ” se define de manera diferente por las distintas partes. Las empresas miden el valor de marca en términos de margen de utilidad y participación de mercado. Sin embargo, depende de cada propietario de marca, dado que los aspectos que cada uno va a evaluar, está en función de objetivos individuales. Por ejemplo, un político puede medir el valor de la marca en términos de voto, una compañía en términos de beneficios y una ONG como las contribuciones. Los consumidores reconocen el valor en función a muchos factores que que se focalizan fundamentalmente en cuestiones emocionales.

No importa cómo se mide el valor. Si la marca no entrega valor, no es más que una promesa vacía. Sin una base de clientes que confíen, una marca no es más que un nombre jurídicamente protegible, signo o símbolo.

Sin una base de clientes que confíen, una marca no es más que un nombre jurídicamente protegibleEl Branding no trata solamente de conseguir que la gente elija una oferta por encima del de la competencia. Es el acto de gestión de las expectativas de los consumidores con el fin de condicionar al público objetivo para que la oferta se vea como la única respuesta a una necesidad específica. Mediante la definición de una promesa realista y manejable de lo que la marca va a entregar y lo que los consumidores pueden esperar de la marca, ésta se ha convertido en la columna vertebral de la estrategia empresarial moderna. La marca impulsa las decisiones de compra de los consumidores y afecta a casi todas las áreas funcionales de una empresa. Con la oferta de productos y servicios que convergen en la igualdad, muchas veces la marca es la única vía de la diferenciación.

Con la oferta de productos y servicios que convergen en la igualdad, muchas veces la marca es la única vía de la diferenciación.El Branding define la posición de mercado (estrategia de marca) y, a través de una serie de señales, articula esa posición como promesa (identidad de marca). Cuando la estrategia y trabajo de identidad se juntan, las marcas obtienen posiciones sostenibles y favorables del mercado.

Aunque el concepto de marca está en constante evolución, su propósito principal es el de equilibrar los objetivos de una organización con las necesidades y expectativas de la gente. Lo hace mediante la construcción de una relación de confianza con los consumidores. En otras palabras: lo que está prometiendo la marca y lo que espera el público de la marca, se convierta en lo mismo. Es así de simple y así de complejo.

Fuente: https://www.linkedin.com/pulse/y-de-valor-marca-c%C3%B3mo-estamos-gustavo-adamovsky/