Por más pequeño que sea, su hijo también puede ser un emprendedor

Por Melanie Méndez – Sin importar la edad, el género o la clase socioeconómica, el único requisito que se necesita para comenzar a desarrollar un negocio es tener una idea innovadora.
Por ello, si alguna vez escucha a su hijo expresar que desea vender un producto u ofrecer un servicio, no lo subestime pues podría tratarse del comienzo de una pequeña empresa exitosa.
El hecho de que el pequeño tenga contacto con el mundo empresarial desde temprana edad le ayudará a desarrollar competencias conductuales que le serán útiles para el resto de su vida, tales como liderazgo, responsabilidad y pasión.
Entonces, ¿Cómo puede apoyar a su hijo a emprender? El primer paso es creer en la vocación del niño, escuchar sus sueños y buscar como puede mejorar su talento.
Para este último consejo existen instituciones con profesionales que se especializan en el emprendedurismo infantil. Estos los guían y preparan para el desarrollo del negocio de la forma más independiente posible.
“Si los niños emprenden con sus padres, éstos se vuelven su techo y les costará descubrir su máximo potencial”, expresa Fernando Naranjo, director de BusinessKids, una empresa que se encarga de ofrecer una educación alternativa y de innovación para estimular la creatividad, confianza y liderazgo ​de los niños que desean iniciar una empresa.